3 de abril de 2014 21:57 PM
Imprimir

Orugas en el cultivo de soja

La soja es atacada por una gran diversidad de especies de orugas defoliadoras, en general durante el período vegetativo, mientras que durante la etapa de fructificación se incrementan las poblaciones de chinches, insectos que representan una seria amenaza al cultivo por su gran efecto en rendimiento y calidad de la semilla.

El sistema de la siembra directa, si bien es excelente y tiene muchísimas ventajas entre ellas: la disminución de la erosión, mantenimiento de la capa de humedad del suelo, aumento de insectos benéficos, etc. En función de la cobertura de rastrojo y mayor humedad permite la proliferación de organismos dañinos como moluscos (babosas y caracoles), crustáceos y otras plagas como las orugas cortadoras, las cuales pueden provocar severos daños a la soja en la etapa de germinación e implantación del cultivo.

Las orugas defoliadoras difieren en su capacidad de daño y susceptibilidad a los distintos activos de insecticidas presentes en el mercado. Con la excepción de la oruga militar tardía (Spodoptera frugiperda), que a veces, suele concentrar sus ataques a la soja tal vez en épocas un poco más determinadas, las otras especies frecuentes en soja: Anticarsia gemmatalis, Pseudoplusia includens, Spodoptera eridania, Heliothis virescens, Colias lebia, Rachiplusia nu, pueden presentarse desde el inicio de la etapa vegetativa hasta prácticamente el final de la misma y bien entrado el periodo reproductivo. Estas especies pueden ser monitoreadas en estado adulto con trampas de luz, con cuya información se pueden predecir sus ataques con varios días de anticipación.

Oruga de la soja (Anticarsia gemmatalis).Oruga de la soja (Anticarsia gemmatalis).

La planta de soja tiene una extraordinaria capacidad para compensar la defoliación provocada por gran diversidad de insectos. Las pérdidas en los rendimientos ocurren en importancia en defoliaciones mayores a partir de floración y del inicio del llenado de grano (R4). A partir del estadío de grano lleno (R6) la tolerancia vuelve a incrementarse. El aumento de la fotosíntesis de las hojas inferiores y la aparición de nuevas hojas son mecanismos que permiten la tolerancia al daño sin reducción significativa de los rendimientos. El grado de ataque de las orugas defoliadoras se evalúa sobre la base del número de insectos presentes en un metro de surco y el porcentaje de defoliación que presenta el área muestreada. Para tomar la muestra se puede emplear el método del paño de batida de 1 m de ancho, que se coloca entre dos surcos. El paño blanco se lleva enrollado en una varilla de madera, se extiende muy bien entre los surcos; posterior a esto, se sacuden vigorosamente las plantas de soja de ambos costados (surcos), dejando caer los insectos sobre el paño, donde serán contabilizados e identificados; este proceso debe ser repetido en varios puntos de la parcela; se debe tomar como resultado la media de todos los puntos colectados. Teniendo en cuenta el daño mínimo que causan las orugas defoliadoras en los primeros días de su desarrollo y la alta posibilidad de su destrucción por diversos factores de mortalidad, hay que considerar solo orugas mayores de 10-15 mm.

Oruga negra
(Spodoptera eridania).Oruga negra (Spodoptera eridania).

A pesar de los múltiples daños que puedan causar las orugas en el cultivo de soja, que en algunos casos hasta se considera alarmante; no se recomienda la aplicación preventiva de insecticidas químicos; ya que se debería considerar una posible polución del ambiente, además de elevar los costos del cultivo y de contribuir al desequilibrio poblacional de insectos benéficos que están presentes en el lugar. Sin embargo, es muy importante, tomar con mucha responsabilidad, la decisión, del momento de aplicación, en base a un programa de Manejo Integrado de Plagas (MIP), que nos lleve a cumplir con una agricultura verdaderamente sustentable en el tiempo y área de trabajo.

Las decisiones tomadas deben ser en base a un programa de monitoreo, conociendo exactamente el nivel de daño, o cantidad de orugas que tenemos, además del desenvolvimiento del cultivo.

Según la Embrapa, para el caso de las orugas desfoliadoras (Anticarsia genmatalis y Pseudoplusia includens) deben ser controladas cuando fuesen encontradas, en media, 40 orugas grandes (mayores a 1,5 cm) por paño de batida con dos hileras de plantas, o se podría considerar un número menor si la desfoliación alcanza un 30%, antes de la floración, y un 15% apenas aparezcan las primeras flores.

Oruga medidora
(Rachiplusia nu).Oruga medidora (Rachiplusia nu).

En la elección del producto, es muy importante llevar en consideración la toxicidad, el efecto sobre los enemigos naturales y el costo por hectárea. Utilizar siempre las dosis indicadas, utilizar EPI (equipos de protección individual), durante la preparación y la aplicación de los defensivos. Y no olvidar el correcto depósito de los envases, conforme a la legislación vigente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *