7 de febrero de 2014 11:50 AM
Imprimir

Un nuevo sistema de alimentación mejora la calidad de la leche de cabra y reduce el impacto ambiental de su producción

Un proyecto de la Estación Experimental del Zaidín, adscrita al CSIC, lo ha hecho posible.

¿Es posible producir leche de cabra con una menor proporción de ácidos grasos saturados y conseguir que los animales que la producen disminuyan sus emisiones de metano? ¿Y lo es por un sistema sencillo e inmediato? Los científicos de la Estación Experimental del Zaidín, en Granada, acaban de demostrar que sí.

Un equipo de investigadores de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ), perteneciente a la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha diseñado dietas para rumiantes en las que parte de un pienso con gran cantidad de cereales se sustituye por bloques multinutrientes. Estos bloques incluyen distintas materias primas locales y subproductos como el alperujo, derivado de la extracción del aceite de oliva, y desechos de invernadero (destríos de frutos de tomate y pepino).

Cuando se ha suministrado estas dietas a cabras de ordeño se ha registrado una disminución del coste de la alimentación del ganado, así como de la producción de metano generada en la fermentación ruminal y que contribuye al efecto invernadero. Además, la leche procedente de los animales alimentados con dietas que contienen bloques multinutrientes presenta una mayor proporción de ácidos grasos saludables y menor de ácidos grasos saturados, relacionados con la incidencia de distintas enfermedades.

Los bloques multinutrientes son una vía para introducir materias primas ricas en agua, como el alperujo o los destríos de invernadero, en la alimentación del animal rumiante facilitando su almacenamiento, reutilización y revalorización. La sustitución de parte del cereal en la dieta de los rumiantes contribuye a abaratar su coste. Compuestos presentes en el alperujo y en los destríos de invernadero (taninos, ácidos grasos) son los que pueden contribuir a mejorar la calidad saludable de la leche y sus derivados, modificando su perfil de ácidos grasos, y a disminuir las emisiones de metano procedentes de las explotaciones de caprino.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *