31 de marzo de 2014 00:05 AM
Imprimir

Una multitud en el debut del Mercado Central de La Plata

LA PLATA.- El clima era totalmente adverso, pero la gente fue igual. Miles de personas (unas 10.000 hacia el mediodía, según los organizadores) acudieron ayer, a pesar de la lluvia persistente, a la sede del Mercado Central que se inauguró en las afueras de esta ciudad, con una oferta de alimentos a precios muy inferiores […]

LA PLATA.- El clima era totalmente adverso, pero la gente fue igual. Miles de personas (unas 10.000 hacia el mediodía, según los organizadores) acudieron ayer, a pesar de la lluvia persistente, a la sede del Mercado Central que se inauguró en las afueras de esta ciudad, con una oferta de alimentos a precios muy inferiores a los de la mayoría de los almacenes y supermercados.

Fue el exitoso debut de una iniciativa que tuvo sus vaivenes, ya que el intendente de la ciudad, Pablo Bruera, decidió gestionar la instalación de la sucursal del mercado comunitario en ese lugar luego de que se frustraran l as negociaciones con el empresario de la carne Alberto Samid y se diera de baja la idea de ponerlo en Plaza Paso, en pleno centro de esta capital.

La nueva sede del mercado está en la esquina de las calles 520 y 116, en Tolosa, a 12 cuadras del límite del casco urbano platense. El galpón donde funcionan los locales más concurridos (carnicería, pollería, pescadería, verdulería/frutería y almacén) mide unos 2000 metros cuadrados y se vio totalmente desbordado en la primera jornada de funcionamiento del mercado, que permanecerá abierto todos los días de 8 a 16.

La cola para ingresar rodeaba casi completamente la construcción y atravesaba, entre otras cosas, una pendiente barrosa entre el camino que rodea el edificio y el estacionamiento. En la entrada y la salida, personal de seguridad custodiaba el tránsito continuo de clientes.

“Sabíamos que había mucha expectativa, pero esto es impresionante”, dijo Mariano Suárez, director del Mercado Regional, que agrupa a los productores frutihortícolas de la región, representados en el local correspondiente en ese galpón. Un paraguas azul y blanco lo protegía de la lluvia, que azotaba a quienes esperaban afuera y no tenían con qué cubrirse. Suárez dijo que en una segunda etapa se procurará ampliar el área del mercado y sumar variedad en la oferta de productos de almacén.

La clave de la asistencia masiva fueron sin duda los precios. Pan a 10 pesos el kilo, vacío a 36 o 45, según sea de vaca o de novillo, arvejas a 3,90 la lata, lechuga y tomate a 8 pesos por kilo, 15 pesos por un pollo entero, contrastan con los valores que se pueden verificar a diario en las góndolas de los supermercados.

En el caso de la carne, los carteles indicaban la adhesión al programa Cortes Cuidados, impulsado por el gobierno nacional. “Todo cuesta menos que en el barrio”, dijo a LA NACION Máximo Rodríguez, que había ido con su esposa desde Berisso.

Una de las que se arriesgó a ir sin paraguas fue Florencia Gómez, una estudiante de Ciencias Económicas que fue al mercado en colectivo, con varias amigas. “Me empapé entera, pero vine igual”, dijo Florencia a LA NACION. En la bolsa llevaba aceite, arroz (7 pesos el paquete de un kilo) y carne para milanesas, que encontró un 25% más barata que en la zona de Parque Castelli, donde vive. “Da para venir una vez por mes y hacer una compra grande”, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *