14 de noviembre de 2009 08:27 AM
Imprimir

Buzzi advirtió que el campo podría volver a las rutas

El ruralista encabezó una asamblea en el sur bonaerense; De Angeli protestó en Paraná

El sector agropecuario advirtió ayer que podrían volver las protestas si el Gobierno no da respuesta a sus antiguos reclamos. Ayer, en Rivera, localidad del sudoeste bonaerense afectada por la sequía, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, encabezó una asamblea de casi mil productores. "Si hace falta, volveremos a la ruta. No nos vamos a resignar a que sigan desapareciendo productores. Por eso, el 10 de diciembre vamos a marchar a Buenos Aires para darle fuerza al nuevo Congreso, en el que habrá muchos representantes del sector, y que deberá parir las leyes que necesitamos para salir adelante", afirmó el ruralista, que en una muestra de unidad estuvo acompañado por su par de Coninagro, Carlos Garetto. La movilización de diciembre se haría en el Rosedal de Palermo, donde el campo reunió a una multitud en julio de 2008 para rechazar la resolución 125. Según informaron fuentes de la Federación Agraria, "las bases pidieron gestiones al más alto nivel para conseguir la recuperación del sector y trasladaron a la dirigencia el mandato de ir a un paro y hasta sugirieron la posibilidad del regreso de los cortes de ruta si fracasan las negociaciones". En las últimas semanas hubo roces entre los presidentes de las cuatro entidades que integran la Comisión de Enlace tras una reunión de Buzzi con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez. Ayer, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) profundizó esas diferencias, al tomar distancia de la asamblea organizada por la FAA. "Carbap rechaza todo desmedido aprovechamiento mediático que surja en torno al preocupante tema de la sequía, e informa que tanto los dirigentes y funcionarios nacionales como provinciales siempre han estado en conocimiento de la crítica situación del sudoeste bonaerense", señaló la entidad. Pero Buzzi puso paños fríos a las diferencias, que mantiene, sobre todo, con el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías. "La Mesa no se rompe y nadie saca los pies del plato; no vamos a defraudar la esperanza de miles de productores. Podemos tener alguna diferencia puntual, porque no somos una sola entidad y cada una tiene su esencia. Pero existe un mandato superior, y es el reclamo de nuestras bases de seguir unidos", afirmó el ruralista. "Quemen las cosechas" En tanto, en la capital entrerriana, el combativo ruralista Alfredo De Angeli encabezó una protesta frente a la casa de gobierno provincial para reclamarle a la administración de Kirchner "que cumpla el acuerdo triguero y que se otorgue el precio pleno en la comercialización del grano". El planteo que formularon se centra en que "el productor debería cobrar 600 pesos la tonelada de trigo, según el compromiso asumido por el gobierno nacional, mientras que en los hechos no hay nadie que ofrezca más de 460 pesos", explicó a La Nacion el dirigente agrario paranaense Alfredo Bel. De Angeli pidió a los manifestantes que quemaran las cosechas antes de regalarlas. "Hay promesas que no se están cumpliendo, y lo que les pedimos a los productores es que vendan lo necesario hasta que se clarifique el mercado, porque es lo que prometió el gobierno nacional, y esta gente sembró con esa promesa", cuestionó. Con la colaboración de Jorge Riani, desde Paraná

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *