10 de febrero de 2014 18:39 PM
Imprimir

Chicanas y diálogo para que nada cambie ! ! !

Las entidades del campo repudiaron los dichos del Jefe de Gabinete. A su vez, el ministro de Agricultura recibió a integrantes de la cadena lechera, aunque sin grandes anuncios para el corto plazo.

“El Gobierno ha favorecido al campo. Al campo de Paraguay, de Brasil y de Uruguay”, expresó irónicamente Luis Miguel Etchevehere, presidente de la Sociedad Rural Argentina. Días después, en una emisora radial capitalina agregó: “El Gobierno tiene que hacer recuperar la confianza de los que invertimos en el país”.

Paralelamente, los otros integrantes de la Mesa de Enlace no se quedaron callados. “Una vez más el Gobierno está leyendo el libro de la realidad al revés”, fue el título elegido por Confederaciones Rurales Argentinas. La entidad conducida por el rafaelino Rubén Ferrero, manifestó su “total repudio ante las manifestaciones nuevamente agresivas que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, le propinó al sector productivo en su totalidad”. Para CRA Capitanich volvió a encender la mecha, “intentando incentivar el odio entre los mismos argentinos, demostrando no estar a la altura del cargo que ocupa y de la actualidad de la Argentina”.

Según los ruralistas, el caso del maíz es paradigmático de este discurso ambivalente. “Hoy nuestro país podría producir 35 millones de toneladas, consolidarse como segundo exportador mundial y aportar divisas a la economía nacional por más de 5.000 millones de dólares. Sin embargo lejos estamos”.

Y agregaron: “Los productores no especulan, no son avaros y no son monstruos antipatriotas que se levantan todos los días para atentar contra la economía del país y, por ende, contra sus propios hermanos, como quiere hacerle creer el Gobierno a la sociedad. Es la clara búsqueda de encontrar culpables la política más identificatoria de estos 10 años. Sin asumir sus propios errores, sus desmanejos, su conciente ignorancia sobre temas productivos, el Ejecutivo nacional ataca y ataca, a los medios independientes, a los empresarios no oficialistas, a los productores agropecuarios y a los dirigentes del campo, dilatando la toma de medidas concretas que formen parte de una solución de larga plazo.

Finalmente, expresaron que desde el sector productivo “nos hemos cansado de intentar abrir puentes de diálogo con referentes del Gobierno, y siempre hemos recibido reveses que solo buscan ningunear a los productores, a los dirigentes agropecuarios y a las entidades más representativas del campo. Una vez más el Gobierno está leyendo el libro de la realidad al revés, buscando el camino del odio, del amigo/enemigo, no poniéndose ni de cerca de la altura de las circunstancias”.

Mentiras y verdades

La Federación Agraria Argentina, por su parte, prefirió remarcar la falsedad del relato del gobierno sobre el sector agropecuario: “Una verdad a medias, que termina siendo una gran mentira”. A propósito de esto, criticó los dichos del jefe de Gabinete, quien aseguró en las últimas horas que este es el Gobierno que más ha ayudado al desarrollo del sector agropecuario y al incremento del volumen de producción. “Es una verdad a medias, porque en la última década la realidad es que lo se hizo fue impulsar el monocultivo de soja a gran escala, mediante la destrucción de la ganadería, la lechería y otras producciones regionales, propiciando una brutal concentración económica y el desplazamiento de miles de chacareros”.

Según la entidad federada, el gobierno habla de diferenciar a los grandes exportadores de los pequeños y medianos productores. Pero de 2003 a la fecha, la única verdad es que a la hora de aplicar políticas “no se hizo más que profundizar el esquema concentrador de décadas pasadas. Hoy, el 8 % de los productores de soja manejan el 80% de la producción, y lo reconoció el propio ministro Capitanich”. Para la FAA, “hicieron oídos sordos a los reclamos de nuestra entidad por la segmentación de retenciones, para utilizarlas como instrumento de política de desarrollo, para la generación de planes de valor agregado en manos de los productores en forma individual o asociativa y/o cooperativa, entendiendo la misma como impulsora del desarrollo de los pueblos del interior y la generación de miles de puestos de trabajo”.

Finalmente, al a hora de buscar consensos, reiteraron que este tipo de respuestas podrían encontrarse mediante el diálogo, antes que repitiendo afrentas desde un atril. “Hay millones de compatriotas preocupados por el futuro económico de nuestro país y por una recuperación de la calidad institucional”, concluyeron.

Laberintos del relato

A su turno, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y la Pampa (CARBAP) expresó su más profunda preocupación por el “alarmante desconocimiento técnico del Jefe de Gabinete Jorge Milton Capitanich sobre cuestiones fiscales y en particular sobre el IVA agropecuario”.

Según la entidad, “lo cierto es que el productor agropecuario compra la mayoría de sus insumos pagando el 21% de IVA y vende su producción con un 10,5 % de IVA, generándose un crédito fiscal, que no es otra cosa que acumulación de dinero en manos del fisco. En el caso de los granos en particular, cuando se venden con el 10,5 % , el 8,5 % queda retenido por la AFIP y solamente percibe el productor el 2%, tornándose la devolución de ese 8,5 % complicada y en muchos casos imposible. Esto claramente demuestra que el productor esta en clara desventaja al comprar al 21 y vender al 10,5 %, y mas aun cuando se complica la devolución del crédito fiscal.

Para los ruralistas bonaerenses y pampeanos, el Jefe de Gabinete ve fantasmas en donde hay humo, y concluyeron que la mesa de los argentinos “sólo se defiende con más producción y alimentos con precios justos, y para llevar eso a la realidad son necesarias políticas que desaten la potencialidad del sector agropecuario de una vez por todas. La única verdad es la realidad”.

Frustración lechera

El pasado lunes, el ministro Casamiquela recibió a integrantes de la cadena lechera. Si bien algunos industriales elogiaron la apertura al diálogo, los tamberos criticaron la falta de cambios en las reglas de juego. “Años de políticas sectoriales equivocadas han llevado al extremo la vulnerabilidad del productor, encontrándose hoy indefenso frente al caos generado por la devaluación y la creciente inflación”.

 

Cambia, nada cambia

“No hubo ningún resultado. Sólo se nos comunicó una propuesta de crecimiento que resulta inviable si no se cambian las actuales condiciones. La demanda del mundo golpea hace años nuestras puertas. Nuestra respuesta ha sido estancar la producción, a diferencia de lo que ocurre entre los países productores de leche que crecen impulsados por señales adecuadas. Lo que falla son las políticas oficiales que han permitido que los intermediarios entre el mercado y el productor salgan a cazar en el zoológico en perjuicio de este último. No sirve tampoco que algunos busquen prebendas, alineándose con las medidas oficiales, para disimular deficiencias de su gestión”, manifestaron.

Según los tamberos, sin cambios que modifiquen las inconducentes regulaciones de los últimos años y sin asistencia que atienda sus urgencias y necesidades actuales, al productor solo le queda interpretar adecuadamente las actuales circunstancias: Hacerse oír y organizarse para reclamar por sus derechos y lograr comercializar su producción adecuadamente.

 

P3NOTAREL_CASAMIQUELA_(2)_41974.JPG

Hay millones de compatriotas preocupados por el futuro económico de nuestro país y por una recuperación de la calidad institucional.

 

 

El dato

Ir para atrás

  • Según la Mesa de Productores Tamberos, “si la señal que recibimos es que la mejora de precio deriva de la caída de producción, deberemos apostar al achique hasta lograr un precio por la leche cruda que cubra los actuales y futuros costos de producción, y sustituir la producción de leche por producciones alternativas. Los tamberos a través de la MNPL no dejarán de reclamar por una lechería transparente, en sana competencia, donde la variable de ajuste no sean siempre los productores y evitar así el cierre de tambos y la caída de producción”.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *