11 de agosto de 2011 07:56 AM
Imprimir

El impuesto al agro sigue sin definirse

URUGUAY : El presidente Mujica se reunió con el vicepresidente Astori y no hubo un acuerdo por el impuesto a las grandes extensiones de tierra.

Se había anunciado como la reunión que echaría el humo blanco para el impuesto a las grandes extensiones agropecuarias, pero otra vez, el tema seguirá sin tomar forma definitiva. Tras el encuentro entre el presidente José Mujica y el vice Danilo Astori, se seguirán trabajando “aspectos jurídicos” del proyecto, de manera de seguir puliendo detalles de un texto en el que las dos máximas figuras de gobierno tienen importantes diferencias.

Luego de una hora y media de reunión en la Torre Ejecutiva, Astori se retiró por una puerta lateral, fuera de la vista de los medios. De todos modos, un vocero de presidencia informó a El Observador que el tema seguiría analizándose, ya que hay aspectos jurídicos a detallar. Además, se indicó que el próximo lunes en el gabinete productivo se informará del avance de las negociaciones.

El proyecto de ley, que aumenta la carga tributaria a los propietarios de campos mayores a 2.000 hectáreas, lleva más de tres meses de negociación

Las dos visiones
Según se manejaba en el astorismo antes de la reunión cumbre, el texto alcanza solo el 2% de los empresarios rurales, por lo que desde ese sector se le restaba trascendencia al proyecto desde el punto de vista de la recaudación total. Allegados al vicepresidente, con responsabilidad de gobierno, advierten que el efecto del nuevo impuesto será mínimo y que responde más a una cuestión ideológica que económica.

Del otro lado, el mujiquismo señala que este impuesto es significativo porque grava a los propietarios que poseen, juntos, un tercio del territorio nacional. Aunque son cerca de 1.200 empresas las que pagarán el nuevo impuesto –de un total de 47 mil– en total acumulan cinco millones de hectáreas, de los 16 millones que tiene Uruguay, según cifras que maneja el MPP. La recaudación será algo superior a US$ 60 millones al año, según estiman allegados al presidente Mujica vinculados al proyecto.

La ley
El proyecto propone crear el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR), según informó el martes El País. Como se estableció desde un principio, la iniciativa implica aumentar de forma progresiva lo que paga cada propietario por hectárea de campo. El gravamen se plantea en Unidades Indexadas, que se ajustan con la inflación.

Entre 2.000 y 5.000 hectáreas pagarán 67 UI por hectárea. Entre 5.000 y 10 mil hectáreas pagarán 100 UI, por encima de 10 mil hectáreas serán 135 UI. Los campos menores a 2.000 hectáreas no pagarán este nuevo impuesto. Actualmente se abona US$ 4 por hectárea. El objetivo de Mujica es multiplicar hasta por cuatro esa cantidad. Así planteado, el proyecto mantiene la idea inicial de Mujica, a lo que se agregaron varios aditivos propuestos por el vicepresidente Astori.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *