30 de marzo de 2010 15:04 PM
Imprimir

EE.UU.: cada vez hay menos abejas y los científicos no pueden  explicarlo

La súbita caída de la población de las abejas en Estados Unidos, observada por primera vez en 2006, continúa, en un fenómeno que aún desconcierta a científicos y apicultores. Datos del Departamento ...

La súbita caída de la población de las abejas en Estados Unidos, observada por primera vez en 2006, continúa, en un fenómeno que aún desconcierta a científicos y apicultores. Datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos revelan una caída de 29% en la cantidad de colmenas en 2009, tras un descenso de 36% en 2008 y de 32% en 2007. Esto afecta no solo la producción de miel sino también cultivos por un valor de 15.000 millones de dólares anuales y que dependen de las abejas para su polinización.

Este fenónemno, denominado "colony collapse disorder" (CDD), describe la rápida desaparición de las colmenas de millones de abejas adultas y se ha producido en varios lugares del mundo, incluida Europa. Los científicos han adelantado distintas hipótesis -virus, parásitos, insecticidas, malnutrición y otros factores ambientales- aunque hasta ahora no han podido determinar una causa específica. El duro invierno en varias partes de Estados Unidos probablemente acentúe el problema, indicó Jeff Pettis, principal investigador del Laboratorio de investigación en abejas del Departamento de Agricultura.

Las cifras sobre el invierno serán publicadas en abril, pero las estimaciones preliminares ya indican pérdidas de 30 a 50%, indicó David Mendes, presidente de la federación estadounidense de apicultores, la American Beekeeping Federation. "En condiciones normales tienes un 10% de pérdidas invernales, en promedio. Este año esa cifra varía de 30 a 50%", indicó.

Según él, el fenómeno del CCD se debe probablemente a "una combinación de factores", pero considera que el incremento del uso de pesticidas parece ser la causa principal. "No llevo mis abejas a Florida porque en los últimos dos años ha habido un enorme aumento del uso de pesticidas en los cultivos de naranjas para combatir una enfermedad", indicó.

"Llevar a las abejas a zonas de cultivos agrícolas implica grandes pérdidas y creemos que esto está vinculado a los pesticidas", explicó David Mendez. Lamentablemente "no disponemos de datos (científicos) para respaldar estas observaciones", añadió. Un estudio realizado en 23 estados estadounidenses y de Canadá y publicado recientemente en la revista científica PLOS (Public Library of Science) descubrió 121 pesticidas diferentes en 887 muestras de abejas, cera, polen y otros elementos como colmenas, dando a entender que los pesticidas pueden tener un papel importante.

Para Pettis, el hallazgo de estos residuos es "preocupante", pese a que ninguna de las dosis encontradas es suficiente para matar a estos insectos. "Probablemente no sea la única causa (del CCD) pero es un factor que contribuye a ello", estimó. Según el investigador, el fenómeno global de disminución de las poblaciones de abejas, tanto criadas como silvestres, se debe "probablemente a la destrucción del habitat natural y la expansión de las zonas agrícolas".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *