16 de febrero de 2014 20:24 PM
Imprimir

Cambiar reglamentación de cuota Hilton sería “error estratégico”

URUGUAY : Pedir un cambio en la reglamentación de la cuota Hilton "es un error estratégico muy malo para Uruguay", sostuvo el presidente de INAC, Luis Alberto Fratti. La industria había planteado la posibilidad de incluir animales terminados a granos.

La cuota Hilton que abarca el cupo de cortes bovinos conocido como rump & loing (lomos, bifes y cuadril) -los de mayor valor de la res- incluye solo novillos terminados a pasto. Sin embargo, más allá de que básicamente los países de Sudamérica que tienen este cupo cumplen con este requisito, debido a cómo está reglamentado -Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay-, otros proveedores incluyen carne procedente de animales terminados a granos.

Por eso, semanas atrás la industria frigorífica planteó en el Instituto Nacional de Carnes (INAC) su interés en que se negocie una modificación de la reglamentación para poder procesar los animales criados a pasto, pero terminados a granos, que no cumplen con los requisitos de la cuota 481. Esta última, es para cortes bovinos de alta calidad y fue abierta por la Unión Europea para terceros abastecedores en el marco del litigio que mantuvo con Estados Unidos por la carne con hormonas.

“Desde mi punto de vista es un error estratégico muy malo para Uruguay”, opinó Fratti al ser consultado por El País sobre el comentario que llevó la industria al organismo. Aclarando que es una opinión personal, el jerarca consideró que “es bueno que Uruguay mantenga y proteja cuotas para carne procedente de animales de pasto que representan al 80% de la ganadería nacional”.

El INAC no hizo el planteo al Ministerio de Relaciones Exteriores, que es quien tiene que negociar políticamente con la Unión Europea, y aparentemente se descartaría hacerlo, pues no se trató de un pedido formal de la industria, sino de un simple comentario.

“Lo que hay que pelear es por más volumen de cuota y no estar cambiando definiciones. En cada negociación o hay que entregar algo o lleva demasiado tiempo, en lo que capaz perdemos energía”, reflexionó Fratti.

“En Uruguay no podemos tener todo y que nos hagan todos los gustos, lo que tenemos que poner primero es el interés nacional y eso pasa por tener cada vez más cuotas en cada uno de los rubros que tenemos”, agregó el jerarca.

Según la visión del presidente del INAC, “sería mejor que si tenemos problemas con la cuota 481, mejor que nos den más cuota, más que estar peleando una definición”.

El origen del cupo Hilton se remonta a 1979, durante la llamada Ronda de Tokio, una rueda de negocios organizada por la cadena de Hoteles Hilton (por eso el nombre) en el marco del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por su sigla en inglés). Nació a partir de que varios países criticaron las exigencias del viejo continente para el ingreso de productos agropecuarios. Así, Europa le asignó un cupo anual de carne vacuna a varios países extra comunitarios, donde solo se incluyó carne de alto valor.

Los cortes deben proceder de bovinos con edades comprendidas entre 22 y 24 meses, con dos dientes incisivos permanentes, alimentados exclusivamente en pasturas, cuyo peso a la faena no excede los 460 kilogramos vivos, de calidad especiales o buenos, denominados cortes vacunos especiales en cartones Special Boxes Beef, cuyos cortes estén autorizados a llevar la marca SC” (Special Cuts)”. Uruguay cuenta con una cuota de 6.300; Argentina: 29.500; Estados Unidos: 11.500; Canadá llegará a 45.000 en los próximos años bajo la cláusula nación favorecida; Brasil 10.000 toneladas; Paraguay: 1.000 y Nueva Zelanda 1.300 (en todos los casos son toneladas a cumplir año agrícola).

A tiempo.

En el caso de Uruguay, estarían faltando alrededor de 2.700 toneladas para cumplir el cupo asignado y en el INAC se considera que todo está dado para volver a cumplirlo otro año más.

No hay nada que esté indicando que no se pueda cumplir la cuota este año, dijeron a El País varias fuentes de la industria frigorífica al ser consultadas. Están faltando unas 13 semanas hasta llegar a la primera semana de junio (fecha de los últimos envíos) para poder cumplir el cupo. Incluso con un ritmo de faena más bajo que el actual se llegaría al cumplimiento.

“La oferta de ganado tiene que aparecer. Sobran los novillos para darle cumplimiento”, dijo uno de los voceros industriales. En el peor de los casos, si no se llegara a cumplir, Uruguay no cometería ninguna falta, ni sería sancionado por eso. Argentina lleva varios años sin cumplirlo y sigue exportando.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *