8 de abril de 2014 11:25 AM
Imprimir

El campo crece, pero pierde 281.000 empleos

COLOMBIA : Ante la paradoja que se vive en el sector rural, expertos exponen razones.

Ad portas de un nuevo paro agrario anunciado para finales de este mes, la locomotora del agro ha venido dando señales de recuperación en varios frentes, mas no así en generación de empleo.

Por el contrario, mientras en el país se crearon 447.000 nuevos puestos de trabajo en el trimestre diciembre-febrero, frente al mismo lapso de un año atrás, en el campo se perdieron 281.000. Esa caída suena incoherente con el ritmo del agro, que en el 2013 tuvo un crecimiento de 5,2 por ciento, por encima del promedio nacional que fue de 4,3 por ciento, según el Dane.

Los datos del año pasado también señalaron que hubo reducción de la pobreza rural (pasó de 46,8 a 42,8 por ciento), y ya se conoció que, pese a que las exportaciones totales se redujeron, las del agro tuvieron un ligero incremento en febrero.

Para el director de la nueva Misión Rural, José Antonio Ocampo, “el crecimiento del Producto Interno Bruto agropecuario en 2013 se debe en gran medida a la recuperación de la cosecha cafetera, lo que no afecta mucho el empleo (se mantienen los mismos trabajadores en sus fincas) pero sí impacta positivamente los ingresos y la pobreza”.

Ocampo agrega que, para explicar el bajonazo de la tasa de ocupación rural, hay que tener en cuenta que “los primeros semestres no son representativos en empleo agropecuario, ya que las grandes cosechas se dan en el segundo semestre”.

En efecto, directivas de Conalgodón señalan que los cultivos de ciclo corto tuvieron mucho que ver en la caída del mercado laboral agropecuario. “La reducción de los cultivos de ciclo corto están afectando la tasa de ocupación. Unos productos permanecieron con el área cultivada y otros la disminuyeron, en ningún caso hubo aumentos. El algodón, redujo tanto el área de cultivo como la producción. La primera pasó de 44.000 a 31.000 hectáreas; la producción era de 33.000 toneladas y pasó a 13,8 mil. Algo similar sucedió con el maíz y la soya”.

Más razones del bajonazo

Cecilia López, directora del Cisoe (Centro de Pensamiento Social y Económico) tiene otra explicación. “El crecimiento del sector fue el año pasado y se debió al café, el cual hizo reducir la pobreza. La baja del empleo es en el trimestre diciembre-febrero, lo que debe ponernos en alerta pues, cuando el empleo baja puede estar anunciando que el primer trimestre no va bien. Además, se debe tener en cuenta que hay efectos provocados por el cambio climático, a través de incendios forestales”.

Desde la rama pecuaria del sector, el presidente de Asoporcicultores, Carlos Maya, dice que “el mayor PIB del año no necesariamente tiene que implicar mayor empleo. Hay sectores productivos que al mejorar productividad crecen disminuyendo el número de empleos. En el caso nuestro, no ha ocurrido eso. Nuestro sector crece al 8 por ciento anual en los últimos 10 años. La gente demanda cada vez más carne de cerdo, lo que ha permitido generar más empleos”.

Y el coletazo de la revaluación del dólar fue la explicación de Luis Fernando Londoño, presidente de Asocaña. “El agro, así como la industria, se han visto afectados por el precio del dólar, cuyos efectos en los costos y, por ende, en la competitividad, no se habían sentido tanto porque los precios internacionales de los commodities estaban relativamente altos, y neutralizaban ese nocivo efecto”.

Agrega que, desde el 2013, “los precios han caído notoriamente y el golpe al aparato productivo agropecuario ha sido muy duro. Los ingresos se han deteriorado y por tanto la rentabilidad es negativa en unos casos. Este fenómeno ha podido generar pérdida de empleos”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *