5 de febrero de 2014 11:56 AM
Imprimir

Uruguay apura definición de carne de alta calidad

Uruguay buscará reafirmar ante Rusia su definición de carne de alta calidad para poder acceder a un cupo especial creado tras el ingreso de ese país a la OMC. La postura es lograr una definición más parecida a la que existe para cortes Hilton

Las negociaciones políticas para definir la reglamentación del cupo cárnico de alta calidad entre Rusia y Uruguay aún no están cerradas. Los rusos ya tienen una definición estándar de carne de alta calidad, pero todavía no estaría firme. Por eso, desde el Instituto Nacional de Carnes (INAC) se aprovechará la participación de Uruguay en la feria Prodexpo Moscú -a realizarse la semana próxima- para contactarse con las autoridades sanitarias rusas y reafirmar una definición de carne de alta calidad acorde con los intereses de Uruguay.

“Pretendemos una definición de carne de alta calidad más parecida a lo que es la que rige para cuota Hilton” pero, “la que maneja Rusia hoy tiene mucho que ver con la Cuota 481 (el cupo creado por la Unión Europea en el marco del litigio con Estados Unidos por la carne con hormonas). Una definición más parecida a la Hilton es más amplia y puede abarcar a mayor cantidad de productores”, afirmó a El País el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Luis Alfredo Fratti. El plazo para el pronunciamiento de Rusia expira este mes.

“Si Uruguay logra una buena definición que le permita insertar una cierta calidad de carne, obviamente existe una oportunidad de negocio para poder salir de la estructura de cortes congelados tradicionales”, aseguró Marcelo Secco, director comercial del Grupo Tacuarembó/Marfrig, a El País.

Lo más importante es que ese cupo tiene un arancel diferencial para el exportador y le permite al importador poder pagar algunos dólares más por el producto, porque tiene menos impuestos.

Mercado.

Mientras tanto, la industria cárnica uruguaya espera tomarle el puso al mercado ruso la próxima semana, en el marco de la Prodexpo Moscú.

Por ahora, la presencia de carne paraguaya y brasileña es importante y vale menos que la uruguaya. Por eso hay poco volumen de operaciones de los frigoríficos uruguayos en este mercado, que esperan que China deje atrás las festividades del Año Nuevo lunar y vuelva a comprar.

“No es que a menos precios podamos vender los volúmenes que quiéramos”, aclaró Secco.

“A nivel de operaciones, hay una decisión doble. Ni los frigoríficos uruguayos quieren llegar a los precios que Rusia está dispuesto a comprar hoy -paridad Paraguay y Brasil- y queremos seguir esperando para ver qué pasa con el mercado chino. En 10 o 15 días se verá la verdad del mercado, principalmente en lo que es commoditie”, afirmó el director comercial del Grupo Tacuarembó/Marfrig.

Por otro lado, la novedad es que el servicio sanitario de Rusia reincorporó al listado de plantas exportadoras desde Uruguay a Cledinor (Frigorífico La Caballada de Salto) que había sido deslistado junto a otras plantas y agregó a Frigorífico Copayan para carne y menudencias.

Rusia sigue firme con los controles sobre las plantas australianas luego de haber detectado carne con hormonas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *