6 de febrero de 2014 00:35 AM
Imprimir

Espiroquetosis intestinal aviar

El término espiroquetosis intestinal aviar (EIA) se refiere a la enfermedad en pollos y a veces otras especies de aves asociada con la presencia de espiroquetas del género Brachyspira en el intestino grueso, de acuerdo con la Agencia de Sanidad Animal y Laboratorios Veterinarios en su revista Veterinary Information Note.

Signos clínicos

En el Reino Unido la enfermedad se observa principalmente en ponedoras de aproximadamente 20 semanas de edad en adelante, en las cuales existen signos clínicos de leves a moderados, que generalmente incluyen diarrea (particularmente viscosa o ligeramente espumosa, con excrementos de color caramelo), cloacas pastosas, cáscaras de huevo con manchas fecales y una baja en la producción de huevos, asimismo las aves pueden verse adormecidas.

También se ha informado acerca de otros signos que incluyen el inicio atrasado de la postura de huevos, tasas de crecimiento retrasadas, huevos con un promedio de peso reducido y un menor contenido de carotenoides en los huevos.

También se ha descrito la enfermedad en reproductoras de pollos de engorde. En la progenie de reproductoras pesadas se puede observar pollitos débiles, mala conversión de alimentos y mala digestión, así como un crecimiento atrasado. En otras especies se puede ver una variedad de signos, que incluyen enfermedad grave y la muerte en ñandúes.

Agentes causales: Brachyspira

En aves se puede detectar una variedad de la especie Brachyspira, pero las especies patógenas en pollos se consideran B. pilosicoli, intermedia y alvinipulli. En contraste, la colonización del intestino con B. innocens y murdochii se considera ser subclínica y no patógena, con los organismos que actúan como comensales.

Rara vez se ha informado una infección natural de pollos con B. hyodysenteriae, pero este organismo puede causar tiflitis ulcerativa grave en los ñandúes. Se ha reportado que la B. alvinipulli está asociada con una grave enfermedad en gansos.

Patogenicidad de espiroquetosis

Las espiroquetas intestinales se transmiten directamente entre las aves por ruta fecal – oral y potencialmente también las pueden transportar mecánicamente los roedores y otros mamíferos como perros, insectos tales como moscas y por medio del calzado.

El efecto sobre las aves varía según la gravedad de la infección y otros factores como la dieta (por ejemplo la calidad del trigo o de otros alimentos balanceados), factores relacionados con el manejo de la producción (tal como el inicio de la postura de huevos, la muda, el piso del galpón, el hacinamiento y otras presiones), la genética y la infección simultánea con otros agentes patógenos.

 

Brachyspira causa enfermedad grave y mortalidad en ñandúes
 
La presencia de otras bacterias anaerobias tales como Clostridium perfringens como parte de la flora del intestino grueso puede influir en la expresión de patogenicidad.

En pollos las lesiones a la vista o histológicas son pocas o mínimas. Los ciegos pueden llenarse con un contenido desde baboso hasta espumoso, un líquido amarilloso marrón. Puede no verse ninguna inflamación o una leve tiflitis linfocítica. Las especies Brachyspira se detectan principalmente en los ciegos y en éstos puede darse una colonización persistente. No existe colonización del intestino delgado.

Histológicamente se pueden ver espiroquetas en el lumen de los ciegos o en el caso de B.pilosicoli formando colonias en el epitelio. La penetración entre y debajo de las células epiteliales de los ciegos o la erosión/necrosis de las células epiteliales de los ciegos es factible para la B. intermedia.

Toma de muestras

El diagnóstico se basa en la detección de organismos de Brachyspira asociados con signos clínicos de la enfermedad. Actualmente el cultivo es el método preferido para identificar las especies de Brachyspira; las pruebas PCR desarrolladas para cerdos son de valor limitado para identificar especies distintas a la B. hyodysenteriae y pilosicoli.

Aunque se han desarrollado pruebas PCR para especies aviares de Brachyspira, la diferenciación de las especies ‘no patógenas’ sigue siendo problemática.

El excremento fresco o el contenido de los ciegos son muestras óptimas para aislar o para demostrar directamente las espiroquetas intestinales. Ciegos frescos e intactos son la muestra preferido si está disponible.

Para las aves vivas el raspado de la cloaca o las heces son alternativas prácticas, pero puede lograrse menor éxito para aislar organismos que con el contenido de los ciegos. Los organismos Brachyspira son estrictamente anaerobios y las muestras se deben mantenerse lo más anaeróbias como sea posible.

Ya que no todas las aves en una parvada infectada son necesariamente positivas al cultivo, es posible que se tendrán que examinar muestras de un número de ave, o de tomar muestras en grupo.

Control de Brachyspira

Se deben mantener buenas normas de bioseguridad para minimizar el riesgo de transmisión de Brachyspira entre las parvadas, incluso buenas normas de control de roedores. Los brotes de EIA pueden ocurrir en cualquier sistema de gestión, pero tienden a ser más frecuentes y más problemáticos para resolver en ponedoras de campo.

Se deben hacer esfuerzos para minimizar el impacto de la dieta y otros factores infecciosos y no infecciosos que pueden ser fundamentales en una infección de Brachyspira. No hay antimicrobianos específicamente autorizados para el control de Brachyspira en aves, pero rutinariamente se emplean varios productos bajo sugerencia del veterinario.

Sin embargo, la respuesta al tratamiento a largo plazo puede ser decepcionante; además la resistencia a algunos antimicrobianos se reporta más seguido en cepas de Brachyspira porcinas, y también puede ser más prevalente en cepas aviares.

No existe vacuna disponible con licencia, pero se han empleado vacunas autógenas en un intento de controlar la enfermedad, pero la eficacia de estas es incierta.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *