15 de noviembre de 2009 16:11 PM
Imprimir

Más terneros, más negocio

En Campo Hardy, el instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina desarrolló una jornada a campo que sirvió para intercambiar datos y capacitar productores.

En el principio, estaba previsto desarrollar la actividad teórica en el mismo establecimiento, pero una copiosa lluvia -largamente esperada en toda la zona- obligó a trasladar las disertaciones a un lugar bajo techo. El sitio elegido fue el Club Social de Las Toscas, que por su proximidad al campo, albergó a la multitud que se acercó para pasar una jornada a pura ganadería.Según la agenda, la jornada titulada: “En el NEA, más terneros es más negocio”, apuntaba a incentivar un mejor manejo para revertir el mal momento de la cría. Los temas elegidos fueron: el pastoreo rotativo, la presentación de un módulo de recría intensiva de vaquillas, el destete precoz para mejorar la preñez y el impacto económico que estas técnicas representan.Luego de un almuerzo americano, más de 500 asistentes se trasladaron al establecimiento “Don Ricardo”, situado en el kilómetro 917 de la Ruta Nacional 11, a 3 km. de Campo Hardy, en donde, divididos en tres grandes grupos recorrieron los módulos demostrativos.TemasLa jornada comenzó en Las Toscas con las palabras de bienvenida a cargo del Ing. José Luis Spontón, Director del Centro Regional Santa Fe del INTA, Osvaldo Muchut, propietario del establecimiento “Don Ricardo”, y del Ing. Dardo Chiesa, presidente del IPCVA.Luego, el tema central fue el pastoreo rotativo, a cargo del Ing. Agr. Luis Luisoni, del INTA Reconquista. Para el especialista, se trata de una especialización del manejo del pasto que determina períodos recurrentes de pastoreo y descansos para dos o más unidades de pastizal. “En esa relación que se establece entre el pasto y el animal, la defoliación del mismo se controla mediante la frecuencia, la intensidad y el momento del pastoreo”, dijo.Para Luisoni, el pastoreo puede ser rotativo clásico, con cabeza y cola, rotativo diferido o racional intensivo. En el primero se divide en franjas de pastoreo con períodos de descanso. En el segundo se diferencian dos lotes, uno adelante (a la cabeza) y otro detrás ( a la cola). En el diferido, se comprometen cuatro potreros y tres lotes de animales que rotan en los mismos. El racional intensivo, por último, demanda la mayor atención por parte del ganadero. Según el especialista, en el INTA Reconquista, desarrollan experiencias que brindan información del pastoreo rotativo. Las mismas permiten comparar distintos sistemas de pastoreo con distintos niveles de carga animal, utilizar pajonales con corte y pastoreo rotativo, medir la frecuencia de defoliación del animal con distintas cargas y en distintas épocas, y seleccionar una dieta conveniente.En base a esta información, se desarrollan modelos de intensificación validados en el terreno, habiendo estudiado durante 11 años la evolución de la composición forrajera, la disponibilidad del mismo en distintas épocas del año, y la ganancia de peso vivo por animal por hectárea.Recría intensivaEn este módulo, los participantes se interiorizaron de un programa desarrollado desde el año 1999 en el campo de los hermanos Muchut, en Campo Hardy. Los Ing. Luisoni, Santana y Wuthrich expusieron los objetivos de aquel entonces: “Recría de vaquillas de reposición con 18-20 meses de edad y 280-300 kg., productividad promedio anual de 140-160 kg. de peso vivo por ha., y mejoramiento del pastizal natural”. El modelo de sistema propuesto se basa en uso intensivo con alta carga animal y pastoreo rotativo, del pastizal natural con suplementación alimentaria estratégica.Luego de la exposición del trabajo realizado, concluyeron que se ha demostrado la posibilidad de lograr los objetivos de alta producción y acortamiento del proceso de recría y al mismo tiempo, el mejoramiento del pastizal natural para la sostenibilidad del sistema y mayor productividad futura. Además, concluyeron que también se puede expresar la factibilidad de adaptar a las condiciones reales del productor ganadero la tecnología de procesos generada en la actividad de investigación aplicada.Destete precozEl Médico Veterinario Gustavo Rosatti, del INTA Reconquista fue el encargado de conducir este módulo. El especialista comenzó haciendo referencia a la condicionante geográfica para la producción extensiva de cría en la provincia. “Este problema genera una escasa producción por hectárea y por año, pero que a través de la incorporación de tecnología podemos mejorar. Para lograr la mayor cantidad de kilogramos de terneros por hectárea y por año, el destete precoz cumple un rol fundamental”, dijo.El DP es una herramienta de manejo que se usa para acortar el período de lactancia disminuyendo los requerimientos nutricionales de las vacas de cría. Al haber varios tipos de destete, se puede condicionar cada uno a las características de cada establecimiento.Para incorporar el DP, se toma en cuenta un protocolo que establece técnicas e instalaciones necesarias para poder llevarlo adelante. “Los corrales deberían ser exclusivos para aplicar la técnica, ya que compartir los corrales de la ensenada trae complicaciones operativas, sanitarias, y de adaptación de los terneros. La ubicación y el diseño debe facilitar el control de los animales y las tareas de los responsables.En cuanto a la alimentación, se recomienda hacer un destete brusco, alejando a las madres, clasificando a los terneros por tamaño y suministrarles un balanceado especial y heno picado de moha o alfalfa de muy buena calidad. Dependiendo del destino, se recomienda al séptimo día ir cambiando la dieta.Es la economía…El último módulo estuvo a cargo de los Ing. Romina Ybran y Gabriel Lacelli, del INTA Reconquista. Para ellos, la ganadería de cría en la provincia se caracteriza por ser altamente extensiva. “Esto quiere decir que la relación entre el capital invertido y el trabajo respecto del valor tierra es baja. Mucha tierra, poca inversión y escasa mano de obra para atender extensiones grandes”.Por ello, la tasa de rentabilidad es baja, ya que se entiende como rentabilidad a la tasa de interés que el productor se paga a sí mismo por invertir los capitales en un determinado negocio. En este caso, producir terneros.”La tecnología es la manera en la que hacemos las cosas: la sanidad, el manejo, la alimentación y la gestión. Es la manera en que usamos los factores productivos y los combinamos con los insumos para obtener la producción, por lo tanto no es neutra y tiene incidencia directa en la determinación de la rentabilidad”.En el caso de la cría extensiva, cualquier elemento que incrementa la productividad del factor tierra tiene una importancia vital. Para lograrlo, el pastoreo intensivo del pastizal natural y el destete precoz son herramientas clave.ConformesPara Dardo Chiesa, Presidente del IPCVA, este tipo de jornadas representan una apuesta importante de la entidad, con una metodología nueva, de salir al campo. “Tratamos de aplicar un modelo de jornada ágil para que se pueda repetir. La convocatoria superó las 500 personas y estamos cumpliendo con una expectativa y una necesidad de la gente en el tema ganadero. El eje es decirle al productor que hay un modelo productivo en cada zona. Y es importante que lo sepan en el campo de un vecino que se brinde a los visitantes. La gente está ávida de tomar información. Lo peor que podemos hacer en momentos difíciles es equivocarnos, y ayudar a que los productores se equivoquen lo menos posible es un motivo de convocatoria”, dijo. “Se viene el faltante de carne, y la sequía es un acelerador del proceso de aniquilamiento de vientres. En 2005 comenzó el desencuentro del gobierno con la ganadería y esto no se soluciona en el corto plazo. Debemos hablar de la reconstrucción integral de la ganadería argentina”, finalizó.     A campo. La principal virtud de la jornada, fue llevar al terreno los datos previamente brindados por los especialistas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *