30 de marzo de 2014 00:06 AM
Imprimir

Irresponsables : Mientras el mundo reclama alimentos, nosotros seguimos en “veremos”

En el marco de la Asamblea de la Organización Mundial de Agricultores realizada esta semana en Buenos Aires, volvió a manifestarse la necesidad de desarrollar el potencial productivo nacional. Mientras el mundo reclama alimentos, nosotros seguimos en “veremos”.

Esta semana se llevó a cabo en el predio de la Sociedad Rural Argentina la Asamblea de la Organización Mundial de Agricultores, para reunir a instituciones de productores agropecuarios, impulsar políticas y mejorar las condiciones de los empresarios del sector, sus familias y la comunidad en su conjunto. Los ejes del evento son la seguridad alimentaria, el cambio climático, la agricultura familiar, el rol de la mujer y los jóvenes en las cadenas de valor.

“Yo sé lo que es no tener comida suficiente y nutritiva”, disparó Carlitos Tévez en el video inaugural. “Todo se trata de organización, motivación y estrategia”, agregó. Para Luis Etchevehere, en 2050 habrá que alimentar a 9 mil millones de personas. Pero según el titular de SRA, en Argentina, por las trabas al comercio y la presión impositiva, estamos afuera de este desafío. “Debemos desarrollar mercados y discutir las condiciones de la producción, aunque al no haber diálogo por parte del gobierno con los representantes de los productores, no lo podemos hacer. Los visitantes no lo pueden creer. No nos podemos dar el lujo de no producir lo que no consumimos porque el mundo lo necesita, es una irresponsabilidad no colaborar a combatir el hambre”, le dijo a Campolitoral.

“Para que haya salarios dignos se necesita rentabilidad empresarial”, agregó Momo Venegas, representante de los trabajadores rurales.

Pero la OMA deja en claro que los problemas del campo no se solucionarán cuando se vaya Cristina. No existe en el arco político nacional un replanteo convencido a temas como el regresivo esquema impositivo y la necesidad de un marco sustentable y virtuoso para la producción (volviendo a prestigiar el trigo, el maíz, los biocombustibles o la generación de energías limpias), en el marco de una nueva matriz.

Es una obligación de la agroindustria instalar ese debate superador. Aunque salir del letargo y la resignación requiere valor cívico y mucha responsabilidad de las instituciones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *