15 de noviembre de 2009 19:40 PM
Imprimir

Quince claves para que el girasol vuelva a crecer y sea rentable

Con la intención de ayudar en la decisión de siembra, la cadena girasolera elaboró un documento con recomendaciones productivas y comerciales para los productores

 Intensificar. Los productores podrían elevar el rendimiento promedio a 2,2 toneladas por hectárea. En este momento es de 1,7 ton/ha.La Asociación Argentina de Girasol (Asagir) elaboró una serie de recomendaciones productivas y comerciales con el propósito de que el cultivo pueda hacer frente a un contexto que aún lo mantiene discriminado respecto de las bajas en las retenciones a las exportaciones. Son 15 recomendaciones para que los productores de las distintas regiones del país puedan mantener cierta rentabilidad en el negocio girasolero.El presidente de Asagir, Ricardo Negri, aseguró que el girasol “está sufriendo un proceso de destrucción”. Y advirtió que no queda mucho tiempo para corregir el camino: “El tiempo biológico son los próximos 15 días. Después, se pierde la siembra”. La estimación para esta campaña es de 1.750.000 hectáreas, una de las peores superficies en la historia.”Tenemos un sistema impositivo que está castigando al girasol con un nivel de retenciones fijadas al momento en que el aceite estaba a 1.400 dólares; hoy el aceite está a 750 y las retenciones son las mismas”, denunció Negri.Desde la cadena insistieron en que las retenciones son un pésimo impuesto. “Estamos poniendo gravámenes donde nuestros competidores a nivel internacional subsidian”, dijo Negri.¿Qué se puede hacer?El Proyecto Brechas, que desde hace más de un año lleva adelante Asagir, descubrió que existe una brecha de 1.000 kg entre los rendimientos promedio del país y los rendimientos logrables. Si los productores achican esa brecha en un 50%, los rendimientos medios pasarían de 1,7 a 2,2 toneladas por hectáreas, con beneficios para el productor, el sector y el país.Hay 10 consejos técnicos para alcanzar esta meta.1 – Barbecho y siembra directa: el agua almacenada en el suelo puede representar el 30% del consumo. La siembra directa provee mayor cobertura y más humedad. 2 – El Híbrido: elija entre los híbridos de mejor comportamiento en los últimos dos años. Utilice los dos ensayos más cercanos al lugar donde implantará su cultivo observando el factor que más ha limitado la producción en esos lotes.3 – Densidad y distribución de plantas: obtener un girasol de 40-50.000 plantas/ha y una buena distribución es otro de los pasos para llegar a rindes máximos. Evalúe, sin embargo, densidades de 35.000 pl/ha en ambientes escasos en lluvias.4 – Control de malezas: la elección del herbicida o sistema de control se debería realizar teniendo en cuenta las malezas existentes en su lote.5 – Fertilizantes: el uso de un arrancador como Fosfato Diamónico (40 kg/ha) nos ayudará a tener un cultivo más parejo y un mejor desarrollo de raíces. 6 – Tratamiento de semillas: elija semilla curada en origen, donde la uniformidad de dosis y cobertura están aseguradas. Existen evidencias sobre el impacto en el número de plantas logradas.7 – Insectos: los insectos afectan, principalmente, en siembra y floración. Cada uno demanda monitoreo y decisiones específicas.8 – Enfermedades de fin de ciclo: existe tecnología desarrollada que indica la conveniencia de su control en planteos de alta producción. Si existe evidencia de que un lote puede rendir más de 2.200 kg, considerar la aplicación de fungicidas.9 – Aves: se puede anticipar la cosecha mediante el uso de defoliantes.10 – Cosecha: Hay que estar atento a la humedad del grano. Evaluar la conveniencia de pagar algún punto de secada.   “Tenemos un sistema impositivo que está castigando al girasol con un nivel de retenciones fijadas al momento en que el aceite estaba a 1.400 dólares; hoy el aceite está a 750”. Ricardo NegriPresidente Asagir  Asagir también elaboró cinco consejos para definir la estrategia de venta de este commoditie.1 – El precio “pizarra” refleja sólo las operaciones informadas. Los precios “pizarra” son una cotización sólo indicativa (orientativa). Su adopción como precio referencial no es obligatoria al celebrar los contratos, pudiendo optar las partes por otras alternativas, como por ejemplo el precio condición fábrica de una industria sobre un punto de entrega determinado, el precio de los mercados de futuros cuando estos existan y tengan liquidez, o el valor de otro cultivo, más o menos una prima o un descuento a pactar.2 – Hay muchos precios para el girasol. En la Argentina, la industria y la exportación de soja están concentradas alrededor de Rosario. El girasol, en cambio, está geográficamente disperso y, al igual que en otros países, hay variadas situaciones, negocios y precios. Por otra parte, el girasol es “menos commoditie” que la soja. Hay producción de variedades (oleico), que se hace por contrato, y además la industria bonifica por calidad y porcentaje de aceite, a partir de un precio base. 3 – Si maneja el físico, mejorará su estrategia de comercialización Si el productor entrega el físico al acopio o a la industria no incurre en los costos de almacenamiento, incluida la amortización de la inversión. Esta ventaja se transforma en un costo para el comprador, que lo induce a recuperarlo (a través de un menor precio en las operaciones disponibles), ya que le interesa minimizar el costo de la materia prima. El control físico de la mercadería asegura al productor una mayor capacidad de negociación.4 – Todo el girasol del mundo es la mitad de la soja argentina. La falta de un precio internacional de referencia se debe al bajo volumen de la producción mundial de girasol, tanto de semilla como de aceite, y a la dispersión geográfica de la producción y el consumo.Esta imposibilidad de cobertura y la falta de una orientación a mediano plazo, son erróneamente interpretadas por muchos operadores como “falta de transparencia”.5 – El girasol argentino es “tomador de precios” en el mercado internacional. En la Argentina, el girasol se cultiva mayoritariamente para exportación, como aceite, harina o grano. Con un 26% del mercado, Argentina fue el segundo exportador mundial en la última campaña, luego de Ucrania, pero no tiene poder de fijación de precios. Hay sólo una ventana de oportunidad, que se amplía cuando la producción mundial cae, ya que somos el único exportador significativo del Hemisferio Sur.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *