17 de agosto de 2011 18:24 PM
Imprimir

CRA y el voto de “el campo”

El resultado electoral del 14 de agosto y la encendida prédica que el campo votó al gobierno, amerita algunas consideraciones que desde Confederaciones Rurales Argentinas entendemos necesarias para incorporar al análisis del llamado ¨voto del campo¨.

La concurrencia inédita de la ciudadanía a votar y el muy importante porcentual de votos logrado por la formula oficial, resultan sin duda los temas dominantes de la jornada, junto a ello la atomización de una oposición que no pudo generar un encolumnamiento detrás del voto no conforme con la acción gubernativa, son datos de la realidad que no pueden ser despreciados.

Las 5 fuerzas que se repartieron votos detrás de la fórmula ganadora conforman un 45 % de votos que expresaron algo y ese algo no fue precisamente sumarse al voto mayoritario, sino manifestar de algún modo la necesidad de una opción diferente, en este entramado complejo de decisiones sin certezas, decir que el campo votó al Gobierno, es cuanto menos apresurado.

En efecto, resulta necesario distinguir ente el productor rural y su núcleo familiar, del entorno que vincula a la actividad comercial agraria con el productor, en las ciudades importantes del interior, los productores son, en numero, cifras menores en el electorado total y por tanto medir su comportamiento resulta una tarea compleja, incierta y que no encontrará respuesta, salvo la confesión  expresa de su emisor.

El Gobierno ha obtenido un triunfo rotundo y lo ha consolidado con resultados en todo el país, pero también se ha manifestado una opinión distinta, desperdigada en varias fórmulas, por tanto la pretensión de incluir al productor rural en el voto oficial denota una construcción de datos de carácter subjetivo, que no puede ser corroborado en forma contundente.

El productor, vinculado a Confederaciones Rurales Argentinas, quien se ha sumado a los reclamos puntuales y solicitado cambios en la política agropecuaria, no ha dejado sus razones en la puerta el cuarto oscuro, por el contrario integra, silente, esa masa de ciudadanos que no encontró un canal de expresión opositora única, sino un numeroso grupo de candidatos que con sus más y sus menos le ofrecían lo mismo, allí entonces está, el voto mayoritario del campo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *