29 de abril de 2014 00:33 AM
Imprimir

Poco incentivo y renovada crítica contra el agro

Cristina habló por cadena nacional con la supuesta intención de "incentivar" la siembra de trigo, que simbólicamente arranca el 1º de mayo.

Cristina habló por cadena nacional con la supuesta intención de “incentivar” la siembra de trigo, que simbólicamente arranca el 1º de mayo. 

 

Pero lejos parece estar de lograrlo.

 

No solo porque las medidas tienen sabor a poco (apenas ratificar la devolución de retenciones mediante un mecanismo complejo y a poscosecha -o sea el año siguiente- y la liberación de otro medio millón de toneladas para exportar), sino porque volvió a cargar contra los productores agropecuarios.

 

Y lo hizo defendiendo el esquema de retenciones a las exportaciones granarias como mecanismo de desacople de los precios internos. Pero también también como fuente de financiamiento para otros programas (AUH entre otros), lo que genera un fuerte malestar en el sector.

 

En su arremetida en la que incluyó a los políticos -de la oposición y no tanto- que prometen reducción de los derechos de exportación si llegan al poder, acusó a los productores de quejarse de las retenciones en la actualidad cuando, en los años 70, más precisamente en 1976, con un derecho de exportación del 50% para el trigo, se produjo “una cosecha récord” de 11 millones de toneladas.

 

“Cuando produjeron más fue cuando más retenciones había que pagar”, dijo Cristina en cadena nacional.

 

Luego, mencionó que la historia se repitió con otra cosecha récord, la del 2007/08 que dejó 16 millones de toneladas “y eso que ya las retenciones habían pasado del 23% al 28%”. En realidad, el alza de esos derechos de exportación, se dio en octubre de 2007 (en el final del gobierno de Néstor Kirchner), cuando la campaña de trigo de ese ciclo ya estaba sembrada (casi 5,5 millones de hectáreas) y a punto de cosecharse (el trigo se siembra entre mayo y agosto y se cosecha entre noviembre y enero), por lo que los productores nada pudieron hacer ante el cambio de escenario. La reacción de los ruralistas llegó en la campaña siguiente, en 08/09 el área sembrada con trigo cayó por debajo de las 5 millones de hectáreas y se produjeron solo 8,37 millones de toneladas de trigo.

 

Otro punto que causa malestar en el sector es la ligazón lineal del precio del trigo con el del pan. En su discurso, Cristina remarcó que el año pasado, como consecuencia de la falta de trigo, se dispararon los precios del cereal y de la harina, lo que derivó en un fuerte aumento en el precio del pan al consumidor. 

 

Lo que omitió informar que con el trigo por encima de u$s 700 la tonelada, el pan trepó a $ 25 el kilo en el mostrador, pero ahora que el cereal se ubica en torno a u$s 250 la tonelada, el pan no volvió a los $ 12, sino que en muchos casos superó el máximo de 2013

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *