21 de abril de 2014 10:05 AM
Imprimir

Soja y tecnología claves en la rentabilidad

URUGUAY : La empresa Agronegocios del Plata (ADP) apostará a obtener mayores rendimientos mediante el uso de más tecnología, dijo a El País su presidente, Marcos Guigou. A su juicio, la viabilidad económica pasa por la producción de soja a gran escala

“ADP es una empresa uruguaya, yo soy uruguayo y propietario de una parte importante de la empresa. Vamos a mantener nuestro negocio acá con un perfil de aplicación de tecnología, talento de nuestros trabajadores y conocimiento”, indicó.

Mientras en el negocio agrícola se dio el retiro de la firma argentina El Tejar -a fines de febrero vendió sus activos a Union Agriculture Group-, la empresa ADP -propiedad de Guigou y el grupo argentino Los Grobo- apuesta a crecer en producción sin incrementar su área.

En diálogo con El País, Guigou dijo que la ADP no se expande en área porque creen que los rendimientos pueden crecer por la mejora en los paquetes tecnológicos que se apliquen, así como en otras áreas del conocimiento y esta fórmula es más conveniente.

ADP arrienda 50.000 hectáreas y realiza 75.000 hectáreas de cultivos en toda la zafra (invierno y verano). En la zafra de soja dedica 43.000 hectáreas a ese grano.

“Tuvimos una época con más área, que en su mayor momento llegó a las 70.000 hectáreas. Optamos por un área un poco menor y no tenemos la idea de reducirla. Tenemos un esquema correcto, que funciona bien y que consiste en hacer agricultura con escala, pero con la sintonía fina que hacen los mejores productores”, afirmó.

“Confiamos en (la forma de llevar adelante) nuestro negocio. Apostamos a la capacitación permanente de la gente, a la alta carga de profesionales y al talento de los mismos”, explicó Guigou sobre el modelo que aplica la empresa ADP.

“Lo que está pasando (con la soja) es impactante. Todavía hay un camino de mejora (en los rendimientos) ajustando manejos y temas claves como la fertilización. Todo lo que se hizo ha sido bueno, pero todavía se puede crecer más”, añadió el ejecutivo.

“Siempre creo que hay que investigar más, ojalá que nunca haya techo. Se cambió de maquinaria, de cultura, se trajo un cultivo que no existía en Uruguay como la soja que ha sido el movilizador de todo lo que pasa (agropecuariamente) en los últimos años”, resumió.

A su juicio, “hay un amplio camino de interacción (en investigación) para generar, tanto (con) Facultad de Agronomía como con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA). Si alguien en algún sector público de investigación tiene más cosas para hacer y dar al sector (agropecuario) las tendría que dar y listo, no solo mirar de afuera”.

El año pasado, indicó el presidente de ADP, se presentaron claves en una jornada del INIA para mejorar los rendimientos, “pero éstas no siempre pueden aplicarse ya que los productores tienen que buscar mejores rentabilidades económicas, (las) que no siempre van de la mano con las recetas para lograr mejores rendimientos”.

Es que “no siempre obtener los mejores rendimientos significa tener buena rentabilidad. En ese aspecto se debe ser muy cuidadoso en elegir y aplicar de forma precisa tanto los materiales genéticos adecuados como seguir metro a metro los diferentes procesos”, señaló.

La soja les gana.

Guigou indicó que, con mucha diferencia, la soja hoy es el negocio agropecuario que ofrece más seguridad y motiva en mayor medida la inversión.

Esto provoca que quienes realizan agricultura, en su casi totalidad, se vuelquen a esta oleaginosa alternando con la producción de otros granos.

“En un contexto de libre mercado y en un país de altos costos, la soja no solo da la posibilidad de mejorar la rentabilidad sino que también provoca que detrás de ella se generen otros cultivos”, dijo.

“Si me preguntan si este escenario es el que más me gusta, la respuesta es no. Pero es la realidad, la viabilidad económica hoy pasa por la producción a gran escala de soja”, aseguró Guigou.

El empresario indicó que “sería mejor tener una `paleta` de negocios en el campo que fueran tan líquidos como la soja, con mercados a futuro, pero en la práctica no ocurre. Para lograr esto, en la ganadería, en el maíz o en el trigo se deberían tener condiciones de costos más bajos. Entre ellos la energía y los fletes, que en Uruguay son de los más caros del mundo”.

Guigou sostuvo que la gran demanda mundial que posee la soja no se da en otros cultivos, lo cual no los hace tan atractivos a la hora de que los productores opten por cuáles granos sembrar en sus campos.

En lo que hace a otras prácticas rurales, el empresario indicó que “en ganadería por ejemplo, una opción es ir hacia sistemas más extensivos para no tener costos tan altos”.

En los últimos días el valor de la soja ha tenido un fuerte repunte en los diferentes mercados. A modo de ejemplo, en Chicago, principal mercado de referencia para los granos a nivel mundial, la oleaginosa alcanzó a US$ 558 por tonelada, un máximo desde el 22 de julio del año pasado.

Este aumento se dio pese a que también días atrás se dio a conocer el informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), que en teoría provocaría una baja en la cotización de ésta, al igual que la de otros granos.

Impuestos y trámites “frenan producción”

Los problemas de infraestructura que existen en Uruguay son un inconveniente para el desarrollo del agro en el país, según el presidente de Agronegocios del Plata (ADP), Marcos Guigou.

Aclaró sin embargo que pese a estos inconvenientes, que han sido señalados en diferentes ocasiones por integrantes del sector agropecuario y admitidos desde filas estatales, hubo iniciativas público-privadas que han dado resultado.

“La cosecha de granos, al igual que lo que se obtiene de otras producciones agropecuarias, crece y los caminos y puertos están complicados. De todas formas se ven más silos y plantas en distintos puntos del país, lo cual es una muestra de que pese a todo hay cosas que se hacen”, aseguró Guigou.

El presidente de ADP también sostuvo que una traba para el desarrollo de la agricultura y el agro en particular, pero del país en general, es la falta de practicidad en diferentes aspectos que tiene el Estado.

Según Guigou sería mejor para todos dar “señales claras. Hay complicaciones tanto en el sistema impositivo como en los manejos. Hay muchas regularizaciones, que son difíciles de cuantificar (económicamente), pero que generan dificultades de maniobra. Ni hablar en el caso impositivo, ya que cada vez (más) se ha impuesto la moda de poner un impuesto para esto y otro impuesto para aquello”, dijo.

“Años atrás eran pocos los impuestos que existían, los cuales eran fáciles de controlar y calcular, pero se dio (en los últimos años) un deterioro en ese aspecto que implica más papeleo y más complicaciones para pagarlos”, cuestionó.

El empresario sostuvo que todos los que pertenecen al sector agropecuario en gran parte lo hacen por la motivación que sienten por ser parte de él, e impulsar el mismo, pero que estas trabas afectan las ganas y como consecuencia las decisiones a tomar.

“En todo el negocio, por ejemplo el ganadero a la hora de embarcar un ganado, me sorprende que existan tantas regulaciones y trámites. Papelitos para acá, papelitos para allá. Sería más valioso simplificar las cosas. Esto es a nivel país y extensivo no solo al agro y a los negocios, sino a todos los órdenes de la vida, pero a nivel agropecuario es un freno a la producción”, aseguró.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *