30 de marzo de 2014 12:56 PM
Imprimir

Consideran al Senacsa como pieza clave para concretar megaabigeato

PARAGUAY : El abogado de la ganadera La Blanca SA, Marciano Torales, considera al Senacsa como pieza clave para concretarse el megaabigeato de 303 animales que denunció el establecimiento. “Sin la participación del Senacsa es imposible que se concrete todo esto”, acusó.

NUEVA GERMANIA, Dpto. de San Pedro (Omar Acosta, corresponsal). La ganadera La Blanca SA constató hace poco el faltante de 303 vacunos, aparentemente por causa de un megaabigeato. El abogado de la empresa, Marciano Torales, afirmó que Senacsa tuvo mucho que ver para concretar el supuesto ilícito. “Creemos que sin la participación del Senacsa es imposible que se haga todo esto”, expresó.

Sobre los papeles incautados de la oficina del Senacsa de General Resquín, durante un allanamiento, “Senacsa genera documentos auténticos pero de contenido falso”, presume el abogado, quien solicitó a la fiscalía una “profunda revisión de la entidad”.

Le queda claro, además, la participación del personal de la estancia: “Están involucrados personales desleales; también el chofer es sospechoso, porque en su guía aparece que debe llevar de Gral. Resquín a Asunción, pero cargan de Nueva Germania y eso sabe el chofer”, indicó el abogado.

Pidió que también se investigue al frigorífico que envió un camión. “Es raro y llama la atención, porque incluso pagó por los animales antes de faenar, y nos conocen, somos clientes y saben que eran nuestras marcas las que compraban”, dijo.

El caso deja millonarias pérdidas a la empresa, ya que en promedio calculan G. 3 millones por cada animal.

Los involucrados

Según la investigación, están involucrados los personales de la estancia Amancio Ortiz González e Ignacio Agüero Núñez, ambos con orden de detención y prófugos; también, Heber Hugo Ozuna y Alcides Ozuna, que figuran como vendedores de los animales y recibieron el dinero. Están en la mira los funcionarios del Senacsa de General Resquín.

La pesquisa apunta asimismo a los frigoríficos Friasa SA (pertenecería a Rubén González Parra y Edemilson Antonio de Lima, según registros privados) y So’o Poty SRL (que sería de Julio Ferrari Yegros y Fátima Rojas Guerrero, según registros privados), que compraron parte de los vacunos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *