29 de abril de 2014 11:45 AM
Imprimir

Los productores recomiendan no sembrar tras la defensa de las retenciones de Cristina

El discurso de la presidenta confirmó que no habrá cambios de fondo en la política agropecuaria. Dura respuesta del campo.

El mensaje fue claro y contundente: Cristina Kirchner no está dispuesta a conceder a los productores de trigo una baja o eliminación de las retenciones a pesar de que sería una medida necesaria para aumentar la producción y atraer divisas en la recta final de su segundo mandato.

 

Durante las últimas semanas se habló mucho en el mundo de la política de la posibilidad de que el kirchnerismo retroceda sobre sus pasos y tome esta medida. Pero este lunes, y por Cadena Nacional, la presidenta se encargó de enterrar cualquier tipo de esperanza de los productores.

El tema era sumamente importante en la antesala de lo que será la campaña 2014/2015 en la que las previsiones privadas hablan de un área de siembra de apenas 4,2 millones de hectáreas, un número superior al registrado el año pasado, pero muy lejos del potencial de la Argentina.

Así las cosas, Cristina tomó 20 minutos de su discurso a hacer un repaso histórico de la evolución de las retenciones al trigo. La hipótesis oficial que ideó Axel Kicillof resulta un tanto disparatada: cuanto menos derechos de exportación cobró el Estado, menor producción hubo de trigo.

Para argumentar la hipótesis, la presidenta puso como ejemplo la cosecha del 2008 (año del conflicto campo/Gobierno) en la que se produjeron un total de 16,3 millones de toneladas con un 28 por ciento de retenciones.

Pero Cristina no aclaró que la siembra de esa campaña récord se dio justo antes del aumento de las retenciones dispuesto por Néstor Kirchner en 2007 y que la cosecha también se produjo antes del conflicto entre el sector y el kirchnerismo (después de eso ya nada fue igual para el trigo).

Y ahí quizás llegó el momento del discurso que mayor molestia causó entre los productores trigueros: “Si no les entra por la razón, entonces háganlo por cábala”, dijo Cristina en su extraña tesis acerca de que bajar las retenciones no promueve una mayor producción.

En tanto, el mensaje político también estuvo presente en el discurso: el kirchnerismo tampoco está dispuesto a hacérsela fácil al gobernador Daniel Scioli que, a través de su ministro de Asuntos Agrarios, Alejandro “Topo” Rodríguez, salió a reclamar la baja de las retenciones al trigo.

Es que para Buenos Aires, donde se cosecha un 60 por ciento del total de la producción nacional, representaría una medida muy positiva que daría una señal de previsibilidad a los productores que vienen abandonando de manera masiva el cultivo por falta de rentabilidad.

 

El anuncio oficial

Como sea, la presidenta anunció que se habilitará un cupo exportable de 500.000 toneladas de trigo y que se devolverá un total de $ 206 millones en el marco del reintegro de las retenciones a unos 10.519 productores inscriptos en el CEPAGA ($ 20.400 a cada uno).

Asimismo, Cristina anunció que habrá un nuevo sistema de otorgamiento de ROEs que se implementará a través de una plataforma Web que permitirá realizar la reserva con aprobación automática de permisos de exportación de trigo.

Los anuncios se realizaron en el Salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario de la Casa Rosada con la presencia, además de Kicillof, del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, del ministro de Agricultura Carlos Casamiquela, y de Trabajo, Carlos Tomada.

Repercusiones en el campo

En este contexto, y tras el discurso de Cristina, las retenciones al trigo continuarán en el 23 por ciento, al tiempo que las reacciones de los productores y dirigentes del sector agropecuario, tal como era previsible, no tardaron ni un minuto en llegar.

En diálogo con LPO, el presidente de Federación Agraria (FAA) Eduardo Buzzi disparó: “El Gobierno sigue sin advertir la realidad de los pequeños productores desoyendo incluso a los gobiernos de las provincias trigueras que reclaman una modificación en el esquema de retenciones”.

“El resultado de esta política nefasta es siempre el mismo: el pan cada vez sale más caro para la población y en el campo hay cada vez menos productores”, aseguró Buzzi, para luego mencionar que “la devolución de las retenciones es otra mentira más de este Gobierno”.

Por su parte, Santiago Cameron, productor y dirigente de Aaprotrigo, dijo que “estas medidas son parches que no solucionan el problema de fondo; después de esta defensa de las retenciones por parte de la presidenta seguramente muchos productores no van a sembrar”.

“No es cierto lo que dice Cristina y es lamentable que se use la Cadena Nacional para mentirle a la gente”, disparó Cameron, y agregó que “el precio del trigo incide en menos de un 15 por ciento en el valor final de los productos panificados”.

Del mismo modo, el presidente de la Sociedad Rural (SRA), Luis Miguel Etchevehere, señaló que “se perdió la oportunidad de quitar las trabas que hicieron que la cosecha de trigo cayera de 16 millones de toneladas, en 2007, a 9 millones, el año pasado”.

“La disminución de los derechos de exportación y el compromiso de no intervenir el mercado, hubieran llevado a aumentar la siembra de trigo. Por cada millón de hectáreas adicionales, al país podrían entrar más de 950 millones de dólares a fin de año”, añadió el dirigente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *