18 de febrero de 2014 15:39 PM
Imprimir

Control de Enfermedades en Soja. Eficiencia económica y Productiva.

Campañas como la actual donde se intercalan fuertes tormentas con períodos de sequía llevan a optimizar el costo de control de Enfermedades de Fin de Ciclo en Soja.

La producción del cultivo de soja, tanto de primera como de segunda, está siendo sometido a fuertes presiones, tanto climáticas, como de mercado e impositivas. Esto lleva a que cada paso productivo que se deba dar en función de aplicar una estrategia defensiva al cultivo deba ser evaluado con rigurosidad económica y justificación productiva.

Está claro que la peor ecuación productiva que se pueda tener es aquella que no genera ingresos. Y las enfermedades, especialmente en soja, son generadoras de pérdidas productivas de relevancia económica y más en años donde el cultivo es sometido a fuertes condiciones de stress como el corriente. Pero cada enfermedad y estadío del cultivo merece una estrategia de control diferente, donde  enfermedades de Fin de Ciclo manifestadas en forma temprana o la misma Mancha de Ojo de Rana detectada mediante monitoreos tempranos puede ser controlada mediante el uso de bencimidazoles o triazoles, usados puros o en mezcla o directamente yendo a fungicidas mezclas de estrobirulinas y triazoles que, en estadíos mas avanzados, permitan un buen control de las mismas.

Los Bencimidazoles son aquellos grupos de fungicidas, a los que pertenece el  Carbendazim, que actúan inhibiendo la división celular del hongo. La principal ventaja es su alta efectividad a muy bajo costo /ha. Por su parte los triazoles como el Tebuconazole, tienen la particularidad de tener mayor poder curativo actuando sobre la síntesis del Ergosterol y las estrobirulinas como la Azoxistrobina, actúan sobre la respiración mitocondrial. La combinación de los diferentes principios activos y modos de acción asegura mayor eficiencia en el control de los agentes patógenos fúngicos y asegura la no generación de resistencias o perdidas de sensibilidad a los diferentes fungicidas por parte de los hongos en cuestión.

Rotam, Compañía de origen Chino Canadiense, líder en la producción de agroquímicos post patente, posee en su cartera de productos varios fungicidas que combinan calidad de síntesis de principios activos gracias a sus procesos de fabricación de suma exigencia  y eficiencia de acción fúngica. Rodazim 50 SC en un fungicida en base a Carbendazim Blanco al 50% que combinado con Icarus 25 SC, cuya formulación se basa en Tebuconazole al 25% permite un buen control y curado de enfermedades en soja. Por su parte Ykatu,  fungicida mezcla de Azoxistrobina mas Tebuconale en una proporción 1:2, permite un mayor nivel de curado que las mezclas tradicionales presentes en el mercado, con los efectos preventivos reconocidos en los fungicidas en base a estrobirulinas, otorgándole una residualidad superior a los tratamientos.

Por su parte, Rotam está presentando un nuevo fungicida en base a una Triple Mezcla llamado Guayra cuya formulación en base a Azoxistrobina al 8%, Tebuconazole al 16% y Carbendazim al 36%. Esta triple formulación sinergiza la acción fúngica, aumentando la eficiencia de control y la producción de soja por Ha. Ensayos realizados en tres localidades, como ser Marcos Juárez, Pergamino y Paraná, en las estaciones experimentales de INTA, marcaron diferencias productivas de un 8, 13 y 8% respectivamente, en aplicaciones realizadas en Diciembre del 2012.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *