16 de noviembre de 2009 07:26 AM
Imprimir

Brasil se destapa

La tasa de desforestación en la Amazonía brasileña se redujo en un 45% informó el Gobierno encabezado por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

La tasa de desforestación en la Amazonía brasileña se redujo en un 45% entre agosto del 2008 y julio pasado en relación a los doce meses anteriores, informó hoy el Gobierno en un acto encabezado por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe), esa tasa supuso la desaparición de 7.000 kilómetros cuadrados de capa boscosas y confirma lo adelantado por las autoridades, en el sentido de que la reducción del ritmo de deforestación en la región ha sido, en el período analizado, la menor en las últimas dos décadas. En el acto participó, además de Lula, la ministra de la Presidencia, Dilma Rousseff, quien afirmó que estos datos demuestran que Brasil "está haciendo los deberes de casa" de cara a la Cumbre sobre Cambio Climático que se celebrará en diciembre próximo en Copenhague y a la que ella acudirá como jefa de delegación. El director del Inpe, Gilberto Câmara, explicó que los datos que se han presentado hoy tienen un margen de error del 10% y precisó que las mediciones definitivas serán informadas en marzo próximo. No obstante, puntualizó que se confirma que se trata de la menor desaparición de bosques en un año registrada desde 1988, cuando comenzaron a ser realizadas estas estadísticas. El Gobierno brasileño ha incluido la reducción de la pérdida de capas boscosas en la Amazonía entre los objetivos que se propone presentar en la Cumbre del Cambio Climático de Copenhague. Aunque esas metas aún no son totalmente definidas, fuentes oficiales han adelantado que una de ellas será reducir las tasas de deforestación en la Amazonía en un 80% para el año 2020. Brasil es uno de los grandes emisores de gases contaminantes del mundo y el mayor porcentaje de esa liberación de dióxido de carbono obedece precisamente a la progresiva desaparición y quema de selvas. Según los cálculos del Gobierno, la disminución del ritmo de la deforestación que se baraja para la Amazonía supondría reducir las emisiones del país en unas 580 millones de toneladas de dióxido de carbono por año

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *