7 de febrero de 2014 13:46 PM
Imprimir

El campo habla . . .

CompartiremailFacebookTwitter… que ni el clima ni la política están dando respiro a los productores agropecuarios que ya no saben demasiado qué penal atajar primero. Es que a la aguda sequía que se produjo, especialmente desde fines de la primavera y el primer mes del verano (y que aún se prolonga en varias provincias del oeste […]
… que ni el clima ni la política están dando respiro a los productores agropecuarios que ya no saben demasiado qué penal atajar primero. Es que a la aguda sequía que se produjo, especialmente desde fines de la primavera y el primer mes del verano (y que aún se prolonga en varias provincias del oeste y del norte), con calores sofocantes que provocaron daños irreversibles en muchos cultivos, ahora se suma una seguidilla de lluvias (torrenciales en varios casos) que, además de provocar asfixia en algunos potreros, vienen acompañadas por granizos de variada magnitud pero, especialmente, por cantidad de plagas y malezas (por el calor y las temperaturas que las favorecen) que obligan a gastos extra que erosionan aún más la renta.
Así, mientras muchos productores siguen a la caza del ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, quien hace un par de semanas “garantizó la provisión de agroquímicos. lo que obviamente no está ocurriendo porque en algunos casos faltan y en otros muchos no se sabe a qué precios venderlos (varios son importados y no se sabe cuál puede ser el valor del dólar para la reposición), otros memoriosos recordaban la penalización de u$s 4 millones que tuvo que pagar la Argentina a México a principios de los 70 cuando, justamente por las lluvias de febrero, no pudo cumplir con un compromiso de embarque a México…

…que, mientras, la mayoría trata de adivinar que pueden hacer para cubrir el valor de sus activos productivos hasta que llegue el momento de los gastos (a la cosecha), o de la inversión para la siembra de la nueva campaña 14/15 en 5-6 meses ya que, entre otras cosas, falta financiación (se suspendieron todos los créditos oficiales) y la poca que hay ya escala a tasas superiores al 30% para productores medianos-granos, y bien por encima del 40% para las PYMES, todo lo cual hace presuponer que la siembra que viene puede registrar una nueva caída en muchos de los productos .

De más está decir que los aumentos en los combustibles tampoco aquietan demasiado las aguas y, menos aún, los dichos descalificantes para la gente del campo, de parte de algunos funcionarios, encabezados por el propio Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.
Casi se podría decir que este hecho cae peor que los propios rumores lanzados desde el mismo gobierno, u otros afines provinciales (caso Sergio Uribarri de Entre Ríos que propone un Instituto Regional del Comercio que algunos suponen como una especie de IAPI de los ´50), o la organización que impulsara en su momento Julián Dominguez cuando pasó por la cartera de Agricultura, tendientes a recrear alguna forma de intervención en el comercio de granos del tipo de la ex Junta de Granos, esquema ya perimido en los pocos lugares del mundo dende aún subsistía algo de ese tenor.
La versión, considerada como imposible de llevar a la práctica por la mayoría, ya que no están los recursos ni la gente como para que el Estado vuelva a manejar los puertos (más de 12 hoy privados), silos, elevadores, etc que requeriría el costoso e ineficiente sistema, tampoco tendría demasiado sentido dado “el nivel de intervención estatal que ya tiene hoy el comercio agrícola”, señaló un dirigente aludiendo a los ROES, permisos de embarque, precios dirigidos y otras minucias que vienen contaminando los mercados agrícolas desde hace años.
Pero también, el asunto volvió a revivir diferencias en el seno de la Mesa de Enlace ya que no todos los dirigentes ostentan la misma posición. Donde no hay divergencias es en el sector lechero que, finalmente, tuvo su ansiado encuentro con las autoridades, aunque no lograron practicamente ninguna de las correcciones que vienen reclamando desde hace años y que mantienen estancada la producción en niveles similares a los de los ´90.
 Peor aún, parece que varias empresas lácteas recibieron “sugerencias” en no demasiado buenos términos, por el precio de los lácteos al consumo con lo cual, difícilmente, flexibilicen los valores de la materia prima para el tambo…
 

…que, mucho más glamoroso son los comentarios que siguen tras la visita, el fin de semana pasado, de sus Altezas, los Principes Akishino de Japón, a un asado (pedido especialmente por ellos mismos), en un establecimiento bonaerense a apenas 100 km de Buenos Aires…

Además de la clase de forrajes que recibió el Príncipe (un especialista y fanático de la naturaleza), la satisfacción imperial tras el suculento asado de Aberdeen Angus en el que se sirvieron todos los cortes especiales de exportación (ojo de bife, angosto, ancho, etc.) que, como si fuera poco, fueron madurados al vacío para mejorar más aún su terneza, determinaron que el presidente de la entidad, Alfredo Guzman, y algunos de los directores que lo acompañaron, se mostraran más que satisfechos.
Ahora resta esperar para ver si la diplomacia rinde sus frutos y puede producirse algún acercamiento al sofisticado mercado japonés de carne vacuna, hasta ahora vedado para la Argentina, aunque ya algunos estados de Brasil comienzan a registrar avances.
Por supuesto, que mucho menos divertidos (sobre todo para los que los sufrieron) resultaron los comentarios sobre la “falta de sistema” que también sufrió el Senasa y que impidió el traslado de distintos productos del campo, ya que suspendieron los DTA que permiten su circulación por las rutas….
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *