9 de agosto de 2011 05:42 AM
Imprimir

Es probable que el Gobierno también compre el ex frigorífico Santa Elena. AL IGUAL QUE EL EX VIZENTAL

El ex titular de la Secretaría de la Producción, Daniel Welschen, a través de RADIO LA VOZ aseguró que el principal inconveniente que sufre la industria frigorífica en Entre Ríos es producto de las políticas de regulación instrumentadas desde el Gobierno nacional; En tal sentido, indicó que antes de solicitar subsidios el Gobierno provincial debería peticionar la eliminación de algunas medidas restrictivas para que el inversor tenga reglas claras; Por último, entendió que "en la lógica de Urribarri y Schunk, probablemente, estén pensando en comprar Santa Elena, porque utilizan la misma metodología de Montiel"

En primer término, el ex secretario de la Producción abordó la situación actual del frigorífico Rioplatense (ex frigorífico regional Santa Elena) y señaló que los problemas que está teniendo son los mismos que experimentó el ex frigorífico Vizental de San José y similares a los que sufre el frigorífico Alberdi de Oro Verde ya que “durante cuatro o cinco años, las políticas regulatorias del Gobierno nacional, instrumentadas a través de Guillermo Moreno (secretario de Comercio Interior) con los controles a las exportaciones, las restricciones a la comercialización de la ganadería, comimos carne barata y ahora no tenemos vacas. En la lógica del gobernador (Urribarri) y el ministro Schunk probablemente estén pensando en comprar (la planta de) Santa Elena porque es la misma lógica que (Sergio) Montiel que creía que todos los empresarios eran malos, que no sabían manejar una empresa, la agarran ellos, arman castillos en el aire, negocios brillantes que después, en la realidad, no se cumplen”.

Welschen calificó a la situación de “grave” porque la ganadería experimentará problemas estructurales durante los próximos cuatro años, debido a que la ausencia de vacas generará que los frigoríficos “tengan menos oferta de ganado y, por lo tanto, no van a poder funcionar a pleno y cubrir sus costos de producción”.

Según precisó el ingeniero agrónomo, el grupo brasileño JBS “son la empresa exportadora de carne más grande del mundo” y son los propietarios de la planta de Villa San José. En su país, “han hecho un desarrollo de la ganadería muy bueno y acá, lamentablemente, empiezan a vender”. En Argentina, poseen cuatro plantas de las cuales, “dos están trabajando, una en Santa Fe y otra en Buenos Aires, pero trabajando a mitad de máquina por la falta de ganado que el Gobierno dice que es, exclusivamente, producto de la sequía”.

En el caso puntual de la compra del ex frigorífico Vizental, el Gobierno provincial “garantizará con la coparticipación federal los 70 millones de pesos” que demandará la reactivación de la planta; “armado un negocio que en los papeles es brillantes pero que no tenemos garantía porque en la hipótesis de que gane el kirchnerismo (el 23 de octubre) varios frigoríficos más se van a vender o cerrar porque nadie confía que dentro de cuatro o cinco años recompongamos el stock y alguien, parecido a Moreno, instrumente las mismas políticas que hicieron tanto daño a la ganadería, la lechería, el trigo y el maíz”.

Para el candidato a viceintendente, “la solución, cuando uno quiere que el argentino coma alimentos baratos, es producir más, no producir menos; en vez de andar buscando subsidios para tapar los huecos, lo que tienen que hacer es pedirle al Gobierno nacional que elimine una serie de medidas restrictivas para que el inversor, el sector productivo tenga claro cuales son las reglas de juego para dedicarse a ese negocio. En el tema de la carne, es una incertidumbre total, por eso la mayoría de los frigoríficos están cerrados y muchos trabajando a media máquina y con muchos empleados despedidos. Lo mismo está pasando con el trigo, estamos en 14 millones de toneladas cuando deberíamos estar produciendo 25 millones”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *