3 de abril de 2014 19:02 PM
Imprimir

El gremio de aceiteros amenaza con paralizar la exportación de la soja si no obtienen suba del 39%

Mientras el Gobierno espera ansioso el ingreso de dólares por la venta de la oleaginosa en el exterior, la Federación Nacional de trabajadores aceiteros y la conducción de la CGT San Lorenzo acordaron una estrategia de unidad para encarar las paritarias

Pese a que el gobierno nacional intenta cerrar cuanto antes la mayor cantidad de paritarias posibles, las negociaciones salariales de algunos gremios clave le siguen trayendo dolores de cabeza. Es el caso de los trabajadores aceiteros, cuya Federación acordó una estrategia de unidad con la CGT San Lorenzo para reclamar un aumento del 39%. Si no lo consiguen, ya amenazan con paralizar las exportaciones de soja.

Esta jugada pone en aprietos a la Casa Rosada que espera ansiosa el ingreso de los “sojadólares”.

La intención de las organizaciones es lograr romper con la referencia de entre 27% y 30% que comenzó a fijarse a partir de los acuerdos de los metalúrgicos de la UOM, los de la construcción afiliados a la UOCRA y los sindicatos docentes nacionales.

Por el primer trimestre del año, los aceiteros liderado por Daniel Yofra acordaron cobrar una suma fija equivalente a un aumento del 26% de sus salarios.

Ese acuerdo representaba $2.100 mensuales más un monto fijo de $8.200 que las empresas pagaron por única vez. Ahora, su sindicato reclama que el incremento para todo el año sea del 39 por ciento. Eso llevaría el salario básico de los $7.560 actuales a cerca de 10.500 pesos.

Un planteo similar tienen los trabajadores agrupados en la CGT San Lorenzo, que agrupa a unos 4.000 trabajadores tercerizados del puerto rosarino, entre vigiladores, portuarios, estibadores y obreros de la construcción. Sin haber podido acordar una suma fija, los conducidos por Quiroga piden que el sueldo mínimo sea elevado de $7.250 a $10.078, según consigna este jueves El Cronista Comercial.

Los sindicalistas advierten que, gracias a la devaluación aplicada a comienzos de año, las empresas exportadoras lograron aumentar sus ganancias de manera exponencial al tiempo que consiguieron bajar sus costos laborales, por lo que se encontrarían en condiciones de hacer frente a tamaño aumento.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *