24 de abril de 2014 12:30 PM
Imprimir

El precio de la soja, en zona de techo

En lo que va del presente año 2014, el precio de la soja ha tenido un incremento cercano al 20% en su valor, pasando de niveles de 474 dólares por toneladas (u$s/tn) a finales de diciembre del año 2013, para ubicarse en las últimas jornadas en torno a los 560 u$s/tn. Lo relevante de este […]

En lo que va del presente año 2014, el precio de la soja ha tenido un incremento cercano al 20% en su valor, pasando de niveles de 474 dólares por toneladas (u$s/tn) a finales de diciembre del año 2013, para ubicarse en las últimas jornadas en torno a los 560 u$s/tn.

Lo relevante de este incremento en el precio para nuestra región es que el mismo no sólo se materializa en momentos de cosecha, lo cual le permite al productor mejorar los márgenes del ciclo 2013-2014, sino que incluso este avance de precio llega en un año de cosecha record para la Argentina, donde se estima que la misma alcanzaría los 55 millones de toneladas.

Sin embargo, con gran parte de la producción en mano, la pregunta que surge inmediatamente en el productor es si el avance de precios podrá sostenerse o si por el contrario debemos considerar que los niveles actuales en torno a los 560-570 u$s/tn, representan ya valores de techo, a partir de donde la soja podría comenzar a perder posición en su cotización. De hecho, la estrategia comercial de la mercadería recibida seguramente estará muy ligada a las expectativas que se tengan con respecto al precio del commodity, al menos hacia lo que resta del presente año 2014.

Si bien desde los fundamentals ya se sabe que Estados Unidos destinará mayor espacio a la siembra de Soja para el ciclo 2014, lo cual podría afectar el precio del commodity a la baja, también es cierto que por el lado de la demanda, la relación stock-consumo se muestra baja y por lo tanto terminan equiparando las fuerzas fundamentales, en cuanto a las expectativas de precio para este mercado.

Sin embargo, desde una lectura técnica debemos decir que la situación se muestra mucho más alineada a la posibilidad que el avance del precio de la oleaginosa se encuentra ya en su tramo final y los precios estarían muy próximos a cambiar su tendencia.

En efecto, como se aprecia en la gráfica adjunta, esta zona de máximos alcanzados en torno a los 560-570 u$s/tn representan una resistencia clave para la contención al avance de los precios. Es decir, desde lo técnico, mientras esta zona contención en los 560-570 u$s/tn no sea superada, debemos contemplar la posibilidad de que, en torno a estos valores, un techo de importancia al avance de los últimos meses sea conseguido y el precio comience a perder terreno en vista hacia las próximas semanas e incluso hacia los próximos meses.

Entre los fundamentos técnicos que argumentan esta lectura bajista para el precio de la oleaginosa en vista a los próximos meses, destacamos:

El avance desde los mínimos de agosto del pasado año 2013 en torno a los 427 u$s/tn ha recuperado a los niveles actuales, justamente el 61.8% de Fibonacci a todo el trayecto de caída desarrollado desde septiembre del pasado año 2012.
En el transcurso de esta subida del precios del commodity desde los mínimos de 427 u$s a los máximos actuales de 560-570 u$s/tn, el ingreso de los fondos especulativos ha sido importante, al punto que la posición comprada neta que traen estos fondos se encuentran en niveles muy cercanos a los que se encontraba en momentos en que la soja estaba marcando sus máximos histórico en los 650 u$s/tn hacia el mes de septiembre del año 2012. El hecho de que sean los fondos especulativos los que se encuentran potenciando el precio en la actualidad, nos alerta ante los riesgos de un mercado con precios “inflados”.
Por otra parte, los índices de sentimiento bullish para con la soja se muestran muy elevados, ubicándose actualmente en torno al 75%. Si tomamos en cuenta que según este indicador, arriba del 75% estamos hablando de un mercado sobrecomprado y con exceso de optimismo, entonces también nos alerta ante la cercanía de un techo.
Finalmente, indicadores técnicos como el RSI, que se aprecia en la gráfica adjunta, comienzan a mostrar divergencia bajista. Esto significa que a pesar de que el precio de la oleaginosa ha ido en ascenso, el indicador ya muestra debilidad y contracción, lo cual nos alerta también ante la cercanía de un techo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *