10 de abril de 2014 15:03 PM
Imprimir

Crecerá área de soja en EE.UU., pero no así los rendimientos

 El USDA confirmó su cifra preliminar sobre la próxima siembra de la campaña 2014/2015 en los EE.UU. Tal como se preveía, y dada la buena estructura de precios que aún registra la soja en relación con el maíz, los agricultores estadounidenses implantarán más superficie con la oleaginosa en detrimento del grano forrajero, aunque en una […]

 El USDA confirmó su cifra preliminar sobre la próxima siembra de la campaña 2014/2015 en los EE.UU. Tal como se preveía, y dada la buena estructura de precios que aún registra la soja en relación con el maíz, los agricultores estadounidenses implantarán más superficie con la oleaginosa en detrimento del grano forrajero, aunque en una superficie menor que la prevista por los operadores con anterioridad al reporte.

El clima que se vaya manifestando de ahora en más en las regiones centrales de cultivo de los EE.UU. determinará la mayor o menor incidencia en la siembra de soja. Se observa que el resultado de un invierno muy frío y prolongado dejó bajo hielo y nieve una superficie muy amplia de siembra que aguarda ser implantada en principio con maíz.

De persistir el clima frío, los “farmers” comenzarán a analizar la posibilidad de cambiar por híbridos de ciclo más rápido -a expensas de un menor rendimiento final- o directamente cultivar soja, lo que incrementaría aún más el área hasta ahora proyectada.

Hasta el momento, y de acuerdo con el último informe del USDA, los productores de maíz estadounidenses implantarán una superficie de 37,1 millones de hectáreas, un 4% inferior a la de la campaña precedente y la más baja desde 2010. De todas maneras, cabe recordar que en nueve de las últimas diez campañas, la superficie proyectada por el USDA en la revisión del mes de junio resultó superior a la de marzo.

En relación con la perspectiva de siembra de soja, si bien el área se incrementará respecto de la campaña precedente, los rendimientos no resultarán tan elevados en las áreas ganadas a otros cultivos alternativos. El estado que más crece en superficie de siembra de la oleaginosa, de acuerdo con la información suministrada por el USDA en su informe, es Dakota del Norte, con un millón de acres (404.000 hectáreas). Este estado no se caracteriza por ser muy eficiente en términos de rendimientos, ya que las variedades que allí se siembran son de ciclos muy cortos. Los estados de alta productividad -como Iowa e Indiana- solamente crecen en 120.000 hectáreas cada uno, en tanto que Illinois aumenta su superficie en solamente 20.000 hectáreas. Minnesota, el tercer estado más importante en producción de soja, crece 280.000 hectáreas.

Los mercados de granos continúan operando con mucha firmeza, fuera del pronóstico de la mayoría de los operadores, que aguardábamos un primer trimestre con cotizaciones más flojas, como resultado de la entrada al circuito comercial de la cosecha sudamericana que, más allá de algunas dificultades climáticas, está resultando ser aceptable, aunque media aún la tarea de recolección en una amplia superficie de nuestro país, actividad demorada por culpa de las recientes lluvias.

Las existencias de soja en los EE.UU. resultan muy escuetas y esta circunstancia generó firmeza en el mercado de Chicago, que además encontró a los meses-contrato de mayo y julio con posiciones vendidas por parte de las firmas comerciales chinas, que debieron salir a recomprar estos contratos, lo que generó aún mayor firmeza a la plaza.

El índice de alimentos que conduce la FAO revela, en su último informe, que la suba registrada en marzo elevó su índice a un nivel de 212,8, lo que implica una mejora mensual del 2,3%, el mejor registro desde mayo del año pasado.

Las causas que el informe de la FAO explica para esta suba son fundamentalmente las tensiones geopolíticas en la región del Mar Negro y el clima desfavorable que registraron los EE.UU. y Brasil en el curso del mes anterior. En esta ocasión, la FAO también reveló su informe de oferta y demanda global preliminar, donde avizora buenas perspectivas productivas para los cereales, además de la posibilidad de que se registren nuevos récords en el comercio mundial en el curso del año comercial 2013/2014.

La producción global de todos los cereales fue proyectada en 2.521 millones de toneladas, 6 millones por encima de la estimación anterior. Este ajuste refleja mejores perspectivas favorables para la producción de granos forrajeros y arroz en varias naciones.

En relación con las perspectivas para 2014, se consigna en el reporte que la producción mundial de trigo alcanzará los 702 millones de toneladas, 2 millones por debajo de la primera estimación difundida hace un mes. Este pronóstico, se señala, puede sufrir variaciones en función del clima y de la marcha en la siembra de varias regiones del mundo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *