19 de agosto de 2011 10:37 AM
Imprimir

España aumentó sus exportaciones de carne de cerdo a China un 300 %

PEKIN : El encarecimiento de la carne de cerdo en China, principal productor y consumidor mundial, benefició las importaciones españolas en el primer semestre de 2011, con un incremento récord del 300 % interanual, informó hoy a Efe la Oficina Económica y Comercial (Ofcomes) de España en Pekín.

Entre enero y junio, España exportó a China carne de cerdo por valor de 24 millones de euros, cuatro veces más que los 6 millones del mismo periodo de 2010.

Por productos, China importó de España en el primer semestre 14,6 millones de euros en carne de cerdo, 7,5 millones en despojos, 1,5 millones en tocino, y 300.000 euros en jamón curado.

Con estos datos, España se convirtió en el primer exportador de tocino a China, explicó a Efe Alberto Alonso, consejero comercial de la Ofcomes de Pekín.

“Calculamos que este año llegaremos a 60 millones de euros en exportaciones de carne de porcino a China, a la luz de los resultados que estamos viendo de julio y agosto”, agregó Alonso.

El precio del cerdo se disparó en julio un 57 %, una subida con efectos perniciosos en el dato inflacionario del mes pasado, que alcanzó un récord en 37 meses, con un 6,5 %, según estadísticas del Buró Nacional de Estadísticas de China (BNE).

España es en estos momentos el quinto exportador de carne de cerdo a China, después de Estados Unidos, Dinamarca, Canadá y Francia, con la que está muy igualada.

La situación de inflación de China ha beneficiado las importaciones de carne estadounidense, el segundo productor mundial, que se dispararon en el primer semestre hasta 308 millones de euros, frente a los 73 millones de 2010, beneficiados por el reinicio del comercio tras el veto chino por la gripe A.

Alemania, el otro gran productor, se vio afectado por la contaminación por dioxinas a la que China respondió en enero con una prohibición de importación desde el país teutón que todavía perdura.

Expertos citados hoy por el diario oficial China Daily prevén que la situación de inflación en el sector porcino chino se prolongue hasta entrado 2012, por lo que esperan que las importaciones sigan aumentando.

Ante esta perspectiva, EEUU prevé un aumento de sus exportaciones a China después de que en los ocho meses anteriores a febrero enviara 192.000 toneladas de carne de cerdo y productos relacionados al país asiático por valor de 169 millones de dólares (117 millones de euros), además de 63.000 toneladas adicionales a través de Hong Kong, principal puerto de entrada a la China continental.

Analistas citados por el diario oficial aseguran que el encarecimiento del cerdo se debe a la reticencia de los ganaderos a dedicarse a la cría porcina, al verse reducidas las tierras de cultivo por el avance de la urbanización y ante la posibilidad de emigrar a las ciudades para ganar un mejor salario.

Además, diversas epidemias graves registradas entre la población porcina china han mermado los ingresos de ganaderos y campesinos, por lo que éstos se han visto obligados a abandonar la cría.

Sin embargo, tanto el sector como la Ofcomes señalan que la carne porcina puede estar sufriendo el efecto de la especulación, debido a su peso en la cesta de la compra, por lo que el Ministerio de Agricultura se vio obligado a liberar parte de sus reservas para estabilizar los precios este verano.

Además, en julio el Gobierno chino introdujo una serie de medidas fiscales para controlar el precio del cerdo, entre ellas una inversión de 391 millones de dólares (279 millones de euros) destinados a crear mataderos a gran escala, y un programa de compensaciones por cada cabeza que fallezca por enfermedad.

La creación de estos grandes mataderos frente a la producción de pequeños ganaderos, incluida en el plan quinquenal actual chino, afronta el problema de cómo evitar epidemias masivas que en el pasado han mermado la población porcina y puesto en grave peligro la seguridad alimentaria del país asiático.

A pesar de la bonanza de las importaciones de cerdo, China se sigue resistiendo a la entrada del jamón curado español, uno de los productos estrella de la gastronomía peninsular.

“Cuesta mucho que el jamón entre en este mercado, porque los chinos no están acostumbrados a un producto crudo. Se puede posicionar como producto gourmet, pero su consumo sigue siendo mucho mayor en Hong Kong que en China, a pesar del incremento en los últimos tres años”, concluyó el consejero comercial español.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *