28 de marzo de 2014 13:45 PM
Imprimir

El campo habla . . .

 …que, mientras avanza lentamente la cosecha gruesa (debido a lluvias en varias regiones) y se acentúa la discusión sobre su volumen final, entre la versión oficial y la de los analistas más serios que ubican la cosecha en niveles apenas similares a los del ciclo pasado, la semana que está terminando se caracterizó más por […]
 …que, mientras avanza lentamente la cosecha gruesa (debido a lluvias en varias regiones) y se acentúa la discusión sobre su volumen final, entre la versión oficial y la de los analistas más serios que ubican la cosecha en niveles apenas similares a los del ciclo pasado, la semana que está terminando se caracterizó más por los temas internacionales y por la abrupta caída de la temperatura, que por los asuntos locales.
Ocurre que estos últimos siguen estancados, sin mayores novedades excepto por la (negativa) prórroga de la restricción para la asignación de créditos oficiales a los productores de soja (creen que así los obligan a vender la oleaginosa). Sin duda, la reunión internacional de la Organización Mundial de Agricultura (OMA) que nuclea a más de un centenar de entidades agropecuarias de distintos países, puso otra vez el foco de atención en el sector.
El hecho fue muy bien aprovechado por el titular del Gobierno porteño, Mauricio Macri, convidado a participar del acto de apertura de la asamblea del organismo, en el predio palermitano de La Rural, especialmente porque como es habitual, no asistió ningún representante del Gobierno nacional, a pesar del nivel de los asistentes al multitudinario encuentro. También fue invitado a participar el titular de UATRE, Gerónimo “Momo” Venegas, reconocido en el plano internacional por su rol en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo que reconoció al Renatre, el Registro Nacional de Trabajadores Rurales, (ente que fue impulsado por Venegas, aunque ahora está intervenido por el Gobierno), como un gran paso adelante en materia de registración y formalización del trabajo rural.
Pero, mientras todo esto ocurría, también se daban una serie de “internas”, en este caso, internacionales. Es que aún entre los productores del Grupo de Cairns, supuestamente de países que no subsidian la producción agropecuaria, hay diferencias. Obviamente, en Canadá, Australia, Brasil, o la Argentina, algunos de los países que conforman el grupo, las políticas que se aplican son bien distintas.
 Y en ese contexto, las retenciones, intervenciones a los mercados y los controles oficiales en materia de precios, que se aplican en la Argentina, así como el cumplimiento de acuerdos comerciales suscriptos en el pasado (especialmente con los socios del Mercosur) fueron bastante cuestionados (aunque en voz más o menos baja…) que, obviamente, los problemas del sector no se suspenden por más reuniones internacionales que se produzcan, por lo que Carbap, la confederada más activa de CRA, mantuvo su agenda con la provincia de Buenos Aires.
Esta relación, por ahora mejorada con el reciente cambio de ministro, ya que Alejandro “Topo” Rodríguez está estrenando cargo, volvió a plantear temas como el de lechería, o el del trigo de la próxima campaña, ya en tiempo de descuento, aunque es poco lo que la gente del gobernador Daniel Scioli pueden hacer, mientras la Nación no modique algunas de sus políticas más negativas. En realidad, sólo le queda algo en materia crediticia (tiene el BAPRO, para nada despreciable), y también la política fiscal provincial, aunque en esta materia casi no hay margen de maniobra, considerando los ajustados números de la provincia…
Pero para los productores, más alarmante aún es la nueva zaga en la Secretaría de Comercio, ahora en manos del novel Augusto Costa, que parece insistir con las mismas técnicas con las que ya fracasó su antecesor, Guillermo Moreno, y que recientemente tuvo un fuerte enfrentamiento con parte de la cadena comercial, cuyos ecos aún se escuchan por los pasillos.
Tampoco su equipo lo ayuda mucho ya que, entre otras cosas, distan de saber sobre el negocio agropecuario. Así, mientras muchos consumidores se preguntan donde está el pan de $18 el kilo, tan promocionado por algunos de estos mismos funcionarios, la pretensión oficial de controles totales (importación, exportación, margen en los distintos eslabones de la cadena comercial, etc., etc.) es directamente inaplicable, aún si hubiera equipo suficiente, lo que es obvio que tampoco es así. Sin embargo, complica, sin duda, la operatividad de los productores.

 

…que, la designación del ahora massista, Felipe Solá, en la Comisión de Agricultura de Diputados promete algún movimiento en la estancada comisión que, desde hace años, retiene el oficialismo sin ningún cambio. Es que, sin duda, Solá, que estuvo 10 años al frente de Agricultura, y varios años también a cargo de Asuntos Agrarios en Buenos Aires (además de haber sido gobernador de la provincia) es, tal vez, una de las personas que más sabe del sector agropecuario y de su burocracia.

Así las cosas, no va a ser fácil para el chaqueño/formoseño, Luis Basterra, que sigue el frente de la Comisión, dominar a Solá que, probablemente, le va a complicar bastante lo que, hasta ahora, parecía una bucólica gestión, a pesar de los problemas que enfrenta la producción.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *