7 de febrero de 2014 11:11 AM
Imprimir

La carne ovina uruguaya llega a Filadelfia el 13 de marzo

El primer contenedor con 11 toneladas de carne ovina uruguaya desosada y madurada salió ayer y estará llegando al Puerto de Filadelfia el 13 de marzo. Uruguay ya comenzó a trabajar para entrar cortes con hueso, a futuro, en este mercado.

Uruguay es el único país libre de aftosa con vacunación que ingresa con cortes bovinos y ovinos, desosados y madurados, en Estados Unidos que es una nación libre de la enfermedad. Ayer, las autoridades de Frigorífico San Jacinto, la embajadora de Estados Unidos en Uruguay, Julissa Reynoso, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, productores y empresarios, despidieron el primer contenedor con 11 toneladas de cortes ovinos (piernas, lomos y bifes) desosados y madurados con destino a Estados Unidos, luego que se habilitara el mercado el 13 de noviembre de 2013.

Hasta ahora se había enviado una muestra de prueba por avión de 854 kilos netos -con los mismos cortes- en 84 cajas. Uruguay había exportado poco volumen a este mercado previo a 2001, antes de la epidemia de fiebre aftosa y ahora se retoma una corriente comercial que tiene todo dado para crecer fuerte.

Frigorífico San Jacinto (Nirea S.A.) fue un fuerte impulsor del cordero pesado en 1996, idea que cuenta hasta hoy con el apoyo del Secretariado Uruguayo de la Lana y Central Lanera Uruguaya. La iniciativa cambió el negocio de los ovinos en Uruguay. Las primeras pruebas se hicieron en esta planta y es el primer frigorífico en reabrir el mercado estadounidense.

“Con la reapertura de Estados Unidos para cortes sin hueso, abrigamos la esperanza de poder entrar en Unión Europea, México y en este mismo mercado con cortes sin desosar”, dijo el presidente de San Jacinto, Gustavo Diéguez, quien agradeció a productores y empleados de Nirea S.A. el esfuerzo.

Para el vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Pérez Abella, entrar en Estados Unidos también con ovinos “es un hito. Tiene importancia a nivel internacional por ser un país libre de fiebre aftosa y serio como lo es, que acepta y confía en Uruguay y en los servicios técnicos que tenemos. Eso nos posiciona mucho mejor para el ingreso a Japón, que es el último país que nos está quedando”.

Por su parte, la embajadora Reynoso, dijo que este primer embarque no lleva solo carne ovina, para su gobierno, “lleva ciencia y tecnología” y reconoció que también “lleva el esfuerzo de productores y del gobierno uruguayo de mantener su status de libre de aftosa y de libre de vaca loca, la garantía fundamental en el comercio mundial”.

Reynoso sostuvo que para EE.UU. el comercio “es una avenida de dos vías”, por lo que se espera “el levantamiento de las restricciones sanitarias pendientes a los productos estadounidenses (mollejas y carne aviar), para que los uruguayos también puedan disfrutar de productos sanos y seguros de Estados Unidos”.

El ministro Aguerre, dijo que Uruguay no puede crecer sin “inserción internacional” y consideró que esta “solo puede crecer construyéndose oportunidades comerciales”.

Aguerre recordó que “exportar carne ovina a EE.UU. es la condición previa y cercana a exportar con hueso, para lo cual tenemos que trabajar”.

El ministro consideró que ese país “es un mercado estratégico para Uruguay por sus hábitos de consumo. En caso de la carne ovina, no solo es importante por lo que se venda, sino también porque es una señal.

Uruguay ostenta una condición sanitaria que para muchos de nuestros competidores es envidiable”, sostuvo el titular del MGAP.

Para los 13.500 productores de ovinos, de los cuales 11.000 son productores familiares, es una gran oportunidad, tras la apertura del mercado mexicano hace unos años.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *