24 de abril de 2014 16:30 PM
Imprimir

Entretelones del Consejo Federal Agropecuario que enfureció al kirchnerismo ! ! !

Ministros provinciales pusieron sobre la mesa temas que el Gobierno se niega a tratar con la Mesa de Enlace.

Todos los presentes coincidieron en algo. No fue un Consejo Federal Agropecuario (CFA) común y corriente. Se trató más bien de la primera reunión en la que al kirchnerismo se le plantearon las principales problemáticas que atraviesa el campo.

 

Es que el clima de “fin de ciclo” que se respira en el mundo de la política resulta a esta altura casi indisimulable y estuvo presente en la sede del Ministerio de Agricultura que reunió a los ministros del sector de todas las provincias.

 

Pero el centro de la escena se lo llevaron Alejandro “Topo” Rodríguez (Buenos Aires), Julián María López (Córdoba) y Carlos Fascendini (Santa Fe), quienes, un día antes del encuentro realizado este martes consensuaron una agenda común de temas.

 

Y así fue como los funcionarios de las tres provincias agropecuarias más importantes del país lograron introducir las problemáticas que el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, se niega discutir con la Mesa de Enlace.

 

En este sentido, según pudo averiguar La Política Online, “Topo” Rodríguez volvió a poner sobre la mesa de debate al trigo e instó a sus pares a duplicar la producción redefiniendo el sistema de retenciones para los pequeños y medianos productores.

 

Asimismo, y muy precavido, el ministro sciolista aclaró que esta medida se debería tomar “sin desfinanciar políticas sociales, sin perjudicar a los trabajadores y a los más humildes, y sin desatender el consumo interno”.

 

Por su lado, cuando le tocó hablar, el ministro López hizo hincapié en la necesidad de discutir medidas de fondo para incentivar la producción ganadera y volver a exportar el valor histórico promedio del país que se ubica en un 20% del total de la faena.

 

Cabe aclarar que hoy la Argentina -retirada del mapa de exportadores mundiales de carne- exporta apenas el 5% del total de su producción. Así, de alguna manera, López también planteó bajar las retenciones (del 15%) a esta actividad.

 

Pero esto no fue todo. En su turno, el socialista Fascendini tocó otro de los temas sensibles para la Casa Rosada y reclamó que la lechería sea declarada como “una actividad estratégica” para evitar que se sigan cerrando tambos.

 

Del mismo modo, el ministro santafesino pidió que los tamberos tengan al menos un 33% de participación en el precio final de la leche (actualmente esa relación se encuentra en un 25% y está llevando a la desaparición a muchos productores).

 

Como sea, lo concreto es que los tres ministros lograron que se convoque para el próximo 5 de mayo al Consejo Regional Pampeano (un ámbito de discusión más acotado donde participan Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa).

 

La respuesta oficial

En este contexto, el clima de malestar en el kirchnerismo era notorio. Los temas que llevaron los ministros causan grandes molestias al oficialismo y más aún si son planteados en la propia sede del Ministerio de Agricultura.

 

Para colmo, para “bancar la parada”, Casamiquela no tuvo mejor idea que cederle la palabra a la secretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, Carla Campos Bilbao, quien se encargó, fiel a su estilo, de bajar una especie de manual de doctrina K.

 

Es que, lejos de reconocer las problemáticas planteadas anteriormente, la funcionaria ultra-kirchnerista hizo un repaso de todos los logros que, a su entender, promovió la política agropecuaria del Gobierno nacional.

 

Según pudo saber LPO, en su discurso Campos Bilbao mencionó infinidad de veces a Cristina Fernández de Kirchner, habló con contenidos meramente políticos y con muy pocos datos técnicos (algo que no cayó del todo bien entre los ministros).

 

También, la funcionaria hizo referencia a la inversión presupuestaria que se viene realizando en las provincias (contó que recorrió más de 700 ciudades), y propuso organizar actos políticos para mostrar “todas y cada una” de las obras del kirchnerismo.

 

Fue en ese momento cuando, irónicamente, el ministro de la Producción de Formosa, Raúl Quintana, dijo: “Esta reunión se está poniendo muy politiquera”, en referencia a que en los anteriores encuentros del CFA se hablaba de lo que quería el kirchnerismo.

 

Otro de los que tuvo que salir a defender al Gobierno fue el secretario de Emergencia Agropecuaria, Javier Rodríguez, un hombre que proviene de La Cámpora y que Axel Kicillof puso para monitorear los pasos del técnico Casamiquela.

 

En rigor, a Rodríguez le fascinan los números (es un economista con orientación estatista). Pero, quizás, no advirtió que muchas cifras que mostró en su exposición no le convenían, como las que hacían referencia a la caída en la producción de trigo.

 

Quizás fue justamente eso lo que le remarcó Campos Bilbao, con quien Rodríguez mantuvo constantes charlas íntimas e informales mientras exponían los demás ministros (bordeando la falta de respeto y marcando diferencias con los gobiernos provinciales).

 

Por su parte, también fiel a su estilo, Casamiquela optó por la diplomacia: “El diálogo con las provincias nos permite impulsar políticas consensuadas de promoción del sector agropecuario”, dijo el ministro sin dar mayores respuestas públicas a los pedidos

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *