10 de abril de 2014 12:03 PM
Imprimir

Lo que hay que saber sobre Mercado de Granos

Licenciado en Economía, Especialista y Asesor en mercados agrícolas, Expositor en charlas y jornadas y Docente en Cursos de Futuros y Opciones, Manejo de posiciones CBOT y Matba, entre otros. Ivan Barbero hoy nos cuenta todo lo que necesitamos saber sobre la realidad que atraviesa al sector, sus mercados, productos y precios.

1. Lo internacional ¿Cómo impacta en el mercado de granos?

El evento que ha estado en el centro de escena en los últimos tiempos ha sido el conflicto entre Rusia y Ucrania por Crimea. Respecto a esto, el impacto por el momento resulta más decisivo en maíz que en trigo para el mercado de Chicago. Tengamos en cuenta que Ucrania es el tercer exportador de ese producto (se proyectan ventas externas superiores a 18 mill tt para 13/14), y que todavía tiene pendiente de embarcar aproximadamente la tercera parte de ese volumen.

En el caso del trigo su impacto de corto plazo es insignificante; los picos de embarques en ese país se registran en septiembre, y después de esa comienzan a desacelerarse, llegando a la actualidad con casi nada pendiente de exportarse. Si no se logra restaurar la calma en esa región sin duda que tendrá un impacto decisivo en el mercado en la segunda parte del año.

2. Devaluación. ¿Mejoró la rentabilidad para el hombre de campo?

La rentabilidad puede mejorar artificialmente licuando parcialmente costos que no se modifican  como son mano de obra y flete, además de brindar algo de solidez a la posición financiera de los productores, por tener un alto nivel de deuda pacificada.

Sin embargo, esto no puede ser una solución permanente para mejorar el atractivo del negocio, sino más bien algo extraordinario. Asimismo, y con el propósito de aprovechar un escenario de inestabilidad cambiaria, lo más propicio es calzar ventas  post cosecha con compras inmediatas de insumos para la próxima campaña.

3. Soja ¿Cuánta? ¿A qué precio?

El escenario de precios puede mostrarse firme en los próximos tres meses. Tengamos en cuenta que EEUU no tiene prácticamente soja y que el ritmo de ventas en nuestro país llegará en el mejor de los casos con la tercera parte comercializada a mediados de mayo. Estos elementos brindan soporte al mercado, aunque después de julio si el clima acompaña en EEUU (con una siembra que será récord) los Fondos en Chicago podrían liquidar posiciones (actualmente con una posición comprada mayor a 200 mil contratos) y esto inexorablemente  afectará los precios.

Respecto a las proyecciones de oferta de soja, a nivel local  en el mejor de los casos se esperan 52-53 mill tt, considerando que las recientes lluvias en zona núcleo van a ocasionar significativas pérdidas de productividad e importantes demoras en la trilla. En base a este número, y considerando que Brasil cerraría con un output de 86-87 mill tt, la producción sudamericana superaría ligeramente las 150 mill tt (10 mill tt menos que lo se presagia un par de meses atrás, aunque sería suficiente para alcanzar un récord histórico regional).

4. Maíz ¿De primera o segunda? ¿Precio?.

El maíz de primera ha generado mucha preocupación en el mercado (proporción sembrada en forma temprana menor a lo normal históricamente y falta de lluvias en diciembre cuando se definían rindes), y no ha sido casual que en los mercado de futuros de nuestro país abril llegara a valer U$S 12 más que julio (algo nunca visto). En el mediano plazo, de la mano de Chicago, los valores domésticos podrían lograr soporte en niveles de U$S 160-165, aunque para que esto suceda se requiere de una participación más activa de parte de la exportación.

5. Trigo ¿Es una oportunidad en la campaña 2014/15.?

 Con precios superiores a U$S 200 resurge el interés por el trigo; para esta época nunca se vieron estos valores para cosecha nueva. Si bien es probable que veamos un salto en el área que nos lleve a niveles mayores a 4 mill has, habrá que seguir esperando para alcanzar nuevamente una oferta de 15 mill tt (lo que inevitablemente se lograría con una superficie de 5 mill has aproximadamente). Con un nivel de producción semejante, el nivel de regulación se reduciría y los precios domésticos guardarían una mayor correlación con los internacionales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *