10 de abril de 2014 21:56 PM
Imprimir

Brote de rabia paralítica “está controlado”

URUGUAY : José Gallero, funcionario del MGAP, destacó a El Observador que "no aparecieron casos nuevos"

El brote de rabia paralítica que se produjo recientemente en Cerro Largo “está controlado”, afirmó este jueves a El Observador el médico veterinario José Gallero, asesor y coordinador de la Dirección General de Servicios Ganaderos (DGSG) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

Hace una semana el profesional había adelantado, en conferencia de prensa, que la rabia paralítica que surgió en tres predios en la 5a sección de Cerro Largo, en Sierras de Aceguá, “no parece de una magnitud importante”, en tanto añadió que “se presenta con características de estar circunscripto en el área problema”.

Ocho días después Gallero destacó que “no aparecieron casos nuevos, se está trabajando en la zona, identificando colonias, reduciendo la población (de vampiros hematófagos) y además se están desarrollando todas las medidas adoptadas para mitigar el riesgo, como vacunar a la población, a los animales e incluso a caninos y felinos por parte del Ministerio de Salud Pública y de la Comisión de Zoonosis según corresponda”.

Gallero había informado que murieron 24 bovinos y un ovino. En el área de los focos hay 4.100 animales susceptibles a la enfermedad. Si el área se amplía a una franja de 25 km de frontera de la zona afectada el volumen de animales susceptibles es 143 mil, pero en esa zona hubo rastreos en 80 de 200 predios, sin hallarse animales con síndrome nervioso.

El MGAP recomendó como medida preventiva –no hay obligatoriedad– vacunar a todos los animales susceptibles. La dosis cuesta US$ 0,25 y la debe abonar el productor. La compra en las veterinarias presentando la receta de su veterinario.

Acerca de la estrategia para afrontar la adversidad, hay vigilancia epidemiológica, vacunación de herbívoros domésticos (sobre todo bovinos y equinos), control de murciélagos hematófagos, comunicación y educación sanitaria, rastreo de nuevos refugios, relevamiento de los refugios catastrados para su control y verificación del estado de los desmodus rotondus (vampiros).

El MGAP “de inmediato”, dijo Gallero, cumplió con las exigencias notificando este suceso a la Organización Mundial de Sanidad Animal, a Panaftosa y al Comité Veterinario Permanente.

Historia
La enfermedad ingresó al país en 2007: ese año hubo 27 focos; 26 en 2008; 30 en 2009; y 11 en 2010. Dos se produjeron en Artigas, 31 en Tacuarembó y 61 en Rivera (fueron 94 en total). Desde 2010 no hubo más, no obstante las actividades de vigilancia no cesaron, incluso se planificó un programa de acciones para 2014, que se alteró dada la reaparición de la enfermedad, concentrándose los esfuerzos en los tres focos en Cerro Largo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *