10 de febrero de 2014 12:27 PM
Imprimir

Cría de conejos

PARA CONSUMO DE CARNE

Poseen una carne exquisita, muy similar a la del pescado, que no contiene ácido úrico ni colesterol

La cría de conejos puede convertirse en un rubro de rentabilidad si se lo maneja debidamente. Esto quiere decir: contar con instalaciones adecuadas, realizar un manejo sanitario correcto y brindar una nutrición en base a los requerimientos del animal. En cunicultura lo que se aprovecha es la carne, que a pesar de no poseer elevada demanda, va ganando terreno debido a que el producto obtenido es exquisito y posee un alto valor nutritivo para el ser humano.

La cunicultura o cría de conejos es un rubro alternativo que puede expandirse. Su utilidad radica en la obtención de carne blanca. Sin embargo, algunas personas compran conejos para tenerlos como mascotas. La ventaja en la producción de estos animales está en su precocidad y prolificidad. En tres meses, los conejos ya se encuentran en condiciones de ser cruzados; y en 75 a 90 días ya están listos para la faena. Una hembra puede tener en promedio ocho crías; aunque algunas llegan a más. Su periodo de gestación es de 31 días y en tan solo un año es posible alcanzar diez partos.

SISTEMA SEMIINTENSIVO

Con este sistema se aprovecha mejor a las hembras de producción, debido a que las mismas tienen sus crías cada 45 a 60 días, de tal forma a descansar entre parto y parto. Así es posible utilizar a las reproductoras por dos o tres años. En cambio en el sistema intensivo, las hembras vuelven a ser utilizadas a los tres o cuatro días después del parto, lo que genera más desgaste y obliga al productor a renovar su plantel de hembras al cabo de doce meses. Lo recomendable es que un macho cubra a 10 hembras, si bien puede cubrir a más. Aquellos que no se utilicen como reproductores van directamente a engorde, para la posterior faena. Un conejo promedio puede alcanzar un rendimiento de 1 a 2 kg de carne limpia.

MANEJOS

La producción puede hacerse en jaulas individuales. Existe una medida estándar para las parideras, que es 60 cm de ancho por 80 cm de fondo; en este espacio entra una hembra y sus crías. Es necesario que las jaulas estén a una altura de 80 cm, para evitar el contacto de los ejemplares con el suelo, lugar que alberga posibles focos de plagas y enfermedades. La comida es a voluntad, una vez por día. En el caso del agua, pueden utilizarse bebederos automatizados que proveen agua fresca las 24 h. Es importante además, realizar el manejo sanitario correcto y oportuno. El inconveniente principal son los parásitos externos que se previene con ivermectina al 1 %.

CALOR

Hay que tener en cuenta que el estrés calórico es dañino para los conejos por lo que se debe evitar el contacto directo del sol, más aún, considerando las altas temperaturas del verano. Lo primordial es tener las jaulas bajo techo o árboles, de manera a lograr una temperatura más agradable.

RAZAS

En Paraguay se aprovecha muy bien el conejo blanco holandés, por su precocidad y prolificidad; asimismo, están el californiano, el de orejas negras, el conejo rojo y la mariposa. En todos los casos, poseen una carne exquisita, muy similar a la del pescado, que no contiene ácido úrico ni colesterol.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *