12 de agosto de 2011 16:09 PM
Imprimir

Trazabilidad: mucho marketing y pocas nueces

URUGUAY : Organizar cualquier campaña y de cualquier especie siempre trae cosas a corregir, sobre todo si no hay experiencias anteriores en el tema, lo que no debería ocurrir es que cuando se diagraman las mismas se incurran en errores casi infantiles como creer que todo el Uruguay es igual, ese desconocimiento de la realidad del país deja en clara evidencia que quienes crearon y llevaron adelante el programa de trazabilidad no eran las personas indicadas para hacerlo, no porque no sean técnicamente aptos para ello, sino porque desconocen las limitaciones operativas que tiene el mismo Uruguay adentro.

El acceso a internet tan defendido por los directores de ANTEL es mínimo o casi nulo en muchas partes del sector rural del país, la señal de los teléfonos celulares, tanto de la compañía estatal como de sus competidores en muchos lados brilla por su ausencia, entonces ¿la campaña de registro animal está bien organizada?Si a ello le sumamos que esta nueva operativa tiene una carencia de funcionarios, se desprende  que desde el arranque mismo la cosa está mal planteada y que se deben ir solucionando los inconvenientes con mucho de buena voluntad por parte de los involucrados aplicando el sentido común que la ocasión amerite.La falta de experiencia en la nueva operativa es en cierto modo atendible y entendible, pero lo que no puede faltar en esto son funcionarios, hace mucho tiempo que se sabía que en agosto debía quedar todo caravaneado, los productores y los profesionales se preapararon, hicieron el esfuerzo, y se falla justo en la parte organizadora, con escasez de personal para chequear algo que ellos planearon. En un momento en que por la intensidad del trabajo y el volumen de dudas que se generan habría que reforazar la cantidad de funcionarios y no lo contrario.El Dr. Gabriel García Pintos, médico veterinario, conocedor de esa realidad impensada para muchos técnicos capitalinos, con muchos kilómetros de Uruguay en sus espaldas, señala para TodoelCampo que “la cosa no viene bien, nos han llamado productores que de 35 novillos que tenían para embarcar pudieron embarcar 20, otros a los que se le había caído alguna caravana, hicieron todo como marca el reglamento y les sigue apareciendo el asterisco 01 y no pueden embarcar los animales.  Otros casos en los que tú le haces la trazabilidad de los terneros, chequeas que todo esté bien y te aparece asterisco 01 que es un error del SNIG en el escaneo del certificado. Ahí hay que armarse de paciencia, hay que tomarse su tiempo para llamar por teléfono, tener la suerte de que te atiendan, de que lo hagan de buena manera e ir corrigiendo uno por uno esos errores que ellos atribuyen a los operadores de campo y que muchas veces no es así”.Como anécdota de estos inconvenientes técnicos García Pintos cuenta lo que pasó en la Asociación Rural de Florida, ubicada en Ruta 5 a poca distancia de la ciudad, en lo que fue el concurso de novillos, donde el reglamento especificaba que los animales debían venir con la trazabilidad correcta, uno de los animales no pudo participar, estaba el Ing. Sosa Días –Director de DICOSE- que se intentó conectar con la página del SNIG y no pudo;  no tenía señal, “puso la computadora para arriba para abajo, le pegaba trompadas al equipo y no había forma, no hay señal” –comenta García Pintos- “y que dejan para nosotros que andamos trabajando en el medio del campo si cuando al lado de Florida los servicios no funcionan”.Ahora el que diseñó y diagramó esto sigue en el puesto, esto no es nuevo, para organizar una campaña hay que salir y pisar el barro, ver la realidad, no organizar estas campañas cómodamente instalados en la calle Constituyente ignorando la mayor parte de las cosas, y después de dadas las directivas salir a emparchar porque las cosas están mal planteadas, pero mal planteadas de allí, quedando de rehenes todo los productores y técnicos del país”.”Hay una CONASA (Comisión Nacional de Sanidad Animal) que está integrada por las instituciones rurales, Asociación y Federación Rural, la C.A.F. y la Sociedad de Medicina Veterinaria, que es la única que viene pateando hace rato ¿alguien escuchó a los representantes de las otras instituciones decir algo? – se interroga el profesional- están todos calladitos la boca, vamos  decir las cosas como son, le siguen metiendo la mano en el bolsillo a los productores, a los camioneros, a los consignatarios, a los veterinarios, a los frigoríficos. Dependemos de dos personas que diseñaron desde Montevideo una campaña y los delegados de los productores ¿dónde están? que no se les oye protestar, ni opinar, después es uno el histérico y es a uno al que llaman para rezongarlo, cuando quienes nos tienen que representar no lo hacen debidamente".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *