11 de agosto de 2011 08:34 AM
Imprimir

Salió la campaña global de merluza y piden efectividad y continuidad

Después de cuatro años de no realizarse la investigación, la semana pasada comenzó el trabajo emprendido por el Inidep. Desde la Fundación Vida Silvestre celebraron la noticia y pidieron que se pueda regularizar.

“Es muy buena la noticia de que la campaña salga: ahora queremos que sea buena, efectiva y tenga continuidad”, expresó el biólogo Guillermo Cañete, presidente de la Fundación Vida Silvestre, en relación a la campaña de evaluación global de merluza que emprendió el pasado miércoles el buque Holmberg. Se trata del estudio más importante que toma el pulso a la pesca argentina y que no se hacía desde hacía cuatro años.

“Luego de paros, protestas, movilizaciones, intentos fallidos, suspensiones, aplazo y hasta reformulación de planes y objetivos, al fin el Inidep pudo poner en marcha la campaña de evaluación en tiempo y forma”, anunció Revista Puerto en una nota escrita por el periodista Roberto Garrone.

“El Inidep –explicó Cañete en diálogo con El Atlántico- es el organismo asesor del Estado. Es la parte científica de las decisiones políticas. Por lo tanto, tiene que tener una capacidad operativa para poder investigar y desarrollar sus estrategias para acceder a la información que se necesita, para realizar una buena evaluación de los recursos”.

Años atrás, el Instituto con sede en Mar del Plata desarrolló una estrategia para generar la información necesaria que permita la preservación del recurso. Se basa en estadística pesquera, desembarques, observadores a bordo y las campañas de investigación.

“El sistema de investigación tiene que funcionar de manera integrada para tener una evaluación robusta y que pueda dar resultados confiables y consistentes”, apuntó Cañete, quien trabajó 23 años en el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, en el Programa de observadores a bordo y muestreo de desembarques.

“Lamentablemente, las crisis institucionales, conflictos laborales, hicieron que a lo largo de los años esta estrategia de campañas se haya visto afectada. Es decir, no salen a tiempo, no salen, no se pueden concretar o la gente trabaja a reglamento”, apuntó el biólogo que conoce de cerca la realidad del mar argentino. De esta manera, se suman problemas e incertidumbres al proceso de evaluación.

Ante ello, planteó: “Es fundamental que recupere su capacidad de investigar de la manera más eficiente posible. Es una excelente noticia que haya salido la campaña de evaluación global. Me gustaría que termine en tiempo y forma, que se cumplan los objetivos y que el barco vuelva con la información que se propuso el cuerpo científico colectar”.

A partir de allí, dijo, se obtendrá la información más valiosa: cuál es la situación real de la merluza.

Durante los últimos cuatro años, la campaña de evaluación global no se desarrolló. Sin embargo, se siguió pescando, se asignaron cuotas. Consultado por cómo impacta la falta de información en el recurso, señaló: “Afecta al nivel de calidad de la evaluación al no tener indicadores concretos obtenidos por la campaña”.

“La campaña de enero de juveniles permitió observar que la distribución de merluza en el Golfo se regularizó. Ahora queda por ver si la situación se mantiene en los mismos parámetros que las observadas en el verano. Sobre todo la abundancia”, indica el informe de Revista Puerto.

“Las evaluaciones del Inidep –continuó Cañete- están a su vez en proceso de evaluación, en lo que se llama una revisión de pares. Se hizo un convenio con la FAO. Se supone que va a haber alguien que va a aportar una idea concreta de la calidad de las evaluaciones. Esto no es una desconfianza: es ciencia y los resultados de los trabajos hay que validarlos por expertos”, explicó Cañete.

“Las decisiones que hay que tomar son muy importantes: afectan no solamente el impacto sobre el recurso, sino también el medio de vida de un montón de gente”, sumó.

Otto Wöhler, director del instituto, había declarado a Revista Puerto, en marzo de este año: “Nosotros históricamente hemos tenido una visión de que el Inidep funciona si salen los barcos de investigación. Eso en parte es cierto pero no es indispensable, hay muchos institutos de investigación en el mundo que no tienen barcos de investigación propios y se manejan con muestreos, con barcos comerciales, con los partes de desembarque”.

Ante ello, el presidente de Vida Silvestre opinó: “Obviamente la autoridad del instituto trata de salvar la cara del instituto. Me parece un argumento político. Un instituto de investigación no puede decir que las campañas en el mar no son requeridas. Además el Inidep desde agosto de 2006 tiene un mandato del Consejo Federal Pesquero, en el sentido de realizar el enfoque basado en el ecosistema. No solamente hay que tener la información que origina la pesquería, sino también conocer el funcionamiento del ecosistema y poder evaluar tanto el impacto de la pesquería sobre el ecosistema, como la influencia del funcionamiento del ecosistema sobre la pesquería”.

“La campaña de investigación es un instrumento altamente significativo”, señaló y sumó: “Si no salen las campañas, hay que hacer lo que se puede con lo que se tiene. Pero está faltando un elemento muy importante. Por eso es muy buena la noticia de que la campaña salga: ahora queremos que sea buena, efectiva y tenga continuidad”, subrayó.

LA CAMPAÑA

Recuperada la operatividad, investigadores del Programa Pesquerías de Merluza y Fauna Acompañante de la Dirección de Pesquerías Demersales tendrán como objetivo principal determinar la estructura de tallas y edades del efectivo del stock patagónico, al sur del 41ºS y hasta el 48ºS. También lo poco que queda del norte, entre el 41ºS y el 34º30´S. Será en dos etapas que se prolongarán durante los próximos 80 días, según especificó el portal especializado.

En esta primera parte de la campaña, el equipo científico tendrá como misión adicional determinar la ojiva de la madurez por talla y edad, describir campos de temperatura y salinidad. En cada etapa está previsto la realización de más de 90 lances de pesca, con red de arrastre de fondo, desde los 50 a 250 metros de profundidad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *