18 de agosto de 2011 10:03 AM
Imprimir

Dimite el ministro brasileño de Agricultura en medio de acusaciones por corrupción

Se trata de Wagner Rossi, el jefe de la cartera de Agricultura brasileña, que presentó su renuncia en medio de varias acusaciones de corrupción contra sus funcionarios.

“En los últimos 30 días, he enfrentado diariamente una descarga de acusaciones falsas, sin ninguna prueba. Ninguna de ellas indica un sólo acto que pudiese ser tachado de ilegal o impropio en el trato de la cosa pública”, reza una carta del funcionario, publicada por la estatal Agencia Brasil.

 

Rossi aseguró que jamás se involucró en irregularidades y atribuyó las denuncias a “un político brasileño”, a quien no identificó. Según el ex funcionario, la supuesta campaña en su contra incluyó “chantajes” dirigidos a sus asesores para que revelaran irregularidades en su cartera y “ataques” a su esposa y a sus hijos: “Mi familia es mi límite”.

 

La presidente, Dilma Rousseff, inició a finales de julio una cruzada anticorrupción en la administración pública, que comenzó en el Ministerio de Transportes y siguió en Turismo.

 

Rossi es el cuarto ministro que sale de la joven administración de Rousseff, que asumió el poder el pasado 1 de enero. El primero de ellos fue el jefe del Gabinete Antonio Palocci, señalado por enriquecimiento ilícito; seguido por el de Transporte, Alfredo Nascimento, también acusado de corrupción. Por último, Nelson Jobim renunció al Ministerio de Defensa tras unas duras declaraciones en contra del gobierno de la mandataria brasileña.

 

El ministro saliente integra el centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el principal socio del Partido de los Trabajadores (PT) en la coalición gubernamental, y es considerado un íntimo amigo del vicepresidente Michel Temer.

 

Así como Nascimento y Jobim, Rossi, de 68 años de edad, integraba el grupo de asesores de Rousseff “heredado” de su antecesor y padrino político, Lula da Silva.

 

La renuncia de Rossi se produjo en momentos en que la Policía Federal empezó a investigar una serie de denuncias de irregularidades en el Ministerio de Agricultura. La más reciente fue publicada esta semana por el diario Correio Braziliense, que reveló que Rossi solía viajar en aviones prestados por una empresa que tiene contratos con el gobierno, lo que está prohibido por el Código de Ética Pública. El ahora ex ministro admitió que lo hizo “tres o cuatro veces”.

 

El político también fue salpicado por denuncias de beneficios fiscales irregulares, que habrían sido concedidos por la estatal Companía Nacional de Abastecimiento (Conab), vinculada a su cartera, a una empresa que vendió leche en polvo para el gobierno.

 

El domingo, la revista semanal brasileña Veja denunció, por su parte, que un lobbista de empresas agroganaderas circulaba libremente por el Ministerio de Agricultura, lo que motivó la renuncia del secretario ejecutivo de la cartera, Milton Ortolan.

 

Una vez conocida la salida, Dilma Rousseff divulgó un comunicado en el que lamenta “profundamente” la renuncia de Rossi, quien “otorgó una importante contribución al gobierno con proyectos de calidad que fortalecieron la agroganadería brasileña”. En el texto, la mandataria cuestionó que no haya sido beneficiado “por el principio de presunción de inocencia ante las denuncias lanzadas en su contra”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *