14 de noviembre de 2009 14:30 PM
Imprimir

Identificados potenciales marcadores del riesgo de padecer mastitis clínicas

Algunas sustancias presentes en la sangre, especialmente ácidos grasos no esterificados y la aminotransferasa aspartato, podrían ser indicadores del riesgo de padecer mastitis clínica al inicio de la lactación

Un equipo de investigación de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) acaba de publicar un experimento a gran escala en el que utilizaron 634 lactaciones de 317 vacas, procedentes de tres razas. Recogieron muestras de sangre semanalmente desde 56 días antes de la fecha prevista de parto hasta los 90 días de lactación.
Estas muestras fueron analizadas para buscar varias hormonas, metabolitos y enzimas. Además, se calculó la ingestión de energía y su equilibrio, se analizaron registros de tratamientos veterinarios y se hizo recuento de células somáticas diariamente, todo ello para determinar la incidencia y gravedad de las mastitis al inicio de la lactación.
Para el análisis, se separaron vacas en dos grupos:
1) WKO, consistente en vacas que desarrollaron mastitis clínicas, vacas que desarrollaron mastitis subclínicas o vacas que estuvieron sanas durante los primeros 7 días de lactación; y
2) EL, consistente en vacas con mastitis clínica, vacas con mastitis subclínica o vacas sanas desde la segunda hasta la 13ª semana de lactación.
El equipo de investigadores ajustó los datos para numerosos efectos fijos (por ejemplo, parto, raza, estación y días en lactación) antes de hacer el análisis estadístico. El tiempo de mastitis (TOM) se definió como el primer día en el que se observó un aumento en el recuento de células somáticas, y se registró como TOM = 0. Así, pudieron distinguir entre el tiempo anterior y posterior a TOM como ± n semanas en relación a TOM = 0.
Los datos, publicados en el número de noviembre de la revista Journal of Dairy Science, mostraron que, para todos los parámetros, las vacas con mastitis subclínica no difirieron de las vacas sanas de cada grupo.
Las vacas con mastitis clínica tuvieron mayores niveles de ácidos grasos no esterificados y una tendencia a presentar mayores niveles de beta-hidroxibutirato que las vacas sanas antes de tener mastitis.
Además, observaron que las vacas con mastitis clínica del grupo WK0 mostraba mayores niveles de glucosa una semana antes del parto que las sanas del mismo grupo, y que los animales con mastitis clínica del grupo EL tenían mayores niveles de aminotransferasa aspartato dos semanas antes del parto que las sanas de ese grupo. El resto de variables fueron similares entre vacas con mastitis clínica, con mastitis subclínica y sanas para ambos grupos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *