2 de febrero de 2014 10:35 AM
Imprimir

Es posible mejorar el control de Newcastle, laringo en Latinoamérica con vacunas recombinantes

La acumulación de experiencia de campo está demostrando resultados en el control de la enfermedad de Newcastle y la laringotraqueitis infecciosa en Latinoamérica, de acuerdo con MSD Salud Animal.

Las vacunas recombinantes podrían ayudar a los productores de pollos en Latinoamérica a mejorar el control de la enfermedad de Newcastle y la laringotraqueitis infecciosa, de acuerdo con los expertos que participaron en un reciente simposio sobre enfermedades respiratorias de los pollos, celebrado en Cuzco, Perú.

A pesar de la vacunación, la enfermedad de Newcastle (EN) por sí misma aún representa entre el 2% y 3% de la mortalidad anual total en México, informó el Dr. Francisco Ríos, Gerente de Servicios Biológicos y Técnicos, MSD Salud Animal, México.

“Si hablamos acerca de una producción anual de casi 1,500 millones de pollos de engorda, lo que representa excesivas cantidades de dinero perdidas”, afirmó Ríos. Para las ponedoras, añadió, la pérdida promedio debido a EN es de casi 15%, pero puede llegar hasta el 25%. “El factor curioso es que las gallinas no mueren por causa de EN, simplemente no ponen”.

Los programas de vacunación convencionales son costosos y problemáticos en muchas granjas, continuó. Por ejemplo, a menudo se vacuna a los pollos contra EN al menos una vez con una vacuna inactiva aplicada individualmente, la cual puede causar graves reacciones locales y aumentar los costos de mano de obra. El manejo de las aves también causa estrés, que puede reducir la ganancia de peso diaria.

La mayoría de las compañías avícolas también aplican al menos dos vacunas atenuadas de EN. Aunque son efectivas, estas vacunas pueden causar graves trastornos respiratorios e interferir con las vacunas de bronquitis infecciosa si no se espacian apropiadamente.

El control de la laringotraqueitis infecciosa (ILT), que es endémica en importantes países de producción avícola, incluyendo a Brasil, Argentina, Colombia, México y Perú, es igualmente complejo, comentó Ríos. Las consecuencias de la vacunación de ILT convencional incluyen posibles reacciones respiratorias y, con algunas vacunas, la dispersión del virus de ILT de caseta en caseta; lo que resulta en una reducción en el rendimiento avícola.

Las vacunas convencionales para ILT y EN se deben aplicar separadamente, algunas veces con un espaciamiento de varias semanas, dependiendo de la situación. “Dada la breve vida de los pollos, esto complica la planeación del programa de vacunación”, explica Ríos.

El Dr. Ángel Mosqueda Taylor, DVM, MPVM, asesor veterinario y antiguo profesor de enfermedades avícolas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo que los problemas en su país debidos a la enfermedad de Newcastle son muy parecidos a los que se presentan en cualquier lugar de Latinoamérica. La enfermedad tiene un significativo impacto económico pues las consecuencias de la EN incluyen mortalidad, problemas respiratorios crónicos, decomisos y obstáculos para la exportación.

La EN de baja virulencia tiende a causar signos y lesiones respiratorios; también conduce a infecciones bacterianas secundarias y puede limitar la capacidad de reproducción. La forma de EN de alta virulencia está asociada con depresión y anorexia, infecciones bacterianas secundarias, problemas respiratorios, digestivos, nerviosos y reproductivos, así como mala calidad del cascarón y del huevo y mortalidad, añadió Mosqueda.

Controlar la EN en México es difícil por una variedad de razones que incluyen la mala comunicación entre los productores, excesivos desafíos de campo en algunas áreas y abundancia de aves de traspatio y mercados de aves vivas que son reservorios para la enfermedad, según explicó.

Nuevos programas de vacunación

Una forma de mejorar el control de la EN, afirmó Mosqueda, es incorporar una vacuna recombinante al protocolo de vacunación.

Uno de los diversos casos de campo que citó implicó brotes repetidos de la EN en una granja avícola mexicana. “No eran brotes sencillos; a veces se complicaban con virus de influenza aviar (IA) o bronquitis infecciosa, así como Escherichia coli y, en algunos casos, micoplasma”, comentó.

Una vez que se implementó un nuevo plan de vacunación que incorporó la vacuna recombinante Innovax ND-SB y una vacuna de bronquitis infecciosa atenuada Ma5, la mortalidad cayó de 24.5% a 5.5%, explicó Mosqueda.

También se realizó un ensayo con la vacuna recombinante en una parvada con un desafío leve de la EN bajo y sin influenza aviar. El objetivo fue determinar si se podría evitar el uso de una vacuna emulsificada para EN. Cuando las aves vacunadas en campo fueron estimuladas en el laboratorio con la cepa virulenta EN Chimalhuacán a los 21 y 35 días de edad, estuvieron protegidas al 100%, mientras que las aves sin vacunar usadas como control en el ensayo de estimulación de laboratorio tuvieron 0% de protección, explicó.

Sin embargo, Mosqueda enfatizó que “para que las vacunas funcionen en su óptima capacidad… se necesita reducir la susceptibilidad de las aves y el estímulo en el campo, así el éxito de una vacuna dependerá parcialmente de cómo se coloca dentro de su programa de vacunación”.

Dr. Robert Teeter

Dr. Luis Etcharren

Dr. Aris Malo

Reducción del estrés

El simposio incluyó ponentes de los países latinoamericanos y de Estados Unidos que utilizan vacunas recombinantes para EN o recombinantes para ILT con buenos resultados. Al sustituir algunas vacunas convencionales con las recombinantes, que no causan efectos secundarios, se estresa menos a las aves debido a que tienen menos reacciones que con las vacunas convencionales y también menor manejo de aves, además de que se requiere menos mano de obra que en los programas de vacunación convencional.

Los estudios presentados por el Dr. Robert Teeter, nutriólogo de la Universidad Estatal de Oklahoma, Estados Unidos, parecen confirmar la impresión de que el menor estrés de las vacunas convencionales es benéfico. Los pollos que recibieron Innovax-ND tuvieron una ganancia de peso significativamente mayor y mejor conversión alimenticia más temprano en la vida, menor producción de calor y valores más altos de proteína, grasa y energía neta en comparación con varias vacunas convencionales e inactivas para EN.

“Las primeras 2 semanas después de la vacunación parecen ser críticas para el impacto de la vacunación, y las recombinantes tienen menos impacto que todas las otras vacunas, especialmente durante estos primeros 7 días”, afirmó.

Retorno sobre la inversión

Ríos dijo que las vacunas recombinantes Innovax reducen la carga viral en el ambiente, mejoran la uniformidad de las vacunas y no interfieren con las vacunas convencionales para otras enfermedades respiratorias. Las parvadas tienen una sólida protección contra todos los genotipos de EN conocidos.

“Se debe sumar el costo de las vacunas de EN convencionales, los costos de mano de obra asociados y las restricciones de exportación debido al deficiente control de la enfermedad. Cuando se considera que cambiar a una dosis de la vacuna recombinante elimina todos estos factores negativos de la ecuación, la recombinante representa un buen retorno sobre la inversión tanto para los pollos de engorda como para las ponedoras”, enfatizó.

El Dr. Luis Etcharren, DVM, Director Global de Marketing en MSD Salud Animal, añadió que evitar las reacciones posteriores a la vacunación y la necesidad de tratar a las parvadas en el campo se traduce en ahorros de casi 5 centavos por ave”. Además, la aplicación de las vacunas en la planta incubadora puede reducir las fallas de las vacunas.

Ríos recordó a los productores que las dos vacunas de HVT no se pueden utilizar juntas. Si la ILT es el mayor problema, él aconseja sustituir las vacunas de ILT convencionales con la recombinante Innovax-ILT, que tiene las mismas ventajas que la Innovax-ND.

El Dr. Aris Malo, DVM, Director Global de Servicios Técnicos Avícolas, MSD Salud Animal, que tiene una amplia experiencia en el manejo de enfermedades respiratorias en los pollos, explicó cómo funcionan las vacunas recombinantes Innovax.

Éstas se basan en la tecnología de ADN recombinante y su fundamento es el virus del herpes del pavo (HVT). El HVT sirve como portador para un virus donador, que se inserta dentro del genoma del HVT. Para Innovax-ND, el donante es el gen del virus de la EN de “fusión” y para Innovax-ILT, son los genes del virus ILT “I y D”.

El “SB” en Innovax-ND-SB representa el serotipo 2 vivo (virus del herpes del pollo) de la cepa SB-1 de la cepa de la vacuna de la enfermedad de Marek, la cual se añadió para mejorar la inmunidad contra el Marek muy virulento, observó.

Además de que no causan reacciones, las vacunas Innovax se pueden administrar in ovo o subcutáneamente y funcionan a pesar de los anticuerpos maternos, añadió Malo.

“Con las vacunas convencionales de EN e ILT”, afirmó, “tenemos que revacunar repetidamente debido a la corta duración de la inmunidad. Algunas de las vacunas atenuadas se dispersan en el campo, lo cual puede resultar en pérdida del desempeño. Todos hemos visto las reacciones locales que pueden ocurrir con vacunas de EN inactivadas, que también aumentan los costos de mano de obra debido a que se deben administrar individualmente a las aves. No tenemos la mayoría de estos problemas con las vacunas recombinantes”.

Dr. Ariel E. Vagnozzi

Dra. Laura Villarreal

HVT versus FPV

El Dr. Ariel E. Vagnozzi mencionó la investigación que realizó como asociado en una investigación post-doctoral en el Centro de Diagnóstico e Investigación Avícola de la Universidad de Georgia.

En comparación con una vacuna convencional originada en el embrión del pollo, Innovax-ILT, así como una vacuna con vector de un virus de viruela aviar (FPV) ambas proporcionan una protección parcial. Sin embargo, después de que las aves fueron estimuladas a los 57 días de edad, las calificaciones después de 5 días y la carga viral 3 días después fueron significativamente mejores con Innovax en comparación con la vacuna de FPV.

“La vacuna recombinante HVT mitiga adecuadamente los signos clínicos después de la estimulación con una cepa virulenta de ILT e indujo una ligera reducción en la carga viral en la tráquea. No hubo diferencia en la protección inducida ya fuera que la vacuna recombinante HVT se administrara in ovo o subcutáneamente”, comentó.

La Dra. Laura Villarreal, DVM, Gerente Regional, MSD Salud Animal, Latinoamérica, dijo que al mejorar los resultados zootécnicos, las vacunas recombinantes contribuyen al crecimiento sostenido de la industria avícola.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *