12 de agosto de 2011 14:06 PM
Imprimir

Cosecha de votos, con promesas de cambios

Más de un millón de electores del interior cordobés se inclinaron en Córdoba por los candidatos a gobernador más votados el domingo. De la Sota, con más de 500 mil, ubicó al agro entre los sectores productivos estratégicos.

Las cifras dicen que más de un millón de votos en el interior cordobés fueron colocados el domingo sobre las tres propuestas que se diferenciaron de la política nacional hacia el agro. ¿Federalismo? ¿"Cordobesismo"? En el fondo, el tema es político y de políticas, más allá de los "ismos" en los que cada uno se instale (aunque no haya certeza por cuánto tiempo).En campaña, José Manuel de la Sota, Luis Juez y Oscar Aguad pusieron el acento en varios ejes comunes: previsibilidad, reglas de largo plazo, rechazo a las intervenciones de mercado, liberación de exportaciones. Hasta propiciaron una revisión de los derechos de exportación, el punto más sensible de la política K.La mayor cosecha. De la Sota cosechó más de 500 mil votos en el interior cordobés (sin contar la Capital), el doble de los que recibieron Juez y Aguad, que estuvieron algo por encima de los 250 mil apoyos, con ligera ventaja para Juez en el conteo final.El gobernador electo ganó en los 16 departamentos que por su producto bruto geográfico están entre los más "agropecuarios". En nueve de ellos salió segundo Aguad y en seis Juez (Calamuchita, Colón, General San Martín, Presidente Roque Sáenz Peña, Santa María y Tercero Arriba).Aguad se anotó segundo en Marcos Juárez, San Justo, Cruz del Eje, Juárez Celman, Río Cuarto, Río Primero, Río Segundo, Totoral y Unión.De la Sota –que irá por su tercer turno como administrador de una de las tres mayores provincias agrarias– ya definió en qué sectores productivos pondrá énfasis en esta nueva etapa: de los cinco considerados líderes o estratégicos, dos tienen directa relación con el campo: agroalimentos y maquinaria agrícola (los otros tres son: informática, la industria automotriz y el turismo).Algunos cambios que De la Sota adelantó que introducirá –por ejemplo, la sustitución del Impuesto Inmobiliario Rural por un esquema de tasas de servicios para conformar un "presupuesto agropecuario"– anticipan también la idea de modificar la estructura burocrática oficial, en línea con el nuevo perfil agroindustrial.Así, esta semana se conoció que se trabaja en la creación de nuevos ministerios: uno de Agua, Ambiente y Energías Renovables (esto último en particular por la relevancia que empieza a tener la producción de biocombustibles), en tanto que también están en los planes un Ministerio de Infraestructura y otro de Servicios.La ganadería, expectante. En el renglón de los agroalimentos, la futura gestión provincial dependerá en buena medida de la política nacional.Un documento del Ieral-Fundación Mediterránea –de los economistas Juan Manuel Garzón y Nicolás Torre– consigna que en 2010, la actividad inició una fase de recuperación. Entre otras causas, debido a una mejora en los precios relativos y una menor intervención (se redujo el "encaje" exportador sobre los frigoríficos).El estudio recomienda aprender de los errores del pasado y no volver a desalinear los precios internos de los internacionales, volver al esquema de registros de exportación automáticos y eliminar los encajes y cupos que tuvieron a maltraer al sector.También plantea reducir a cero los derechos de exportación (actualmente en 15 por ciento) como incentivo que permitiría al país y a los productores aprovechar un escenario internacional favorable para la expansión.Según este trabajo, la cadena podría radicar en los próximos años inversiones por 5.000 millones de dólares en establecimientos ganaderos y frigoríficos. Una luz en el fondo del túnel: pasar de frigoríficos hoy cerrados a recuperar y crear 40 mil nuevos empleos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *