9 de abril de 2014 11:01 AM
Imprimir

El gobierno apuesta a dar un impulso mayor a la producción porcina

El consumo interno de carne de cerdo casi se triplicó en una década y continúa creciendo. Desde el sector anunciaron inversiones por $1.500 millones, y una producción de carne por medio millón de toneladas. El mayor consumo de cerdo liberaría saldos exportables de carne vacuna, uno de los dilemas del gobierno que continúa sin resolver.

El objetivo era simple: si se consumen por caso más chuletas de cerdo y menos de carne vacuna, está última podría exportarse en más cantidad comenzar a independizarse del mercado interno. Los argentinos llevan 200 años de una cultura alimenticia que lo lleva a ser el principal consumidor mundial de carne vacuna, en todas las épocas y con todos los gobiernos.

Desde hace mucho el Estado viene fomentando, cerrando acuerdos y contribuyendo al desarrollo de esas “carnes sustitutas” como la aviar y la porcina. La primera creció exponencialmente en la última década y suplió en no poca proporción el consumo de carne vacuna además de consolidarse un mercado externo de demanda infinita. La producción de carne de cerdo sigue por ese mismo camino.

Entre 2004 y 2013 la faena de cerdos y producción porcina exhibió un incremento a una tasa anual promedio de 9,8%, y aumentó desde los 158 mil toneladas en 2003 a un máximo de 405 mil de carne porcina producidas en 2013, un crecimiento de 155,8%.

Se estima que para 2020 la producción crecerá un 126 por ciento y el consumo interno un 80 por ciento. Están dadas las condiciones para posicionar al cerdo como una carne sustituta a la bovina teniendo en cuenta que hoy, entre fresca y fiambre, se consume al año cerca de 13 kilos de carne porcina por persona en Argentina.

En cuanto las exportaciones, en la próxima década la demanda de carne de cerdo en el mundo se duplicará y nuestro país, como productor de granos y con buen estatus sanitario, podrá aprovechar esta coyuntura para agregar valor a la producción primaria.

El ministerio de Agricultura busca ahora potenciar el crecimiento del sector porcino y llegar a las 500 mil toneladas en producción de carne. Así lo informó la cartera agropecuaria tras la reunión que mantuvo este martes el Ministro Carlos Casamiquela con los representantes de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP).

Desde la AAPP presentaron su visión de la cadena porcina argentina y cómo continuar con el crecimiento que viene sosteniendo el sector en la última década, lapso en el que la cadena porcina consolidó su perfil productivo y su inserción en el consumo de los argentinos: pasó de unos 5 kilos anuales por habitante a cerca de 13 kilos en 2014. La meta de corto plazo es llegar a 20 kilos por habitante.

Por su carácter intensivo la actividad porcina da empleo a unos 30 mil trabajadores, en tanto que planea incorporar otros mil trabajadores por año, merced a incentivos para la formalización laboral.

El presidente de AAPP, Juan Luis Uccelli, sostuvo que “el sector porcino está creciendo a razón del 20% anual, con una proyección más que interesante”. Como prueba de ello aseguró que “tenemos proyectos de inversión por más de 1.500 millones de pesos”.

El titular de AAPP precisó que “en los últimos 3 años puntualmente tuvimos acceso a créditos que nos otorgó el Gobierno Nacional, con la posibilidad de acceder a casi 500 millones de pesos lo que trajo como resultado un importante aumentó en la producción”.

Respecto a las líneas crediticias, el Estado ha brindado importantes incentivos financieros para aumentar la capacidad productiva del sector, como los 28 millones de pesos del Fonapyme y los 320 millones de pesos de los créditos del Bicentenario. Ahora, la cadena productiva contará con herramientas como el crédito Fondear y con beneficios de financiamiento blando para generar energía a partir de Biomasa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *