30 de abril de 2014 00:45 AM
Imprimir

La nueva Norma del Ibérico, a debate

ESPAÑA : 12ª edición de los Diálogos sobre el Cerdo Ibérico 2014.

Con más de 700 inscritos, entre veterinarios, productores e industriales, la 12ª edición de los Diálogos del Cerdo Ibérico demostró que sigue siendo una cita de referencia para los profesionales de este sector.

Syva organizó el 10 de abril la 12ª edición de los Diálogos sobre el Cerdo Ibérico en Fregenal de la Sierra (Badajoz), que contó con la participación de más de 700 profesionales del sector, cifra récord en la historia de los Diálogos,  y en la que la gran protagonista fue la nueva Norma de Calidad del Ibérico (RD 4/2014).

La jornada comenzó con una mesa inaugural en la que participaron Luis N. Bascuñán (director general de Laboratorios Syva), Fernando J. Burgaz (director general de Industria Alimentaria del Magrama), Juan F. Ceballos (alcalde de Fregenal de la Sierra), Jesús Barrios (director general de Agricultura y Ganadería de la Junta de Extremadura) y Julio J. López (presidente del Colegio de Veterinarios de Badajoz). Todos coincidieron en señalar que la legislación pondrá en valor y estabilizará al sector, así como protegerá al consumidor porque tendrá una percepción más sencilla de los productos sujetos a compra. Eso sí, matizaron que los resultados se verán a largo plazo.

 

El nacimiento de la norma

Burgaz expuso la posición de la Administración respecto al RD 4/2014, resaltando que esperan y confían en que sea muy útil para el sector: “La nueva norma se gesta en el 2012 después de un exhaustivo diagnóstico de las causas que habían llevado al sector del Ibérico a la situación en la que se encontraba: la pérdida de la pureza de raza de la cabaña, un consumidor incapacitado para diferenciar entre los ocho tipos de producto que se le ofrecía, etiquetados que se prestaban a confusión, dificultades en las certificaciones e identidades inspectoras, sobrecarga en las dehesas y más carga ganadera de las permitidas en montanera”.

 

Por estos motivos, la Administración consideró necesario adoptar cambios para no poner en riesgo la sostenibilidad del sector. De esta forma surgió el nacimiento de la nueva norma, sobre la que Burgaz resaltó el interés en contar con la máxima unanimidad. Para ello se ha contado con todas las instituciones representativas de forma intencionada, para que no se excluyese a ningún modelo productivo: “En definitiva, es una norma más simple, más aplicable y más fácilmente controlable, cuyo aspecto más importante es dar máxima importancia al producto Ibérico procedente de la dehesa”, afirmó.

 

El director general incidió en sus aspectos más novedosos: mayores exigencias sobre las condiciones de manejo de los animales en la dehesa, reducción de 15 días en el periodo de montanera, disminución de la carga ganadera, aumento de los pesos mínimos de los animales e incremento de la superficie por animal de 1 a 2 m2 del cebo en rejilla. Además, explicó que se ha introducido el cebo en campo y en parques al aire libre en condiciones de semilibertad. Respecto a la denominación de venta, Burgaz explicó que se han introducido cambios en el orden (primero aparecerá el tipo de alimentación para potenciar la dehesa como elemento diferenciador y a continuación el porcentaje de la pureza de la raza): “La norma establece la obligatoriedad de que en la etiqueta figure toda la información unificada (tamaños, tipo y color de la letra, etc.), prohíbe elementos gráficos que puedan confundir a los consumidores y establece precintos de colores para que los consumidores reconozcan de forma sencilla los diferentes productos”, explicó.

Para terminar, Burgaz detalló que el control de la norma se ha reforzado, como instrumento de garantía de que la norma se cumple. En este sentido quiso resaltar el protagonismo que se ha concedido a la Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici), que tiene un papel relevante en la gestión de los precintos y los pesos mínimos en matadero.

 

El mercado de materias primas

A continuación, Jordi Beascoechea, director de Subministradora de Cereals, presentó la ponencia Mercado de materias primas y su repercusión en la situación actual y futura del cerdo Ibérico, en la que repasó la situación de las principales materias primas utilizadas en alimentación animal, haciendo hincapié en que enfrentarse a la incertidumbre y volatilidad que actualmente reina en el mercado de las materias primas hay que realizar compras a largo plazo, buscar alternativas financieras y realizar las compras en función del precio esperado de la carne.

Eperitrozoonosis, parásitos, prostaglandinas y el manejo en bandas coparon el programa de la jornada técnica

A continuación comenzó la jornada técnica* moderada por Daniel Ambrona, veterinario especialista en Ibérico, en la que participaron Álvaro Aguarón (servicio técnico de porcino de Syva), Victoriano Fernández (veterinario de Análisis clínicos Zootecnia), Javier Gil (especialista en reproducción porcina) y Carlos Casanovas (especialista en manejo porcino).

Aguarón habló sobre la eperitrozoonosis porcina, una enfermedad infravalorada por su escaso diagnóstico, cuyo agente causal, Mycoplasma suis, no se cultiva, y cuya prevención debe hacerse mediante autovacunas. Por su parte, Fernández se centró en el control eficaz de los parásitos más frecuentes del cerdo Ibérico: Ascaris y Trichuris, resaltando la importancia de utilizar productos eficaces para su control y de la rotación de los mismos para evitar resistencias. Respecto a los usos prácticos de las prostaglandinas en la cerda Ibérica, Gil afirmó que son seguras y eficaces en la inducción del celo, en la inseminación artificial, durante el parto y en el posparto. La jornada finalizó con la exposición de Casanovas sobre el manejo en bandas, en la que explicó que para poner en marcha este sistema hay que tener en cuenta que el número de lotes multiplicado por el intervalo del manejo en bandas debe ser igual a la duración del ciclo.

 

 
Un intenso debate

Para finalizar los diálogos tuvo lugar una mesa redonda, y posterior debate, bajo el epígrafe La nueva Norma y mercado, en la que participaron José Luis García (productor, presidente de Asaja Huelva y portavoz del Manifiesto del Ibérico), Jesús Serrano (responsable de Calidad de Señorío de Montanera) y Carlos Díaz (presidente de Iberaice), moderados por Julio Tovar (Facultad de Veterinaria de Cáceres).

Tovar desglosó el real decreto explicando sus siete capítulos y poniendo de manifiesto que su objetivo es defender al consumidor, la conservación de la raza y la dehesa y mantener los sistemas productivos. Para Tovar, las cuestiones más novedosas de la norma son el protagonismo del libro genealógico, la introducción de la carne fresca dentro de la misma, la definición de dehesa, la determinación de la montanera y su área, la eliminación del recebo y la inclusión de cebo a campo.

García destacó que la reglamentación no es perfecta, y que tiene muchos puntos criticables como denominar Ibérico a cruces y el largo e impreciso periodo de adaptación. A pesar de ello, consideró que ha deshecho el enredo que existía con la antigua norma porque “se había permitido un libertinaje productivo, comercial y publicitario”.

El punto de vista más operativo lo dio Serrano, quien afirmó que la norma ha generado una buena aceptación y expectación en el mercado, pero también puso de manifiesto que existen dudas fundadas sobre su cumplimiento. “A nivel de operaciones es una oportunidad para profesionalizar al ganadero tradicional y a la pequeña industria”, declaró Serrano, para quien el problema más importante de la norma “es que pretende regular dos modelos de negocio conceptualmente opuestos”.

Díaz opinó que el mayor inconveniente de la norma es su origen, ya que parte de una situación de enfrentamiento entre dos sectores tradicionales: producción de puro y de cruzado, e infirió que se basa más en argumentos políticos que técnicos dado el compromiso que la Administración había adquirido con el sector purista. A favor de la norma, destacó las aportaciones en cuanto al control se refiere y al paso que se da para que el sector participe en él.

Después de las opiniones de los componentes de la mesa redonda, se dio paso a un intenso debate entre los asistentes en el que cobraron especial relevancia las cuestiones respecto a los progenitores inscritos en libro genealógico, en el caso de los machos Duroc, y el cebo de campo, ya que es un modelo productivo que el sector no acaba de entender la posición que se le ha dado.

La jornada técnica pudo seguirse vía streaming y las ponencias pueden consultarse en la página web de Syva (www.syva.es). 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *