7 de abril de 2014 12:01 PM
Imprimir

México nunca comió menos carne

CIUDAD DE MEXICO : El consumo per cápita de carne disminuyó en México de 17 a 15 kilos en los últimos tres años, el nivel más bajo de su historia en el país, debido a las sequías y la baja en el poder adquisitivo de la población.

    El director de la Asociación Mexicana de Engordadores de Ganado Bovino (Ameg), Enrique López, confirmó esta tendencia y calculó que en tres o cuatro años se podrá aumentar el promedio a 16 kilos, cuando se recupere el ganado que se perdió con la sequía histórica que azotó al país entre 2011 y 2012.
    “Creemos que hay la posibilidad de que en tres o cuatro años aumente el consumo per cápita en un kilo más y llegar a 16”, señaló el dirigente al dar a conocer el Congreso Internacional de la Carne en la ciudad de México los próximos 9 y 10 de abril.
    El director de la firma Mexican Beef, Rogelio Pérez, estimó que en el periodo 2012-2013 las exportaciones cayeron de 150 mil a 132 mil toneladas. En buena medida, la gente dejó de comer carne porque en los últimos tres años los costos de producción aumentaron hasta 70 por ciento, lo que se reflejó en incrementos al público de entre 35 y 40 por ciento.
    El sector de la producción de carne en México brinda empleo a por lo menos 1,2 millones de personas.
    El banco Rabobank, líder en el sector de los negocios agrícolas, considera que en 2013 el consumo de carne en México cayó a su nivel más bajo en la historia, con 15,3 kilos por persona al año, “como parte de una tendencia descendente y constante durante al menos una década”.
    El consumo cárnico por persona en el país alcanzó su nivel más alto en 1989, cuando llegó a 27,4 kilogramos, y los años siguientes se mantuvo estable, con 22 y 23 kilos, pero a partir de 2004 descendió a 21,4 kilos y ahí comenzó la espiral descendente.
    El organismo financiero señaló entre las causas del descenso en el consumo de carne de res en el país los altos precios del producto y la desaceleración de la economía nacional.
    Mientras en 2011 fue de 80,6 pesos por kilogramo en promedio, para 2012 subió a 110 y en 2013 se ubicó en más de 117 (unos 9 dólares) la mayoría de los meses del año.
    El organismo calcula que en 2014 el consumo de carne puede aumentar marginalmente a 15,4 kilos.
    Para revertir esta tendencia, estimó que la industria “deberá ser más creativa” y ofrecer “productos innovadores” a los consumidores si quieren mantener su competitividad.
    Para colocar los excedentes, los productores apuestan a un aumento a las exportaciones.
    En un plazo de un año, 13 empresas exportadoras esperan retornar al mercado de Rusia, luego de que en 2013 el gobierno de ese país cerró la entrada de carne mexicana por supuesto uso de clombuterol, sustancia utilizada para engordar ganado en mataderos clandestinos.
    Los productores también prevén ingresar a Chile, Hong Kong y Taiwán.
    El director de Mexican Beef dijo que representantes del gobierno chino visitaron empresas mexicanas con la finalidad de permitir que la carne local ingrese a su país.
    De abrirse el mercado chino a las exportaciones de carne mexicana, el primer año podrían colocar hasta 20 mil toneladas.
    Se espera que la aprobación de China para la exportación de carne de res no tarde hasta tres años como sucedió con la de cerdo.
    Xaviera Cabada, nutricionista y promotora comunitaria, consideró que los nutrientes que aporta la carne de res se pueden obtener de otros alimentos, como la combinación de maíz y frijoles, pues los seres humanos “no necesitan de carne roja para vivir”.
    Sin embargo, se trata de un indicador sobre el nivel de bienestar y de que el producto no está al alcance de los 53,3 millones de pobres que hay en México.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *