30 de marzo de 2010 07:32 AM
Imprimir

Llaman a tomar medidas contra la "polilla de la uva"

Desde el Ministerio de la Producción lanzaron una serie de recomendaciones para productores y bodegas, tendientes a evitar que la presencia de la Lobesia botrana se siga extendiendo en la provincia. Hace dos semanas la provincia declaró la emergencia fitosanitaria, en concordancia con el Senasa.

En el Gobierno provincial hay preocupación por la presencia ya confirmada de la Lobesia botrana en vides mendocinas y lanzaron una serie de reocomendaciones para evitar la propagación de la plaga, conocida como "polilla de la uva".

El Ministerio de Producción, Tecnología e Innovación a través de ISCAMEN emitió una lista con indicaciones técnicas a los distintos sectores involucrados, que tienen por objeto evitar la dispersión de la plaga.

En cuanto a los cuidados que los productores deben tener antes y durante la cosecha, el Instituto de Sanilad y Calidad Agroalimentaria de Mendoza recomienda:
No realizar tratamientos generalizados con insecticidas.
Tener especial cuidado en la cosecha: la polilla puede viajar  en los elementos de trabajo, ropa de los operarios, tractores e implementos y los materiales usados en la cosecha: tachos, tijeras y carpas.
No utilizar elementos de trabajo que se hayan usado en viñedos posiblemente afectados.
Proteger los cultivos en las áreas donde no ha sido detectada la plaga. Utilizar sólo elementos de cosecha locales y no contratar servicios provenientes de otras áreas.
Asesorarse con su técnico de confianza.

En lo que respecta a las medidas post cosecha, indica:
Descargar la fruta remanente después de la cosecha y destruir los residuos vegetales de cosecha dentro del mismo predio.
Podar las plantas de vid para facilitar los tratamientos que deban realizarse en el futuro con productos aprobados por SENASA para el control de esta plaga en vid y destruir el material resultante de la poda dentro del mismo predio.
Denunciar ante ISCAMEN  la presencia o daño sospechoso de la plaga.
Permitir el ingreso de los inspectores oficiales de ISCAMEN para realizar supervisiones o fiscalizar las actividades de vigilancia y control.

Asimismo se recomienda a las  Bodegas de la zona con presencia de "polilla de la uva"(Maipú) que deben proceder a la destrucción de escobajos, orujos y otros subproductos obtenidos del proceso industrial y fundamentalmente a los  vecinos de las zonas rurales y urbanas que tengan parras de uva en sus casas que deben recolectar todos los racimos. No dejar racimos en los parrales es fundamental para evitar que la plaga se disperse.

El 16 de marzo la provincia, en concordancia con el Senasa, declaró la emergencia fitosanitaria por la "polilla de la uva", por un plazo de 180 días, con la posibilidad de ser prorrogada 180 días más, mediante Resolución fundada del organismo de aplicación, que es el ISCAMEN.

La declaración, que fue firmada por el presidente del Iscamen –Leandro Montané-, tiene como objeto evitar la propagación y dispersión en la zona Oasis Norte y Este (delimitados por el límite interprovincial con San Juan al norte, con San Luis al este) y evitar el ingreso a la zona del Oasis Centro y Sur (comprendida por los departamentos de Tumuyán, San Carlos, San Rafael, Malargüe y General Alvear).

En el artículo 2 de la resolución “se designa al Sector Carpocapsa del Iscamen las atribuciones de coordinación, estudio y propuesta de acciones tendientes a cumplimentar los objetivos propuestos, a cuyo efecto estará facultada a realizar la evaluación de situaciones de emergencia existentes o que pudieran producirse, proponiendo la adopción de las acciones fitosanitarias y técnico-administrativas extraordinarias que ayudan a controlar el foco de la Lobesia botrana.

Las larvas de la Lobesia botrana viven en los racimos, uniendo con hilos de seda los botones florales. Empupan en las hojas o en la corteza. Puede tener de  2 a 4 generaciones anuales (según latitud y condiciones climáticas). La segunda  y  tercera generación produce daños directos en los granos. Pasa el invierno principalmente como pupa en la corteza de las vides.

En la primavera emergen escalonadamente y al igual que otras polillas son de hábitos crepusculares. La primera generación pone huevos sobre la corola de las flores, la segunda y tercera generación lo hacen en  los granos.

En condiciones de campo, tiene una alta capacidad para trasladarse ya que se trata de una mariposa y por lo tanto con capacidad de vuelo para desplazarse.

Los daños que provoca en vid dependen fundamentalmente de su estado fenológico, principalmente pérdida  de calidad, derivada de las heridas y por la aparición en ellas de podredumbres de origen fúngico. En la uva para vinificación, la presencia de residuos fúngicos puede provocar  aromas y sabores en los vinos y puede ocasionar problemas técnicos en la clarificación.

Para mayor información, se puede acudir a la sede central del ISCAMEN (Boulogne Sur Mer 3050, de Ciudad Ciudad) o a las distintas delegaciones del instituto en la provincia. También se puede llamar a los teléfonos 4299013/4299015/4295450/4258741 (int. 216) o a la línea gratuita 0800-666-4722.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *