16 de noviembre de 2009 07:25 AM
Imprimir

Uruguay   –   Plan de contingencias ante los fenómenos climáticos adversos

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), informó que cuenta con un Plan de Contingencias para hacer frente a diferentes fenómenos meteorológicos extremos, plan que se enmarca en otro más integral del Poder Ejecutivo dirigido a las víctimas de cualquier tipo de inclemencia climática.

El subsecretario del ministerio, ingeniero agrónomo Daniel Garín, señaló que el Gobierno –dentro de las políticas de Estado destinadas a estos fines– creó el Fondo Agropecuario de Emergencias. Se trata de un Fondo constituido a partir de la Rendición de Cuentas del año 2007 y complementa otras acciones, tomadas con anterioridad, en el Fondo de Catástrofes Climáticas para la Granja en el año 2006.
Garín también hizo referencia a la iniciativa destinada a cualquier tipo de suceso, promovida por el Sistema Nacional de Emergencias, de la Presidencia de la República.
Señaló que estas acciones de política de Estado, se orientan a la activación inmediata de mecanismos ante la aparición de situaciones adversas climáticas, sanitarias o de cualquier índole.
El subsecretario dijo que en anteriores gestiones de gobierno, ante diferentes adversidades, los tiempos de respuesta del Estado eran extremadamente largos, cuando no inoportunos en la llegada de la ayuda.
Añadió que el manejo integral ante este tipo de desastres, también implica un punto de partida en el concepto global de avances en la prevención de los efectos del cambio climático, que pueden relacionarse con este tipo de eventos.
Explicó que el Plan de Contingencia está planteado como la disponibilidad de recursos económicos de rápida activación, sumada a una organización interinstitucional de activación inmediata. Agregó que tanto en el caso del Fondo Agropecuario de Emergencia como en el Fondo de Catástrofe Climática de la Granja, está prevista la integración por parte de diferentes actores institucionales.
Ante cualquier adversidad, se activan –de forma inmediata–, comisiones de evaluación del daño que luego se complementan con diferentes acciones, herramientas y operativos, con el fin de superarla, ya sea con apoyos económicos para recuperar los activos dañados o evitar la desintegración de la unidad productiva.
Garín remarcó que ante una evento extremo, en el medio agropecuario, es más lo que se pierde en los días siguientes que en el propio día en el que se desencadenan los hechos.
Añadió que la adversidad tiene impacto a mediano y largo plazo, en los ciclos de cultivo, por lo que la idea, es que el productor damnificado, ingrese en un círculo virtuoso de rápida recuperación.
Conciencia
Para el subsecretario de la cartera, también la toma de conciencia por los productores va en ascenso, aunque muchas veces, esa valoración se da luego de experimentar un insuceso de forma directa. En este sentido, afirmó que existe un efecto muy significativo –en la generación de conciencia–, en el entendido de que los efectos del cambio climático son cada día más evidentes.
Como otro indicador altamente positivo en la toma de conciencia, está la toma de pólizas de seguro por los productores agropecuarios. Se da de forma muy marcada en el sector hortifrutícola, afirmó Garín.
Inversión
Existen avances en forma permanente, se ha mejorado la inversión en equipamiento para contar con una mejor estimación de los déficit hídricos en el suelo; se ha invertido también en las capacidades de mejora previsional en materia climática, entre otras previsiones.
También se ha invertido en la prevención ante sequías, con un significativo incremento de las reservas de agua en superficie y en disponibilidad de pozos para abastecimiento.
Dentro del conjunto de acciones dirigidas a disponer de recursos materiales, de organización o de infraestructura, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, ha implementado los primeros bancos de alimentos, concebidos con la finalidad de estar preparados para superar eventuales adversidades, en el suministro de los mismos para los animales.
Garín subrayó que la labor interinstitucional mejorará su precisión en cuanto la potenciación de herramientas, recursos y decisiones administrativas prósperas en resultados, así como nuevos diseños de acciones a seguir, con el fin de contribuir a la más rápida recuperación de los efectos adversos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *