8 de abril de 2014 13:59 PM
Imprimir

Carne ovina conquista Rusia, China y colectividad musulmana

URUGUAY : De forma sostenida crece la demanda de carnes, principalmente la ovina, en el mercado internacional y en particular en Asia, Rusia y en la colectividad musulmana, afirmó el director general del Instituto Nacional de Carnes (Inac), Fernando Gil.

Esa situación debe ser aprovechada por los productores uruguayos. En tanto que los precios internacionales de los productos vacunos continúan al alza desde 2012, tendencia que se espera se consolide este año.

En la Expo Melilla Gil aseguró que no hay grandes cambios en el mercado cárnico mundial, consolidándose el avance hacia los países asiáticos, encabezado por China, donde “están cambiando sus hábitos alimenticios, lo cual deriva en una mayor presión de la demanda”, informó el portal de Presidencia.

Particularmente es la carne  de ovinos la que abre mercados y en esa tendencia están China, Rusia y las colectividades musulmanas, los más importantes.

Gil realizó su exposición en una conferencia brindada el jueves en la Expo Melilla que finalizó ayer.

Agregó que los grande productores como Australia y Nueva Zelanda sufrieron una fuerte sequía el año pasado que perjudicó su producción de ovejas. “Eso cual abrió oportunidades para nuestros productos con precios mejores a los actuales”.

Respecto de los precios, enfatizó que en el negocio internacional se debe hablar de tendencias y no de cuestiones puntuales, y esa gráfica “es alentadora”.

Agregó que China cumple un rol importante en el aumento de precios de la carne en el mercado internacional por la cantidad que demanda. Sin embargo, “si ese mercado no existiera, igualmente se comercializaría porque el mundo consume cada vez este alimento”.

Detalló que la producción de carne roja en el mundo se distribuye de la siguiente manera: 41 % suina, 32 % aviar, 22 % vacuna y 5 % ovina.

AFTOSA Y OTROS CUIDADOS.

Gil  también es miembro de la Oficina Permanente Internacional de la Carne (Opic) y se alentó a que no se descuiden enfermedades como la aftosa, el cambio climático, la emisión de gases de efecto invernadero y la concreción de acuerdos bilaterales o multilaterales, cuestiones coyunturales o políticas, “de forma que no afecte el comercio internacional del sector”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *