10 de agosto de 2011 14:57 PM
Imprimir

Vacunación contra la fiebre aftosa

PARAGUAY : Contar con el estatus de país libre de fiebre aftosa, y ahora que se estarán abriendo los mercados europeos, debe ser una garantía que no se debe perder. Por eso es fundamental que los propietarios de ganado vacuno realicen la vacunación contra la fiebre aftosa, siempre con la fiscalización de los técnicos del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa). Sin embargo, para realizar el trabajo hay puntos muy importantes que se deben tener en cuenta, ya que la época de vacunación es del 15 de junio al 30 de julio del corriente.

Es muy importante tener en cuenta todos los cuidados necesarios para una correcta vacunación contra la fiebre aftosa en los establecimientos ganaderos.
Si esta actividad es bien realizada, la población ganadera estará inmunizada y protegida contra la fiebre aftosa. Los principales puntos que se deben tener en cuenta para la realización de una buena vacunación son:
* Designación del vacunador o fiscalizador conjuntamente con Senacsa.
* Las instalaciones (corrales, bretes) deben estar en buenas condiciones para la vacunación.
* Como mínimo se debe disponer de un par de jeringas pistolas en buen estado de funcionamiento, previa calibración, con repuestos suficientes; y principalmente deben estar limpias y esterilizadas antes del trabajo.
* Las medidas de las agujas recomendadas son de 15×18 a 15×20 para inyección subcutánea.
* Tanto las agujas como las jeringas deben ser lavadas y esterilizadas al finalizar la vacunación.

VACUNAS

Deben usarse vacunas controladas por el organismo oficial y con su correspondiente estampilla. Verificar la fecha de vencimiento para su compra. Se deben tener en cuenta la totalidad de los animales a vacunar y prever una pérdida del 2 % del total de dosis debido a diversos factores. Al adquirir la vacuna, el propietario debe exigir la boleta de compra y el certificado de venta oficial. Estos documentos deben guardarse para el registro correspondiente.

CADENA DE FRÍO

La cadena de frío consiste en mantener la vacuna a una temperatura entre 2 y 8 ºC en forma permanente y continua. El producto debe mantenerse frío desde su elaboración, pasando por el transporte hasta las casas expendedoras de vacunas habilitadas por el Senacsa para su comercialización, incluso la inoculación al animal. El transporte del producto desde las veterinarias hasta las estancias debe hacerse en cajas térmicas, que siempre serán mantenidas con abundante hielo. Se recomienda no guardar la vacuna en heladeras que se abren frecuentemente, porque no mantendrían la temperatura, ni que contengan otros productos, sobre todo alimentos. Debe ponerse especial atención en aquellas heladeras que son a gas, kerosén, o de otro tipo, en las que eventualmente no se alcance el estándar permitido o que no tengan la potencia necesaria en los días de intenso calor. A aquellos establecimientos que sufran frecuentes cortes de luz, se les recomienda la búsqueda de alternativas que solucionen estos inconvenientes, como ser el uso de conservadoras de gran volumen con abundante hielo. No utilizar el hielo de la conservadora de vacuna para otros fines, pues de ese modo la vacuna va quedando sin hielo en forma progresiva y para el final de la jornada la caja térmica termina con una cantidad reducida de hielo. Una vez cargada la jeringa, se debe mantener la misma dentro de la caja térmica durante el intervalo del trabajo.

VACUNACIÓN

Antes de cargar la vacuna en la jeringa es muy importante agitar el frasco con el fin de homogeneizar bien el producto antes de ser utilizado. La vacuna es de aplicación subcutánea o intramuscular; cada dosis contiene 5 cc. La ubicación de la aplicación es preferentemente en la tabla del cuello, en el tercio medio superior. El vacunador deber cargar la jeringa con la vacuna, protegiendo el frasco de los rayos solares; nunca proceder a guardar el frasco de vacuna en el bolsillo, ni poner la jeringa tipo pistola en la cintura ni sostener la jeringa con la mano, mientras se vuelve a cargar el brete con los animales a ser vacunados. De no mantener la temperatura adecuada durante la vacunación, no se va a generar la adecuada formación de anticuerpos de parte del animal para defenderse contra la enfermedad.

REGISTRO DE VACUNACIÓN

Una vez finalizada la vacunación, el propietario debe controlar el acta de vacunación, verificando la exactitud de los datos escritos, con el fin de registrar posteriormente la vacunación. Debe tenerse especial cuidado con los frascos vacíos; en lo posible, deben guardarse en recipientes o bolsas de plásticos. Sin la presentación de los frascos vacíos en la oficina regional no se podrá registrar la vacunación. El propietario es el único responsable de la presentación de los animales, debiendo traer la totalidad del ganado existente en la propiedad.

ATENCIÓN ESPECIAL

Para mantener libre de fiebre aftosa a nuestro país, debemos tener en cuenta estos puntos: se debe realizar la vacunación según el calendario sanitario establecido por el organismo oficial (Senacsa), y controlar el ingreso de animales, productos de origen animal, productos veterinarios y todo material que pueda introducir el virus de la fiebre aftosa dentro del país.

Por Dr. Antonio Rodríguez Sánchez
Especialista Cedivep.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *