28 de abril de 2014 00:16 AM
Imprimir

Agro e industria son prioridades en la agenda de los candidatos presidenciales

COLOMBIA : El fenómeno de desindustrialización advertido por diferentes expertos y la actual coyuntura del sector agropecuario, que se apresta a iniciar una nueva movilización, están recogidos en la agenda económica de campaña de los actuales aspirantes a la Presidencia de la República.

La consulta efectuada por El Colombiano reveló concordancias entre algunos planteamientos de los candidatos, como la idea de renegociar los Tratados de Libre Comercio (TLC) de Clara López y Enrique Peñalosa y divergencias en las visiones de asuntos como la entrega de subsidios al campo que exponen Marta Lucía Ramírez, Óscar Iván Zuluaga y el presidente candidato Juan Manuel Santos. 

Para la primera, Ramírez, se trata de simples apoyos que no resuelven la problemática de fondo del campo colombiano, para el segundo, Zuluaga, es necesario replantear el esquema de subsidios e implementar otro tipo de mecanismos, y el tercero, Santos, demostró en la práctica esta semana, con los recursos comprometidos para los caficultores (200 mil millones de pesos), que el respaldo al agro es con la chequera en la mano. 

En cuanto a coincidencias relevantes en los planes económicos de las campañas se destacan las metas de crecimiento económico hasta el 2018, por lo general por encima del seis por ciento, y en la generación de nuevos puestos de trabajo, 1,5 millones en el escenario más conservador. 

También resultan llamativas las consideraciones que hacen los aspirantes a la presidencia al hablar de la proyectada venta de Isagén y a la posible enajenación de otras “joyas de la corona” como ISA o Ecopetrol. 

“El Gobierno no quiere perder su participación en ISA y la venta de Isagén corresponde a una necesidad que tiene el país”, dice Santos, quien añade que sus delegados apoyarán la mejor opción llegado el caso de una eventual venta de otro paquete accionario de Ecopetrol. 

En oposición a esa postura se pronuncia López, quien sostiene que esas negociaciones solo favorecen al uno por ciento de la población colombiana, que concentra el 20 por ciento de la riqueza del país. 

La necesidad de impulsar la reforma a la salud y otra en el sistema pensional también hacen parte del temario contenido en la agenda económica de los aspirantes presidenciales, algunos de los cuales plantean flexibilizar el esquema de pagos y otros se comprometen a no cambiar las edades para alcanzar la jubilación. 

Entradas las campañas en sus últimas cuatro semanas, los candidatos esperan afinar sus iniciativas económicas y en otros campos para presentarse como la fórmula más atractiva en los comicios del próximo 25 de mayo. 

 

  • ¿QUÉ SIGUE? 

SE NECESITAN $13,4 BILLONES 
Aunque la situación fiscal actual del país se encuentra dentro de lo previsto, las proyecciones del Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp) plantean inquietudes, por un escenario previsible de menores fuentes de ingreso. Así lo advierte Fedesarrollo, que afirma que la situación se podría derivar como consecuencia del desmonte previsto de algunos impuestos. En el mismo sentido se pronuncia Anif que propone una reforma tributaria que aumente el impuesto al valor agregado (IVA) del 16 al 18 por ciento. En las estimaciones de ambas instituciones el país requeriría $13,4 billones. 

 

  • PARA SABER MÁS 

EL SISTEMA DE COMPENSACIÓN 
Las cajas de compensación familiar, que atienden a más de 22,3 millones de colombianos, les pidieron a los candidatos presidenciales definir en sus programas el futuro del Sistema del Subsidio Familiar. Para el presidente de Asocajas, Álvaro José Cobo, más allá de la forma cómo se debe financiar el sistema de protección social en Colombia, es necesario saber cómo garantizar la seguridad jurídica y la estabilidad financiera y operativa del sistema dados los cambios y modificaciones de sus servicios que se vienen ventilando desde el Legislativo. 

 

NO MÁS TRATADOS COMERCIALES 
“Guerra al contrabando, apoyo tecnológico, apoyo al mercadeo, programas de crédito y si llega a ser el caso, aplicar las cláusulas excepcionales e incluso renegociar algunos tratados de libre comercio”. Así resume Enrique Peñalosa las acciones que como presidente emprendería para impulsar la industria y la agricultura. Una propuesta concreta para el agro tiene que ver con la creación del Ministerio del Bienestar Rural, que “trabajará para mejorar el bienestar de la familia campesina: salud, educación, agua potable, telecomunicaciones, recreación y transporte”. En su plan, esa cartera trabajará conjuntamente con el Ministerio de Agricultura para promover la incorporación de nuevas tecnologías, empaques, esquemas cooperativos para la comercialización. Al criticar que Colombia ha suscrito 12 tratados comerciales, la mayoría sin suficiente estudio sobre los costos y beneficios, asegura que en su eventual mandato no suscribirá nuevos tratados. Precisa que para estructurar políticas industriales de largo plazo, que no se basen en las presiones de día a día, sino en estrategias verdaderas, es indispensable una institucionalidad, que podría ser de economía mixta. Se requiere una institución del más alto nivel y prestigio, que evalúe qué políticas implementar, qué sectores apoyar, o no apoyar, y que instrumentos se deben utilizar para hacerlo. 

 

EMPRESARIZAR EL SECTOR AGRÍCOLA 
Duplicar la producción de alimentos de 25 a 50 millones de toneladas, y el área cultivada de 5 a 10 millones de hectáreas, son algunas de las metas de un eventual mandato de Marta Lucía Ramírez. Para la candidata del Partido Conservador es necesario implementar un modelo de producción agrícola que identifique las alternativas más competitivas de cada departamento y enseñarle a los productores a procesar los productos del campo para mejorar los ingresos, en resumen aboga por la empresarización del sector agropecuario. “Subsidiar el agro es la muestra de que no hay política para el campo y es un paño de agua tibia frente a lo que requiere el sector”, asegura. Lamenta que desde hace tres años el país observe un fenómeno de desindustrialización sin que se apliquen correctivos, por lo que plantea que desde Planeación Nacional se elabore un análisis microsectorial que permita definir las políticas que impulsen las cadenas productivas. Señala que la reforma a la salud es un tema que dejará pendiente el actual Gobierno y aboga por un derecho a la salud de todos los colombianos sin empobrecer a los médicos y a los profesionales de la salud y también reconoce la necesidad de flexibilizar el esquema de aportes a las pensiones. Tiene como meta crear 4 millones de nuevos empleos y 800.000 nuevas empresas. 

 

SER LA ECONOMÍA ESTRELLA DE L.A. 
El presidente candidato, Juan Manuel Santos, dice que su gobierno siempre ha buscado tener una estabilidad económica para lograr generar políticas sociales sin afectar el desarrollo del país. Para el segundo mandato, dice, “queremos seguir siendo una economía estrella en la región, queremos seguir teniendo un crecimiento económico constante, acompañado de una reducción de la brecha económica”. También insiste en que Colombia debe ser un país de emprendedores y para ello anticipa que en su segundo mandato aumentará los recursos de los programas Fondo Emprender, Innpulsa, y el Programa de Transformación Productiva. “Tenemos como meta crear dos millones de empleos para el año 2018, esto implica que se reducirá el desempleo al 7,5 por ciento”. Sobre la necesidad de una nueva reforma tributaria, planteada en algunos sectores, señala que en 2012 se creó una reforma tributaria exitosa. “Pero somos conscientes de que necesitamos incrementar nuestra capacidad de recaudo. Implementaremos una política tributaria firme contra la evasión, pero beneficiosa para la generación de empleo”. 

 

LA EDUCACIÓN, CLAVE ECONÓMICA 
El aspirante presidencial Óscar Iván Zuluaga sostiene que durante su eventual mandato el país crecerá a tasas del 6 por ciento, crecimiento que estará impulsado por los sectores agrario e industrial que deberán generar empleos de calidad, formal y bien remunerado (1,5 millones de nuevos puestos de trabajo). Advierte que para lograrlo es necesario un cambio en la política de educación, para que los jóvenes estén bien preparados. También aboga por una reducción de costos en infraestructura, energía y logística para lograr mayor competitividad. Acerca de la reforma pensional anuncia que acabará con el régimen exceptuado del presidente de la República, para que al mandatario le apliquen los requisitos de cualquier colombiano y niega que vaya a cambiar las actuales edades para pensionarse en Colombia. “En salud, el problema no es de Ley y lo que se requiere es voluntad”, explica el aspirante. Más que una reforma tributaria insiste en que extenderá el impuesto al patrimonio y el 4×1.000 para que sus aportes ($10,5 billones) financien las metas en educación, industria y el agro. Adicionalmente se declara partidario de subsidiar el campo, pero de forma estructurada. “Hay que reducir la tasa de interés al 3 por ciento anual para que los productores tengan el crédito más barato, rebajar en 50 por ciento los fertilizantes y mejorar las vías terciarias”. Para impulsar el aprovechamiento de los tratados comerciales, sugiere apoyos y enfrentar el contrabando. 

 

A RENEGOCIAR LOS TRATADOS 
El viraje económico que a juicio de la candidata Clara López necesita el país, incluye la renegociación de los tratados de libre comercio que se han suscrito en los últimos años. “Se tomó el camino de los acuerdos, sin que estuviéramos preparados en infraestructura, ciencia, tecnología y el fracaso es rotundo. Importamos más de lo que exportamos, hemos destruido el aparato productivo y el campo se está quebrando”. Ante esa perspectiva señala que es urgente poner toda la política pública del Estado en función de alcanzar un nivel de desempleo cero. “Eso implica disponer del presupuesto de una manera diferente a la que se está aplicando y apoyar la industria, al campo e incluso una política de tasa de cambio acorde con las necesidades competitivas de los sectores”. La aspirante considera un imperativo renegociar los tratados, para recuperar las herramientas de desarrollo económico. Además, propone un compromiso con la inversión social y la modernización del país, a partir del mejoramiento en la calidad de la educación. Aunque evita mencionar una cifra de crecimiento económico, sostiene que esta debe ser sostenible con unos fundamentales de la economía sanos. Otra de sus prioridades tiene que ver con la reforma a la salud, pues estima que la que está en trámite no es convincente. Sobre la pretendida venta de Isagén asegura que esto solo favorece a quienes concentran la riqueza del país. 

 

EN DEFINITIVA 
En su recta final, la carrera por la Presidencia lleva a los candidatos a destapar todas sus cartas para atraer a los electores. Todos saben las fortalezas que tiene la economía hoy, pero no desestiman ajustes y cambios.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *