12 de agosto de 2011 08:10 AM
Imprimir

Las malezas exigen nuevas estrategias de manejo

Herbicidas y rotación, la sociedad para el control a campo.

Técnicos y productores de cuatro provincias convocados por Syngenta abordaron en Termas de Río Hondo (Santiago del Estero) el complejo mundo de las malezas resistentes y tolerantes. Los especialistas coincidieron en que es hora de dejar de usar recetas ya que su aplicación puede complicar aun más la situación. Gomphrena perennis , tolerante a glifosato, es una de las malezas problemáticas presente en la mayoría de las regiones.Más de 60 asistentes entre técnicos, asesores y productores provenientes del NEA y centro y norte de Córdoba. Todos ellos transmitieron las problemáticas que detectan en cada una de las zonas en esta temporada. Se plantearon preocupaciones en torno al cambio florístico en las diferentes regiones y se determinó cuáles son las malezas que ya dejaron de ser un problema y cuáles constituyen un nuevo desafío. Entre las que redujeron su presencia y densidad están: Acanthospermum hispidum , Datura ferox (Chamico), Ipomea sp , Xantthium cavanillesii , Tagetes minuta , Amaranthus , Sorghum halepense , Cyperus , Cynodon .En cambio, las malezas que aumentaron presencia y densidad son: Borreria, Heliotropium, Gomphrena , Sphaeralcea , Portulaca, Commelina, Trichloris, Synedrellopsis, Parietaria, Verbena, Sonchus, Leptochloa .Entre ellas se destaca la especie Gomphrena perennis , vulgarmente conocida como “siempreviva del campo”, con una presencia creciente en la mayoría de las zonas productivas. Esta planta posee una raíz leñosa que protege yemas capaces de rebrotar, y puede llegar a tener un metro de altura, lo que interfiere con las tareas de cosecha.Marcelo de la Vega, profesor titular de la Cátedra de Terapéutica de la Universidad Nacional de Tucumán, planteó la necesidad de comprender cómo cambió la presencia de semillas en el suelo. “Las malezas dominan el espacio y el tiempo, generando descendencia. Generan un banco de semillas en el suelo que está esperando tener su oportunidad de colonizar nuevos ambientes que le sean más favorables”.Refiriéndose a los problemas de malezas tolerantes dijo: “Usando dosis cada vez más altas de herbicidas lo que se logra es modificar la curva poblacional a favor de los individuos mejor adaptados, generando resistencia. No es correcto tratar de manejar especies resistentes incrementando las dosis desmesuradamente. Las dosis deberían ser las adecuadas para cada situación”.Para Luis Lanfranconi, del Inta, “la problemática en el manejo de malezas actual comenzó al tratar de controlar todas las especies con un cada vez más estrecho abanico de herbicidas, cuando se pasó de sistemas de producción mixtos a netamente agrícolas con predominio del monocultivo de soja. No se puede seguir hablando sólo de control. Es ya un error buscar dosis, a modo de receta, para controlar las malezas. Tenemos que darnos cuenta de que hay que cambiar la forma de abordar el problema y empezar a hablar de manejo”.Manejo. Los especialistas coincidieron en que hoy en día lo correcto es manejar especies utilizando mezclas de herbicidas y rotación de cultivos.Una de las consignas reafirmó la importancia de realizar un correcto monitoreo para detectar las malezas en estado temprano de desarrollo, identificando en especial nuevas especies y evaluando posibles casos de resistencia que puedan ser un problema dentro de unos años.La falta de monitoreo es uno de los puntos flojos en el que concordaron los técnicos y contribuye a que se llegue siempre tarde a la aplicación.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *