9 de agosto de 2011 07:03 AM
Imprimir

Impuesto al agro está listo, falta reunión entre Mujica y Astori

URUGUAY : Bancada. Senadores recibieron el proyecto de manos de Topolansky | FA redactará otros tres proyectos de ley sobre la tierra

El MPP entregó a los senadores del FA el proyecto final del impuesto a la tierra, que será analizado el miércoles en una reunión entre el presidente José Mujica y el vice Danilo Astori. El texto aún no cuenta con el aval del astorismo. Los legisladores del Frente Amplio recibieron de manos de la primera dama y senadora Lucía Topolansky, el proyecto de ley que crea el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR). En las últimas horas Topolansky y el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, confirmaron la redacción definitiva del proyecto. Sin embargo, el texto de la iniciativa aún no tiene el aval del vicepresidente Danilo Astori. Fuentes legislativas dijeron a El País que mañana está prevista una reunión entre Mujica y Astori, para definir el futuro del impuesto. "Puede ser que acuerden o no, eso depende de la reunión del miércoles. Pero este tema no se va a anunciar luego del gabinete productivo de mañana (por hoy) como se dijo por ahí", señalaron a El País allegados al vicepresidente. El texto del proyecto al que accedió El País establece en su artículo primero "la creación de un impuesto anual a denominarse ICIR, que recaerá sobre los activos inmobiliarios rurales que, en su conjunto, excedan por titular las dos mil hectáreas índice Coneat 100 o equivalentes". La primera sección del articulado se basa en los aportes realizados por Mujica. En tanto, la segunda parte del texto contiene aportes de Astori. El nuevo impuesto al agro gravará a cerca de 1.200 productores o empresas de un total de 47.300, es decir un 2,5%. Las mismas poseen el 36% de la superficie total de tierra, por lo que se puede decir que el 97,5% de productores o empresas que poseen el 64% de la tierra no pagarán el tributo. Según la exposición de motivos del proyecto, el valor de la hectárea se multiplicó por nueve en los últimos 20 años. De acuerdo a los cálculos del Poder Ejecutivo, los productores que deberán pagar el impuesto "se han beneficiado de un aumento extraordinario del precio de la tierra", que ganó en 10 años un valor de US$ 12.000 millones, triplicando su precio original. El ICIR es un impuesto progresivo sobre la concentración de los activos rurales que gravará con 67 Unidades Indexadas (US$ 8) a las extensiones de tierra entre 2.000 y 5.000 hectáreas. En tanto, tributarán con 100 Unidades Indexadas (US$ 12) la hectárea de aquellas extensiones entre 5.000 y 10.000 hectáreas y pagarán por 135 Unidades Indexadas (US$ 16) la hectárea, las extensiones de tierra superiores a las 10.000. En los primeros artículos se establece que son sujetos pasivos del impuesto "las personas físicas, los núcleos familiares y las sucesiones indivisas". También lo serán "las personas jurídicas constituidas en el extranjero incluidas en el artículo 5° del Impuesto a las Rentas de los no residentes". El impuesto al agro se fija en unidades indexadas con el fin de que acompañe la evolución de los precios. Están exonerados del mismo el Estado, los organismos del 220, los gobiernos departamentales y el Instituto de Colonización. Los gobiernos departamentales controlarán las declaraciones juradas de los pasivos comprendidos en el impuesto. La DGI se ocupará de la recaudación . Lo producido del impuesto será administrado por un Fondo en el marco de la Comisión Sectorial, que tiene como objeto solventar los gatos derivados de las reparaciones a la caminería rural y el acceso a los establecimientos industriales y comerciales . Por otra parte, en la segunda sección del proyecto se establece el mecanismo de deducción del IRPF, en base a algunos aportes realizados por Astori. Para calcular el descuento del 12% al momento de la venta del inmueble se tiene en cuenta el 15% del valor del campo a 1° julio de 2007, más el aumento de precio que tuvo el campo entre el 1° de julio y el momento en que se realiza la transacción. La recaudación por concepto de IRPF por venta de campos rurales se destinará a "políticas de desarrollo del Instituto de Colonización, así como a otras políticas de desarrollo rurales". En tanto, las empresas rurales que tributen IRAE en vez de IRPF podrán optar determinar el precio de venta de acuerdo al régimen general o por el 6% del valor del campo al 1° de julio de 2007 más la diferencia de precio entre esa fecha y el momento de la transacción. En 10 años la tributación fiscal del agro bajó casi en el 30% de su PIB El impuesto a la tierra se justifica, porque "la valorización de la tierra no se reflejó fiscalmente", indica la exposición de motivos del proyecto de ley que crea el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR). En los últimos 10 años, la tributación total del sector agropecuario disminuyó casi en el 30% de su Producto Interno Bruto (PIB). Así pasó de 9,7% del PIB Agropecuario en 1999 a 7,1% en 2009. También en los últimos diez años la contribución inmobiliaria rural cayó casi un 60%. Pasó de ser el 3,7% de PIB en 1999 a 1,6% de dicho PIB en 2009. De tal forma, que mientras la Contribución Inmobiliaria Rural representaba casi un 40% de la presión tributaria sobre el sector en 1999, en la actualidad representa un 27%. En tanto, en términos del valor de la tierra en los últimos 10 años la tributación total del sector agropecuario descendió un 75%, pasando de 16.000 en 1999 a 4.000 en 2009. El informe también concluye que "la concentración de la tierra es mayor que la concentración del ingreso". En términos numéricos eso se traduce con el hecho que para el año 2010 el Índice de Gini de la distribución de la tierra es 0,76 y el Índice Gini de la distribución del ingreso es de 0,43. Bancada. El oficialismo preparan otros tres proyectos de ley vinculados a la propiedad de la tierra. Una de las iniciativas busca limitar las hectáreas de tierra que se venden a extranjeros. Otra de los proyectos establece la prohibición de vender a extranjeros los campos que se encuentren a determinados kilómetros de la frontera, lo que se conoce como "franja de frontera". En tanto, el tercer proyecto que quiere elaborar el Movimiento de Participación Popular busca ordenar la producción por regiones, para mejorar la productividad de la tierra, dijeron a El País fuentes legislativas. La cifra 60% Fue la caída que tuvo la Contribución Inmobiliaria Rural en los últimos 10 años, según los cálculos del Ejecutivo. Detalles del nuevo impuesto Pasivos El Impuesto a la Concentración de los Inmuebles Rurales (ICIR) recaerá sobre 1.200 productores o empresas con extensiones de tierra superiores a las 2.000 hectáreas. Estos son los que poseen el 36% de la superficie total de tierras. Progresivo El impuesto es de carácter progresivo. Su pago se realiza por franja y según la cantidad de hectáreas. Destino Lo producido por el impuesto será destinado a un fondo para atender gastos e inversiones derivados de la caminería rural. Valor La tierra es el activo que más se valorizó. En dólares corrientes el valor de la hectárea se multiplicó por nueve en los últimos 20 años. Recaudación En los últimos 10 años la tributación del sector agropecuario disminuyó casi 30%, de acuerdo al PIB que recauda el sector. Carga impositiva La asimetría entre los tributos que paga el agro y el resto del país aumentó en los últimos años. La presión fiscal sobre los terratenientes bajó de 9,7% en 1999 a 7,1% en 2009. Concentración La propiedad de la tierra está más concentrada que el ingreso. En 2010 el Índice Gini de la distribución de la tierra era de 0,76. Mientras que el Índice Gini del ingreso era de 0,43. Desigualdad El fenómeno de la concentración de la tierra en manos de grandes productores genera desigualdad para acceder a la compra de las superficies. El 40% de los productores pequeños tiene el 2% de la tierra.  El País

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *