2 de mayo de 2014 20:05 PM
Imprimir

Más razones para usar minerales orgánicos en la porcicultura moderna

Cuando los minerales no son proporcionados en los niveles adecuados, la digestión, el sistema inmunológico, la producción de hormonas, la integridad ósea y la salud de la piel pueden verse gravemente afectadas.

Cuando los minerales no son proporcionados en los niveles adecuados, la digestión, el sistema inmunológico, la producción de hormonas, la integridad ósea y la salud de la piel pueden verse gravemente afectadas.

Una de las grandes paradojas de la nutrición de minerales traza en porcinos y otras especies animales es que un animal requiere una cantidad específica de un elemento en particular; sin embargo, este requerimiento basal aumenta significativamente debido a la pobre biodisponibilidad de las fuentes de minerales traza que se consumen, a las barreras naturales para la absorción gastrointestinal, al antagonismo con otros nutrientes e ineficiencias del metabolismo. En consecuencia, gran parte de los minerales traza se desechan a través de la excreta.

Sin embargo, hoy existen minerales traza orgánicos con mayor biodisponibilidad, que a su vez, no se ven menguados por otras fuerzas antagónicas. Esto no solo permite poder satisfacer los requerimientos de minerales traza, sino ajustar las necesidades en una dieta adecuadamente balanceada. Debido a esto, se incluirá en la dieta una menor cantidad de minerales orgánicos, lo cual implica una menor cantidad no digerida y excretada en el estiércol y depositada en el medio ambiente (Revista Canadian Poultry – Febrero 2011). Suplementar dietas con minerales traza en forma orgánica es cada día una práctica común en la industria de la alimentación animal.

Los minerales orgánicos se incorporan al torrente sanguíneo por su bajo peso molecular (300 – 400 daltons), ya que en estas moléculas el metal se une a un aminoácido. Este bajo peso molecular permite al metioninato o glicinato el paso a través de la barrera placentaria, mientras que el hierro unido a la transferrina (forma encontrada si se aporta como sulfato de fierro) no es capaz de atravesarla (Asmead, H.D. et al., 1982). Normalmente, las sales inorgánicas, como sulfatos, carbonatos, cloruros y óxidos son adicionados a la dieta para aportar los niveles que satisfagan los requerimientos animales. Sin embargo, los iones libres son muy reactivos y pueden formar complejos con otras moléculas de la dieta, haciéndolos difíciles de absorber, siendo los minerales excretados.

Por esta razón, existe un creciente interés en las formas orgánicas, como proteinatos o quelatos de minerales trazas. Bajo estas formas, el elemento traza es unido químicamente a un agente quelante o ligando, usualmente una mezcla de aminoácidos o pequeños péptidos. Por lo tanto, estos pueden ser incluidos en niveles mucho menores sin comprometer el rendimiento, y a la vez minimizando la excreción de nutrientes y el impacto ambiental (William H. Close – Close Consultancy, Wokingham, Berkshire, UK).

 

Aspectos más importantes donde se puede aplicar el efecto de los minerales orgánicos

La grasa de depósito

Varias investigaciones han demostrado que el hígado y la grasa muscular se reducen por la suplementación de manganeso. Por otra parte, la deficiencia de manganeso en la dieta provoca un exceso de deposición de grasa en los cerdos. Esto se debe en parte al papel esencial que desempeña el manganeso en el metabolismo de ácidos grasos. En su ausencia, los ácidos grasos no son sintetizados a partir de tejido adiposo corporal. Cuando la síntesis de ácidos grasos se afecta, los restos de grasa en la dieta se almacenan como grasa corporal en vez de ser utilizados como fuente de energía, lo que podría ser considerado como un signo clínico.

Podemos resumir los beneficios del uso de quelatos de manganeso de la siguiente manera: mejoría en la tasa de alimentación de conversación, una mayor calidad de la canal con la deposición menos grasa, y un menor costo por cerdo (All About Feed Vol. 1 nr 4 – 2010).

 

Aumento de peso al destete

El zinc participa en el metabolismo de proteínas, carbohidratos, nucleótidos y vitamina A. También es necesario para la calcificación ósea, el desarrollo del sistema inmune y la producción de hormonas como la testosterona, insulina y corticoides adrenales. La suplementación con quelatos de zinc metionina ha demostrado ser eficaz en el aumento del peso al destete de los lechones y el número de lechones destetados por cerda. Recientemente cerdos destetados mostraron mejor desarrollo del intestino delgado, así como, la función inmune cuando marranas gestantes y en lactación se complementan con quelatos de zinc. Proporcionar metionina de zinc también aumenta el número de lechones nacidos vivos, peso al nacer y la fertilidad de la madre, lo que representa una importante ventaja económica en la porcicultura moderna. (All About Feed Vol 1 nr 4 – 2010).

 

Disminución de lesiones en pezuñas de marranas

La claudicación o cojera disminuye la longevidad de las cerdas reproductoras; se ha reportado que éstos problemas están asociadas a la etapa de gestación. Las condiciones de la granja y el manejo son factores importantes para el desarrollo de las pezuñas y la prevención de las lesiones en ellas. La nutrición, particularmente de los minerales traza, también pueden actuar como factor predisponente. La suplementación en la dieta de minerales traza en forma de complejos de zinc, magnesio y cobre, disminuye la prevalencia de lesiones en pezuñas (Manipulating Pig Production XII, Australian Pig Sci. Assn. Cairns, Nov 22-25).

 

El cobre orgánico y el óxido de zinc como promotores no antibióticos de crecimiento

El uso de niveles farmacológicos de cobre y/o zinc como promotores no antibióticos de crecimiento en las dietas de destete es una práctica común. La adición de una fuente inorgánica de cobre a una dieta que contenga óxido de zinc no ha demostrado beneficio alguno en el rendimiento de los cerdos, de acuerdo con investigaciones previas; sin embargo, no se habían probado aún los efectos aditivos del óxido de zinc y el cobre orgánico.

 

El cobre orgánico

Investigadores de la Universidad de Illinois, EE.UU., sugieren que se pueden obtener beneficios al suplementar 100 ppm de cobre de un complejo orgánico de este metal o bien con la suplementación de 250 ppm de cobre procedente del sulfato de cobre inorgánico (CuSO4). Al parecer el cobre tiene un efecto adicional sobre el rendimiento de los cerdos después del destete, cuando el alimento contiene 3,000 ppm de Zn de óxido de zinc. Durante un período de seis semanas, la suplementación de cobre mejoró la ganancia diaria de peso. En ausencia de zinc mejoró en 47 g/cerdo; con óxido de zinc se incrementó en 31 g/ cerdo. Adicionalmente, el efecto acumulado del cobre aminoácido sobre la tasa de crecimiento fue superior a la del sulfato de cobre hasta la cuarta semana post destete. (Investigadores: James Pettigrew y Víctor Pérez Mendoza – Universidad de Illinois).

 

Prueba de Campo

Se realizó el experimento en una granja comercial bajo condiciones típicas de producción, en presencia de desafío por enfermedad. Las dietas de pre inicio se suplementaron en una prueba de seis semanas con 100 ppm de cobre aminoácido, o durante las primeras dos semanas sólo con 3,000 ppm de Zn de óxido de zinc, o bien se suplementaron con cobre y zinc.

El experimento incluyó un programa de alimentación de cuatro etapas con dietas de complejidad decreciente durante las seis semanas, dedicando 1, 1, 2 y 2 semanas respectivamente a cada fase. Las dietas fueron las que se utilizan típicamente en la producción comercial. Las fases 1 y 2 se administraron en forma de minipelets y las otras raciones se dieron en forma de harina. Ninguna de las dietas contenía antibióticos, aunque estos se administraron terapéuticamente cuando fue necesario.

Durante la primera semana post destete la tasa diaria de crecimiento mejoró con la suplementación ya sea de cobre aminoácido o de óxido de zinc. Además, el cobre aminoácido incrementó la tasa diaria de crecimiento en 8% cuando se agregó a una dieta que contenía óxido de zinc. El consumo diario de alimento se incrementó con la suplementación de cobre aminoácido o de óxido de zinc, pero la administración de ambos minerales a la ración no brindó beneficios adicionales en la primera semana. Durante el periodo de seis semanas, la ganancia diaria mejoró 13% con el cobre aminoácido, 20% con el óxido de zinc y 26% con la adición de ambos minerales en la dieta. La respuesta en el consumo diario de alimento presentó el mismo patrón.

 

 

El Zinc mejora la salud

Un raro brote de diarrea por Escherichia coli obligó a los investigadores a eliminar muchos cerdos debido a problemas de salud y mortalidad. La tasa de deshechos se redujo dramáticamente gracias al efecto del óxido de zinc: 17.1 vs. 6.6% durante las seis semanas. El brote de diarrea comenzó al final de la primera semana y alcanzó su máximo nivel durante la segunda semana.

Al parecer la mayoría de los cerdos sufrieron el desafío durante el tiempo en que estuvieron consumiendo el óxido de zinc, pero el efecto protector del mineral en esta forma permaneció a lo largo de las seis semanas. (National Hog Farmer – Feb. 2007).

 

Zinc orgánico aumenta el crecimiento de los cerdos tratados con ractopamina en el alimento

El zinc es necesario para cientos de enzimas y sistemas enzimáticos. Más importante aún es el hecho de que el zinc se requiere para la síntesis de proteínas. Las investigaciones realizadas anteriormente en bovinos productores de carne demostraron que la administración de complejo de zinc orgánico en el alimento, en presencia del beta agonista adrenérgico (ractopamina) incrementa el peso corporal y el peso de la canal.

 

Prueba de campo

El estudio realizado por Frank, J.W. et al – Universidad de Arkansas, EE.UU., 2009, se realizó para determinar si en porcinos se podía observar una respuesta similar a la que se vio en bovinos.

 

Diseño experimental:

– 180 cerdos (GPK35 x EBU.; peso inicial = 34 kg)

– 5 cerdos/corral

– Los tratamientos de zinc comenzaron a los 34 kg de peso corporal

– Los tratamientos con ractopamina comenzaron a los 109 kg de peso corporal

Tratamientos:

– Testigo (ZnSO4); 165 – 138 ppm de Zn

– Testigo + ractopamina

– Testigo + Complejo de zinc orgánico

– Complejo de zinc orgánico + ractopamina

 

Resultados:

• El tratamiento con zinc no afectó la ganancia de peso, el consumo de alimento, ni la conversión alimenticia en las Fases 1 a 4.

• En la Fase 5 (de 109 a 132 kg de peso corporal) los cerdos que recibieron el complejo zinc orgánico + ractopamina tuvieron mayor tasa de ganancia que los tratados sólo con el zinc orgánico.

• Los cerdos tratados con complejo zinc orgánico + ractopamina pesaron 2 kg más que los que recibieron sólo ractopamina.

(American Society of Animal Science, 42 nd Midwestern Sectional Scientific Meeting – 2009)

 

Conclusión

Contar hoy en día con minerales traza orgánicos que pueden ser incluidos en las dietas de porcinos representa una gran ventaja a nivel económico y productivo en la industria pecuaria. Su eficiencia no solo se ve reflejada en la inclusión de cantidades menores en el alimento, sino en la reducción de minerales excretados debido a su alta biodisponibilidad, lo que a su vez reduce el impacto en el medio ambiente. Adicionalmente, es importante resaltar la importancia que promotores no antibióticos, como cobre y zinc, van tomando en la práctica pecuaria. El uso de estos y otros minerales orgánicos aseguran hoy un incremento en la ganancia diaria de peso, aumento de peso al destete, una disminución de lesiones en pezuñas en marranas, así como una reducción de depósito graso.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *